Despliega el menú
Nacional

Blog - La voz de mi amo

por Matias Uribe

Pere Navarro denuncia su agresión y la vincula al debate soberanista

El dirigente del PSC asocia la agresión al "clima crispado" por el proceso soberanista en Cataluña.

Pere Navarro en foto de archivo
Pere Navarro. Foto de Galeria

El líder del PSC, Pere Navarro, ha denunciado ante los Mossos d'Esquadra la agresión que sufrió este domingo en un acto privado en Terrassa (Barcelona), que el dirigente socialista vincula al "clima de crispación" generado por el proceso soberanista en Cataluña.

Mientras CDC y UDC han evitado entrar en polémica por la defensa que el líder de Unió, Josep Antoni Duran Lleida, hizo de la "tercera vía" alternativa entre la independencia y el estatus político actual, Navarro ha coincidido con Duran en reclamar "diálogo" para "rebajar el clima de tensión" tras lo sucedido este domingo.

Cuando asistía a la comunión de un familiar en Terrassa, donde Navarro fue alcalde durante muchos años, el primer secretario del PSC fue agredido por una mujer de unos 50 años, que le propinó un puñetazo en la cara al grito de "grandísimo hijo de puta".

Unos hechos, según han confirmado fuentes del PSC, que Navarro ha denunciado ante la policía autonómica, después de haber recibido durante todo el día llamadas telefónicas y mensajes de apoyo de prácticamente todos los líderes políticos, entre ellos, esta mañana, del president Artur Mas.

No obstante, el líder del PSC ha acusado tanto al presidente catalán como al español, Mariano Rajoy, de "alimentar" dicha escalada de tensión con ejemplos como los de la semana pasada, cuando ambos evitaron coincidir en un acto en Barcelona.

Para el dirigente del PSC, los motivos de su agresión fueron "muy claros": "Estoy absolutamente convencido de que es el resultado del clima de crispación que se vive, que está alejado del clima festivo y participativo que algunos quieren defender. Y otros notamos, no solo por agresiones, sino por miradas e insultos, que alguna cosa está empeorando", ha explicado a varias emisoras de radio.

Así, según fuentes socialistas, en las últimas semanas Navarro ha percibido un aumento de la presión en las redes sociales, con amenazas continuas a través de Twitter, un clima que vivió "de forma muy clara" en la pasada Diada de Sant Jordi, cuando acudió a firmar ejemplares de su libro a las Ramblas.

"En la Diada me insultaron y me amenazaron. Esa Diada tan festiva que algunos quieren hacer ver, cuando rascas, no lo es tanto. Es un síntoma, pero hay que poner remedio", ha advertido. "Nos podemos tapar los ojos ante todo esto. Podemos disimular y decir que todo va bien, pero la realidad es la que es. No todo va bien".

Navarro ha querido dejado claro, además, que "en absoluto" la agresora era "una indigente ni estaba desequilibrada mentalmente", como apuntaban ciertas informaciones, sino que era "una persona que vivía una opción con cierto fanatismo, de clase media y mediana edad".

Posteriormente, el líder del PSC ha evitado hacer declaraciones en su primera aparición pública tras el suceso, cuando ha acudido al foro Tribuna Barcelona junto a la candidata del PSOE a las europeas, Elena Valenciano.

Pero en una charla informal durante el acto, tal como se aprecia en un vídeo publicado por la edición digital de La Vanguardia, Navarro ha confesado a uno de los asistentes, en tono distendido, las consecuencias del ataque: "Tenía fuerza, ¿eh? Cojones, me ha hecho daño. Todavía me duele".

Una agresión que han condenado los partidos hoy, aunque con discrepancias, ya que mientras Ciutadans lo ha relacionado con la "escalada de violencia" por el proceso soberanista, tanto CDC, UDC, como el conseller de Empresa, Felip Puig, han pedido que no se hagan "interpretaciones arriesgadas" ni "se saque un argumento de debate político" de lo que han calificado de "hecho puntual".

Valenciano, sin embargo, ha subrayado que "las agresiones verbales o físicas" deberían estar "fuera de la política" y ha instado a "rebajar la tensión", algo que, a su juicio, tratan de hacer los dirigentes del PSC a través de su propuesta federal.

En un sentido similar, Duran Lleida reclamó ayer en una entrevista que se abra un diálogo para "llegar a un pacto" y volvió a reivindicar una "tercera vía" que "está más viva que nunca", declaraciones por las que CDC y UDC han evitado entrar en polémica, poniendo el acento en que les une la consulta soberanista.

Mientras Lluís Corominas (CDC) ha restado toda "importancia" a los "matices" que separan a los socios de federación y ha hecho un llamamiento a que, de cara al 9N, haya un movimiento "muy fuerte" a favor del derecho a decidir, desde UDC, Josep Maria Pelegrí, ha admitido que la viabilidad de la tercera vía depende de que haya una oferta del Estado, a la vez que ha negado contradicciones con los convergentes.

Quien se ha mostrado "sorprendido" por la insistencia de Duran ha sido ERC, que ve "claro" que "la tercera vía está muerta" tras el "cepillado" del Estatut y el debate del Congreso del 8 de abril.

Etiquetas