Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

Boris Johnson resta importancia a la controvertida reforma de Downing Street

El asunto le enfrentará a una investigación de la Comisión Electoral británica por las dudas generadas en torno a cómo se sufragó la obra acometida en el apartamento que ocupan Johnson, su pareja y el hijo de ambos.

Johnson, durante una clase de ciencias en su visita a la King Solomon Academy, en Marylebone, Londres
Johnson, durante una clase de ciencias en su visita a la King Solomon Academy, en Marylebone, Londres
EP

El primer ministro británico, Boris Johnson, defendió este jueves que su Gobierno ha de centrarse en "asuntos prioritarios" como la pandemia, en lugar de atender al último embrollo que mancha su reputación, el que cuestiona la financiación de las obras de su residencia en Downing Street.

Ese asunto le enfrentará a una investigación que pondrá en marcha la Comisión Electoral británica -la agencia independiente que controla cómo se financian los partidos políticos- por las dudas generadas en torno a cómo se sufragó inicialmente la reforma acometida en el apartamento que ocupan Johnson, su pareja, Carrie Symonds, y el hijo de ambos, Wilfred.

La comisión sostiene que existen "motivos razonables para sospechar que puede haber habido una o más infracciones" de las reglas en las obras para acondicionar el piso del jefe del Ejecutivo, quien podría haber recibido un préstamo no declarado.

La pesquisa determinará si alguna transacción relativa a estos entra dentro del régimen regulado por esa Comisión y si se informó de cualquier financiación como es debido.

El 'premier' quita hierro a la polémica

Johnson, que el miércoles ya se defendió ante el Parlamento de cualquier crítica de mala práctica y aclaró que él personalmente asumió los gastos, afirmó este jueves en declaraciones a Sky News que "lo que quieren los ciudadanos es que este Gobierno se centre en las prioridades de la gente", desviando así la atención que rodea a la reforma de su casa.

En un nuevo intento por virar el foco a preguntas de los reporteros, el líder 'tory' incidió en que no creía que este fuera ahora "el asunto más importante para los ciudadanos del Reino Unido (...)", más preocupados por "temas como la educación y otros muchos problemas".

"Lo que a la gente le interesa es que el Gobierno continúe con su hoja de ruta (hacia el desconfinamiento por la pandemia); que siga trabajando para hacer avanzar al país; que continúe con la manera más rápida de implementar el programa de vacunación, que siga reclutando a más agentes de policía (...)", recalcó.

El escándalo no influye en los sondeos

Este revuelo no afecta, por el momento, a la popularidad del líder tory, quien ha aclarado que él personalmente pagó por los trabajos, cuando queda menos de una semana para que se celebren las próximas elecciones locales y regionales del Reino Unido.

Según una encuesta elaborada por la firma BMG y difundida este jueves, el Partido Conservador cuenta ahora con un 39% del respaldo ciudadano, frente al 35% para los Laboristas de Keir Starmer. Eso confiere a los "tories" una ventaja de cuatro puntos -dos más frente al último sondeo de este tipo divulgado el pasado marzo-.

Ese resultado se suma al revelado el miércoles por otra encuesta -de ComRes- en la que los conservadores se ponían por delante del Laborismo con siete puntos de ventaja.

Hasta la fecha, y pese a la presión del opositor Partido Laborista, que se aferra a la controversia como munición contra el Gobierno, la formación 'tory' no ha aclarado si realmente desembolsó el coste de la reforma y simplemente ha dicho que los "fondos del partido no se están usando para pagar por el piso", sin especificar si Johnson recibió un préstamo no declarado.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión