Internacional
Suscríbete por 1€

Un informe revela que hay policías británicos con antecedentes criminales

El inspector de las fuerzas del orden, Matt Parr, ha declarado que algunos controles para acceder al cuerpo de policía son "cuestionables".

Agentes de policía montan guardia en la estación de tren de Waterloo, este martes en Londres (Reino Unido). La policía británica investiga tres paquetes con pequeños dispositivos explosivos caseros que fueron recibidos hoy en edificios de los aeropuertos
Agentes de policía en Londres.
EFE/ Andy Rain

Cientos de policías británicos con antecedentes criminales y que no debieron superar los controles necesarios para acceder a las fuerzas del orden están trabajando en el cuerpo, señala un informe divulgado este miércoles.

El inspector de las fuerzas del orden, Matt Parr, investigó ocho órganos policiales en Inglaterra y Gales, y observó que muchos de los controles resultaron "cuestionables", tras detectar, por ejemplo, el caso de un agente que estaba trabajando a pesar de haber sido condenado por violencia machista y otro acusado de agresión sexual.

"Es demasiado fácil que entren las personas equivocadas", dijo el inspector en declaraciones hoy a los medios.

De los 725 casos revisados, el inspector consideró inquietante que a 131 de ellos se les autorizase servir en la policía.

El informe, que ha detectado casos de misoginia y conducta sexual inapropiada, fue encargado tras el asesinato en marzo de 2021 en Londres de Sarah Everard por un oficial en servicio, lo que planteó dudas sobre el reclutamiento y la investigación policial.

A raíz de la fuerte polémica que este caso generó, la exministra del Interior Priti Patel había encargado la investigación.

Como parte de la pesquisa, se interrogaron a 11.000 agentes y, de las mujeres que respondieron, "un número alarmante alegó un comportamiento atroz por parte de colegas hombres".

Para acceder a la fuerza policial, los interesados están sometidos a una investigación sobre antecedentes.

Sin embargo, el análisis del inspector halló que los oficiales superaron esa criba a pesar de tener antecedentes penales, ser sospechosos de delitos graves, tener deudas sustanciales o tener familiares vinculados al crimen organizado.

"Si la policía quiere recuperar la confianza del público y proteger a sus propios agentes y personal femenino, la investigación de antecedentes debe ser mucho más rigurosa y la conducta sexual inapropiada debe tomarse más en serio", dijo Parr a la BBC.

"Creo que a la gente le resultará extraordinario que a algunas de estas personas se les permitiera unirse", agregó.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión