Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Lo invertido en la A-11 alcanza los 70 millones, el 28% de los 250 que son necesarios

El mayor volumen de obra pagada se concentra en el tramo entre San Esteban y Langa, con 16,5 millones reconocidos.

Obras en la Autovía del Duero en una imagen de archivo
Obras en la Autovía del Duero en una imagen de archivo
Luis Ángel Tejedor

La inversión en los seis tramos de la Autovía del Duero (A-11) a su paso por Soria en los que han comenzado las obras alcanza los 70,5 millones, sobre una previsión financiera global de 250,3 millones. De ahí que se haya acometido el 28% del presupuesto necesario. Así, restan todavía 179,8 millones para culminar la infraestructura, con una situación de cada uno de los tramos bien distinta. El trazado que más dinero ha recibido es el que comprende los 11,4 kilómetros entre San Esteban y Langa, valorado en 57,2 millones. De esta cantidad, se han destinado 16,5 millones, según especifica el Gobierno en una respuesta parlamentaria del 24 de noviembre a pregunta del diputado del PSOE, Javier Antón.

El segundo mayor volumen de inversión se concentra en el tramo de 17 kilómetros entre Venta Nueva y Santiuste, valorado en 75 millones. Las obligaciones reconocidas se cifran en 12,7 millones. Le sigue el Santiuste-El Burgo de Osma, de 9,5 kilómetros, con 12,3 millones ejecutados sobre los 34,2 millones totales.

El cuarto con mayor inversión desarrollada es el que en peor estado administrativo se encuentra entre los seis en que se han llevado a cabo actuaciones, iniciadas en 2006, paralizadas después y reactivadas en 2015. El tramo de Langa a Aranda, que discurre por un puñado de kilómetros en suelo soriano, ha recibido diez millones (el proyecto inicial, elaborado hace más de una década, lo valoraba en 21,5 millones). Sin embargo, la cantidad, incluso las características técnicas, están supeditadas a cambios. Se construcción, como en el resto de casos, se retomó en 2015 si bien cuando ni siquiera se había cumplido un año de trabajos, el Ministerio de Fomento optó por cancelar el contrato de obra por discrepancias con la empresa adjudicataria (la unión de firmas Isolux Corsán Corvian-Zarzuela) que nunca han sido desveladas. El Estado prepara un nuevo proyecto del trazado. Posteriormente sacará a licitación las obras para su adjudicación. Fomento pretende solucionar el asunto lo antes posible aunque sin ofrecer fechas. Parece lógico que con este año que se ha perdido, más lo que aún pueda demorarse, será imposible que esté abierto al tráfico en 2019, como se pretendía.

Por su parte, el tramo La Mallona-Venta Nueva, que suma seis kilómetros, ha recibido hasta final del pasado año 9,8 millones desde 2007 que se comenzó. Su coste total asciende a 29,2 millones.

La menor ejecución financiera hace referencia al recorrido de 11,1 kilómetros entre El Burgo y San Esteban, también en una delicada situación. Se han pagado cerca de 9,2 millones (sobre un montante de 33 millones) pero las obras están paradas a consecuencia de dificultades de la empresa, Assignia, que se encuentra en concurso de acreedores. Fomento trata a toda costa de salvar la evolución con un acuerdo in extremis.

A estos seis tramos para desdoblar la N-122 se une un séptimo, la conexión de La Mallona con la capital, exactamente en Los Rábanos. Permanece a la espera de licitación. La A-11 no será una realidad completa hasta que no se ponga también éste en funcionamiento. No hay dotación, tampoco previsión.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión