Internacional
Suscríbete por 1€

La región separatista de Moldavia, Transnistria, alerta de explosiones en un edificio gubernamental de su capital

La Inteligencia ucraniana asegura haber interceptado un documento que muestra que las explosiones se preparaban al menos tres días antes.

Bandera oficial de Transnistria.
Bandera oficial de Transnistria.
Wikipedia

Las autoridades de Transnistria, una región separatista moldava prorrusa ubicada entre el río Dniéster y la frontera entre Moldavia y Ucrania, han denunciado un ataque contra un edificio gubernamental en la capital del territorio, Tiraspol.

Según ha informado el Centro de Prensa del Ministerio del Interior de Transnistria, en torno a las 17.00 (hora local) se han detectado varias explosiones en la intersección de las céntricas calles de Karl Marx y Manoilov.

El servicio de comunicación del Ministerio ha publicado en su canal de Telegram detalles del incidente y señala que las primeras investigaciones apuntan a que los disparos se realizaron desde un lanzacohetes RPG. El Ministerio del Interior ha confirmado que no hay heridos ni fallecidos.

La explosión ha dejado las ventanas rotas en las plantas superiores y hace que "el humo salga de las habitaciones". Los alrededores del edificio ministerial están acordonados ahora por la Policía, que ha desplegado un equipo de zapadores. Hasta el lugar se han desplazado también efectivos sanitarios y bomberos.

Más tarde, la Oficina para la Reintegración, dependiente del Gobierno de Moldavia, ha mostrado su preocupación por lo ocurrido y ha hecho un "llamamiento a la calma" a la par que ha confirmado estar investigando el incidente.

Sin embargo, ha criticado que el propósito del ataque es "crear pretextos para agravar la situación de seguridad en la región de Transnistria", no controlada por las autoridades moldavas, tal y como recoge la agencia rusa Interfax. 

Preparación de los bombardeos

Por su parte, la inteligencia militar ucraniana ha interceptado un documento que muestra la preparación de estas explosiones en Tiraspol. Así, Ucrania ha defendido que las autoridades de la región territorial autónoma se preparaban para este "ataque con granadas" tres días antes de que ocurriera, ocupándose de la construcción de un búnker protegido y confortable.

La dirección principal de Inteligencia del Ministerio de Defensa de Ucrania ha señalado en un comunicado en su perfil de Telegram que se trata de "serie de medidas provocativas organizadas por el Servicio Federal de Seguridad ruso para "sembrar el pánico y el estado de ánimo anti-ucraniano".

Según la información de la que dispone el Ministerio de Defensa ucraniano, el Servicio Federal de Seguridad ruso continuará elaborando una serie de "ataques terroristas" de provocación en este territorio.

La región de Transnistria ha cobrado protagonismo en las últimas semanas por su vínculo con el Gobierno ruso y su importante posición geoestratégica. Las autoridades ucranianas han llegado a denunciar posibles incursiones rusas hacia el oeste de Ucrania desde Transnistria.

Las autoridades de Rusia han descartado este mismo lunes una "escalada de tensión" en la región moldava y han defendido que Moscú sigue inclinándose "a favor de solucionar el problema por medios pacíficos". El viceministro de Exteriores ruso, Andrei Rudenko, ha aseverado que "no existe riesgo alguno".

El Ministerio de Exteriores de Moldavia convocó el pasado viernes al embajador ruso en Chisinau, Oleg Vasnetsov, por las declaraciones del general ruso Rustam Minnekayev, comandante en funciones del Distrito Militar Central ruso, que ha criticado la "opresión de la población rusoparlante" en Transnistria.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión