Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

LIBIA

Gadafi insta a sus fieles a aplastar una rebelión que se acerca a Trípoli

EE. UU. buscará represalias internacionales, mientras que la UE acuerda un embargo total armamentístico y la congelación de los bienes del clan Gadafi en territorio comunitario.

Muamar el Gadafi arenga a la población en Trípoli
Gadafi insta a los libios a aplastar los intentos de derrocarle
AFP PHOTO

Muamar el Gadafi apareció en público para animar a sus seguidores a aplastar la rebelión mientras la autodenominada 'Coalición Revolucionaria' se organiza y la comunidad internacional, empezando por EEUU y la Unión Europea, toma medidas contra su régimen.

El Gobierno de EEUU anunció que impondrá sanciones unilaterales contra Libia y buscará coordinar represalias internacionales, mientras que la UE acordaba, entre otras medidas, un embargo total armamentístico y la congelación de los bienes del clan Gadafi en territorio comunitario.

Gadafi convocó a sus simpatizantes en la Plaza Verde de Trípoli y les pidió que actúen contra los rebeldes igual que «resistió el pueblo libio» a la colonización italiana y a los bombardeos estadounidenses. Amenazó también con abrir los arsenales «cuando sea necesario» para armar a las tribus libias y luchar contra los intentos de terminar con su régimen. «Preparaos para defender Libia, preparaos para defender el petróleo, preparaos para defender la dignidad», declaró Gadafi.

Mientras Gadafi hablaba, en Bengasi, la segunda ciudad más importante de Libia, los comités populares que ahora la controlan anunciaban la formación de una administración local para coordinar acciones con otras «localidades libias liberadas».

El anuncio fue hecho por Abedelhafiz Hoga, portavoz de la llamada Coalición Revolucionaria del 17 de Febrero, creada por los grupos de oposición al régimen que ya están controlando distintos puntos de Libia. Se trata de la primera entidad administrativa popular que se forma en Libia para sustituir a las autoridades locales que han dejado de funcionar según iban pasando a control de la oposición distintas localidades del país.

El líder libio estaría quedándose cada vez más solo de confirmarse la noticia avanzada por la cadena de televisión qatarí Al Jazira de que la base área de Muitiqa, la mayor de Trípoli, se ha unido a la revuelta. Asimismo se ha producido una cadena de deserciones de diplomáticos y funcionarios libios.

Así, la misión libia ante las Naciones Unidas en Nueva York anunció hoy que ha dejado de responder a las instrucciones del régimen de Gadafi y pidió a la comunidad internacional que intervenga para detener la «matanza».

«El fin del régimen está cerca. Pido a todos nuestros diplomáticos que no tomen ninguna instrucción de Trípoli y hagan saber a los países donde están que ahora representan al pueblo», dijo el embajador adjunto de Libia, Ibrahim Dabashi, hablando en nombre de toda la delegación diplomática.

Dabashi pidió al Consejo de Seguridad de la ONU, que hoy se reúne para tratar la situación, que refiera a Gadafi y a la cúpula de su régimen a la Corte Penal Internacional (CPI) por crímenes contra la humanidad en la represión de las protestas populares. El máximo órgano de seguridad de las Naciones Unidas se reúne hoy a puerta cerrada para tratar la posibilidad de imponer sanciones al régimen de Gadafi.

Previamente, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, debe transmitir al Consejo «la información con la que cuenta, tanto a través de actualizaciones que recibe desde la región como de otras fuentes», informó su portavoz, Martin Nesirky.

Reino Unido y Francia son los dos países que más interés han mostrado hasta ahora en endurecer la posición del Consejo de Seguridad hacia el régimen libio, mientras que, según fuentes diplomáticas, China y Rusia son reacias a tomar medidas que representen una intromisión en asuntos internos de un país y puedan sentar precedente.

Previamente, en Ginebra, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU aprobó una resolución que solicita a la Asamblea General que suspenda la participación de Libia en ese organismo.

En Bruselas, la OTAN afirmó que estará preparada para afrontar «cualquier eventualidad» en Libia, si bien por ahora no quiere obstaculizar el proceso de evacuación de ciudadanos extranjeros, cuya seguridad es la máxima prioridad. «Seguiremos realizando consultas a fin de estar preparados para cualquier eventualidad», señaló el secretario general, Anders Fogh Rasmussen, en un comunicado tras una reunión de urgencia de los embajadores de la Alianza.

Esta mañana, la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, reveló que ha recibido informaciones que indican que «miles (de personas) pueden haber sido asesinadas o heridas» en la represión del levantamiento popular de Libia.

Etiquetas