Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

INMIGRACIÓN

La UE adopta leyes para 'extirpar' a 12 millones de ilegales

Los estados miembros dan el visto bueno a la 'Directiva de Retorno', que tendrá que ser discutida en el Parlamento.

Los gobiernos de los 27 socios de la Unión Europea dieron este jueves su visto bueno a las bases de lo que, a corto plazo, debería traducirse en una gigantesca operación de extirpación de inmigrantes ilegales,12 millones en la UE según estimaciones conservadoras, de aquellos entornos en los que hayan conseguido anidar: a los niños, de los colegios en los que estén escolarizados; a los trabajadores del turco de la esquina que sirven fruta a sus clientes; a los hombres y mujeres que limpian las casas de los europeos o atiendan a los más ancianos cobrando en negro y sin derechos laborales. Todos ellos, todos 'sin papeles' van a verse sometidos a condiciones armonizadas de trato en la Europa comunitaria, que se traducirán en periodos de detención de 6 meses prorrogables a 18 en casos especiales (delincuentes, violentos) cuando sean localizados, y el reenvío a sus países de origen si, vencidos los plazos, los sujetos aprehendidos en condición irregular no son regularizados. Es lo que se conoce por "Directiva de Retorno", una pieza clave de la futura política de inmigración común europea, a la que los socios de la UE dieron ayer tarde su visto bueno en una reunión del Comité de Representantes Permanentes de la UE.

Era un acuerdo esperado. Los gobiernos europeos están sometidos a una fuerte presión de sus opiniones públicas, inquietas por el fenómeno de la inmigración, aunque el problema esté siendo groseramente instrumentalizado por determinadas formaciones políticas.

La Directiva de Retorno no está concebida para tratar el problema de los inmigrantes que llegan en pateras a Canarias, Andalucía, Malta o Brindisi; tampoco para los ilegales que aterrizan en los aeropuertos de la UE sin los papeles en regla. Unos y otros, las más de las veces, son controlados por las fuerzas de seguridad y repatriados al cabo de un tiempo. El texto ayer aprobado por los Estados miembros en Coreper, que deberá ser ratificado por los ministros de Interior y Justicia a comienzos del mes que viene, en Luxemburgo, se orienta a los que ya han entrado, a los que están instalados mal que bien en la Europa comunitaria.

Todavía no se sabe cómo -porque el proyecto de Directiva no lo dice- pero ineluctablemente si los socios de la UE no quieren que los propósitos que animan sus actos queden en papel mojado, los textos ayer deberían conducir a disposiciones de orden interior para las fuerzas de seguridad que les permitan aprehender a inmigrantes ilegales en las calles, en sus centros de trabajo o en las escuelas (la escolarización no sería, como hasta ahora, eximente para la expulsión), confinarlos en centros específicos por, al menos, 6 meses, y luego deportarlos. O regularizarlos.

Se trata, por lo tanto, de una política dura la que la UE quiere poner en marcha, de un alcance que resulta, a priori, difícil de discernir pues la armonización europea queda limitada a los plazos de detención, al trato a dar a los menores, y a las obligaciones de proceder vencidos los tiempos previstos. Nada se dice en el documento aprobado por los Gobiernos de la UE sobre cómo deban comportarse los cuerpos de seguridad, o el celo con que deban emplearse en estos cometidos, salvo una referencia genérica en el artículo primero a los "a los derechos fundamentales y los principios de la ley de la Comunidad, así como del ordenamiento internacional, incluidas la protección de los refugiados y las obligaciones (concernientes) a los derechos humanos".

La directiva había llegado al Coreper de este jueves sin aprobación porque había discrepancias entre los Estados miembros sobre la obligatoriedad, (pretendida en la propuesta original) de prestar asistencia jurídica obligatoria al candidato a ser expulsado. Alemania, Grecia y Austria no querían asumir los costos de reconocer ese derecho a los inmigrantes ilegales. El acuerdo les facilitó las cosas, al no armonizar este derecho en la UE y dejarlo sometido a las condiciones vigentes en cada Estado miembro.

La directiva tiene incontables lagunas: no habla del problema de los acerados de readmisión, que son imprescindibles para devolver a los inmigrantes en situación irregular a sus países de origen; ni se refiere a los procedimientos a seguir con aquellas personas que se han desecho de su documentación, precisamente para no incurrir en el riesgo de ser repatriadas.

El Parlamento europeo, adonde el proyecto de Directiva irá a parar después de ser aprobada por los ministros de Interior y Justicia a comienzos de junio, va a ser escenario de discusiones difíciles sobre este tema. Hay grupos de izquierda que preparan mociones contra ella, pero, en principio, parece haber una mayoría garantizada para sacar la propuesta adelante.

En el caso de que la Directiva sea aprobada, los Estados miembros dispondrán de un plazo de 2 años para transponerla a los ordenamientos nacionales.

FICHA

- 6 meses de periodo máximo de detención, ampliables excepcionalmente a 18. Sólo habrá detención cuando otras medidas menos coercitivas no puedan ser aplicadas.

- Reino Unido, Dinamarca, Estonia, Eslovenia, Finlandia, Greica, Irlanda, Malta, Holanda y Suecia tienen periodos de detención ilimitados para los inmigrantes ilegales. Lituania tiene establecidos 20 meses, la RFA 18, Hungría, Letonia y Polonia 12, Bélgica 8, Austria, la República Checa y Eslovaquia, 6, Luxemburgo y Portugal 3, Irlanda e Italia 2, España 40 días y Francia y Chipre 1 mes

- Un ilegal expulsado no podrá retornar a la UE antes de 5 años, como mínimo.

- La escolarización de menores no será eximente para la expulsión .

Etiquetas