Internacional
Suscríbete por 1€

Al Jazeera acusa a Israel de "asesinar a sangre fría" a su corresponsal

Shireen Abu Akleh falleció después de que una bala le alcanzara en la cabeza, en Yenín, Cisjordania. La Autoridad Palestina habla de ejecución e Israel ofrece una "investigación patológica conjunta".

Una periodista reacciona ante el cadáver de Shireen Abu Akleh.
Una periodista reacciona ante el cadáver de Shireen Abu Akleh.
AL JAZEERA

La cadena catarí Al Jazeera acusó este miércoles a Israel de haber "asesinado a sangre fría" a una de sus periodistas, la palestina Shireen Abu Akleh, durante una redada del Ejército en la ciudad de Yenín, al norte de Cisjordania ocupada.

"En un trágico asesinato premeditado que viola las leyes y normas internacionales, las fuerzas de ocupación israelíes, a sangre fría, mataron a nuestra reportera, Shireen Abu Akleh", dijo en un comunicado la Red Internacional de Al Jazeera, con sede en Doha.

La periodista falleció después de que una bala le alcanzara en la cabeza, mientras que otro compañero periodista, Ali al Samudi, fue herido con una bala en la espalda y su condición es estable, según el Ministerio de Salud palestino. 

"Condenamos este crimen atroz, a través del cual se pretende impedir que los medios de comunicación lleven a cabo su mensaje, y responsabilizamos al Gobierno israelí y a las fuerzas de ocupación por el asesinato de la difunta colega Shireen", apunta la cadena catarí en el comunicado.

Asimismo, Al Jazeera hizo un llamamiento a la comunidad internacional para que "condene y responsabilice a las fuerzas de ocupación israelíes por atacar y matar deliberadamente a nuestra colega Shireen Abu Akleh".

El productor de Al Jazeera, Ali Al Samudi, también fue "atacado al ser disparado por la espalda durante la cobertura y ahora se encuentra siendo tratado", dijo el medio, sin dar más detalles sobre su estado de salud.

Ambos periodistas llevaban sus chalecos identificados como prensa y ella llevaba trabajando para Al Jazeera desde el inicio de la Segunda Intifada.

El Ejército israelí indicó que durante una redada en el campo de refugiados de Yenín, "sospechosos armados" abrieron fuego contra las fuerzas de seguridad y arrojaron explosivos, por lo que los agentes tuvieron que disparar en respuesta.

"El Ejército está investigando lo ocurrido, en particular la posibilidad de que un periodista fuera alcanzado por fuego real de un palestino", señalaron sobre la muerte de Abu Akleh.

El ministro de Exteriores israelí, Yair Lapid, ofreció a las autoridades palestinas una "investigación conjunta" sobre la muerte de la periodista.

"Los periodistas deben tener protección en zonas de conflicto y tenemos la responsabilidad de conocer la verdad", indicó en su cuenta de Twitter el ministro israelí.

No obstante, Lapid puntualizó que las "fuerzas de seguridad continuarán operando allá donde sea necesario para evitar el terrorismo y el asesinato de más israelíes".

El presidente palestino, Mahmud Abás, condenó ese "crimen de ejecución por parte de las fuerzas de ocupación israelíes" contra la periodista durante ese operativo.

“Presidencia responsabiliza plenamente al gobierno israelí por este crimen atroz, parte de una política diaria de la ocupación contra nuestro pueblo, su tierra y sus lugares sagrados”, subrayó Abás en un comunicado.

Según Abás, el suceso de hoy es también "parte de la política de la ocupación de atacar a los periodistas para ocultar la verdad y cometer crímenes en silencio”.

Condena de países y organizaciones de periodistas árabes

Los países y organizaciones de periodistas árabes condenaron este miércoles el asesinato por parte de "las fuerzas israelíes" de la informadora palestina Shireen Abu Akleh.

Qatar fue el primer país árabe en condenar la muerte de la veterana periodista, lo que llamó un "crimen atroz" y una "violación flagrante del derecho internacional humanitario y de la libertad de prensa".

Doha hizo un llamamiento a la comunidad internacional para que tome "medidas urgentes" con el fin de evitar que "las autoridades de ocupación (Israel) cometan más violaciones contra la libertad de expresión e información, y para que se tomen todas las medidas para detener la violencia contra los palestinos y los trabajadores de los medios", según el Ministerio de Exteriores catarí.

Pero ha sido Lolwah al Jater, la asistente del ministro catarí de Asuntos Exteriores, Mohamed bin Abderrahman al Zani, quien ha hecho la declaración más dura contra Israel.

"La ocupación israelí mató a la periodista de Al Jazeera Shireen Abu Akleh, disparándole en la cara mientras vestía el chaleco identificado como "Press" (Prensa) y un casco", afirmó Lolwah al Jater en su cuenta oficial de Twitter.

"Este terrorismo israelí patrocinado por el estado debe PARAR y el apoyo incondicional a Israel debe TERMINAR", zanjó.

Por su parte, la Liga Árabe pidió una "investigación exhaustiva" del asesinato de la corresponsal, un "crimen que no sorprende porque la ocupación (Israel) ignora cualquier estándar de respeto a los derechos humanos y busca silenciar la voz palestina", dijo en un comunicado una fuente oficial no identificada de la Liga Árabe, citando al secretario general del organismo panárabe, Ahmed Abulgueit.

Responsabilizó al "Gobierno israelí por este trágico crimen" e hizo hincapié en la "necesidad de castigar a sus pecaminosos perpetradores".

Desde Jordania a Kuwait

Diferentes Gobiernos de países árabes ya han expresado su repulsa ante el asesinato de la periodista palestina, como es el caso de Jordania, el Líbano, Egipto y Kuwait.

El ministro de Asuntos Exteriores jordano, Ayman Safadi, pidió que se inicie una "investigación inmediata y transparente" para que los autores del asesinato de la periodista palestina.

"Que Dios tenga piedad de la fallecida, quien se distinguió a lo largo de los años como periodista profesional y voz de la verdad que cubrió el sufrimiento del hermano pueblo palestino", aseguró el ministro jordano en su cuenta oficial de Twitter.

En la misma línea el portavoz del Ministerio de Exteriores egipcio, Ahmed Hafez, destacó que este crimen contra la periodista es una "flagrante violación de las normas y principios del derecho internacional humanitario", exigiendo el "inicio inmediato de una investigación exhaustiva".

Michel Aoun, presidente del Líbano, país técnicamente en guerra con Israel, afirmó en un comunicado que este "crimen" se agrega a "la cruenta historia" de Israel, llamándolo "un nuevo capítulo de abusos y agresiones, y desprecio por los derechos, la vida y la justicia".

Por su parte, el Ministerio de Exteriores de Kuwait responsabilizó "completamente a las autoridades de la ocupación", en alusión a Israel, y afirmó que se trata de "una prueba de las agresiones atroces contra el hermano pueblo palestino".

Vestía chaleco de prensa y casco

Organizaciones de periodistas árabes dijeron que la informadora palestina fue atacada "deliberadamente" dado que vestía el chaleco y casco que la identificaban como "prensa".

El Centro para la Defensa de la Libertad Cultural y de los Medios "SKeyes" condenó "este crimen atroz y a sus perpetradores, especialmente porque Abu Akleh llevaba el chaleco que la identificaba como periodista, lo que confirma que fue atacada deliberadamente y directamente por las fuerzas israelíes", indicó en un comunicado la fundación con sede en Beirut.

Destacó la necesidad de proporcionar protección "inmediata" a los periodistas que trabajan en Palestina, "especialmente a la luz los asesinatos israelíes que continúan apuntándolos y matándolos sin ningún tipo de disuasión", se apunta en la nota.

Por su parte, la Unión General de Periodistas Árabes, con sede en El Cairo, pidió "una investigación internacional", en la que acudirán como delegación, "para que se revele "el crimen".

"La periodista palestina estaba cumpliendo con su deber periodístico de cubrir los eventos en el campamento en Yenín, y vestía un chaleco de prensa cuando fue atacada por el Ejército de la ocupación israelí", según un extenso comunicado. 

También la Asociación de Prensa Extranjera en Israel y Palestina expresó conmoción y consternación tras la muerte de Shireen Abu Akleh y exigió "una pronta investigación" sobre el incidente.

"La Asociación de Prensa Extranjera (FPA, según sus siglas en inglés) está consternada y profundamente conmocionada por el asesinato de la veterana reportera de Al Yazira Shireen Abu Akleh", señaló el colectivo en un comunicado, en el que describió el incidente como "una tremenda pérdida para el periodismo".

"Firme condena" de la UE

La Unión Europea también ha condenado el asesinato de la periodista y ha pedido una investigación independiente del caso.

En un comunicado, la oficina del Alto Representante de la UE para Política Exterior, Josep Borrell, ha mostrado su "firme condena" por la muerte: "Es esencial que una investigación exhaustiva e independiente aclare todas las circunstancias de estos incidentes lo antes posible y que los responsables comparezcan ante la justicia. Es inaceptable atacar a los periodistas mientras realizan su trabajo", ha indicado en el comunicado, que subraya que la protección y seguridad de los periodistas en conflictos deben estar asegurada.

En todo momento, la diplomacia comunitaria ha reiterado su apoyo al trabajo "fundamental" de los periodistas, especialmente en situaciones de conflicto y ha asegurado el papel "crucial" que juega la prensa independiente. 

También España

El Gobierno de España también ha condenado "firmemente" la muerte de la periodista de la cadena Al Jazeera. El Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, ha pedido que se investiguen y se esclarezcan los "graves hechos acaecidos y que la libertad de prensa y el trabajo de los periodistas sea respetado". 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión