Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

Voto a voto sigue el escrutinio y Trump dice que impugnará el resultado de los estados donde Biden se declara ganador

El recuento de votos en Estados Unidos continúa y Donal Trump y Joe Biden mantienen la pugna por una victoria que cada vez se decanta más por los demócratas.

Supporters of U.S. President Donald Trump protest outside the TCF Center, in Detroit
Supporters of U.S. President Donald Trump protest outside the TCF Center, in Detroit
REBECCA COOK

El escrutinio de votos en Estados Unidos continúa y voto a voto el candidato demócrata se acerca a la presidencia. Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha anunciado que su equipo impugnará por "fraude" el recuento en todos los estados que en las últimas horas se han decantado del lado de su rival demócrata, Joe Biden, y ha solicitado que se tengan en cuenta las papeletas que puedan llegar al término de la jornada electoral.

"¡Detened el recuento!", ha afirmado Trump, en un mensaje en mayúsculas en el que ha vuelto a reclamar lo que ya pidió en su discurso de la noche electoral, cuando se autoproclamó vencedor de las elecciones y alertó de un posible fraude a favor de su rival.

Trump ha subrayado en Twitter que "no se contará ningún voto que llegue después del día de las elecciones", un mensaje que la propia red social ha catalogado de 'engañoso'.

"Impugnaremos por fraude (...) los estados reivindicados por Biden recientemente", ha anunciado el mandatario, que ha dicho tener "muchas pruebas" y ha llamado a "comprobar los medios", en aparente alusión a informaciones no confirmadas. Trump, por ejemplo, considera que tiene una "gran victoria legal" en Pensilvania, uno de los estados pendientes.

Las posibilidades de reelección de Trump descansan sobre una estrategia contradictoria y a largo plazo: un intento de detener el recuento de votos en los estados en los que cree estar a la cabeza, mientras exige que el recuento continúe en los territorios en los que pierde contra Biden.

La campaña de Trump ha enviado a un equipo a Arizona, estado que algunas proyecciones otorgan a Biden, para asegurar que se cuenten cientos de miles de votos por correo, según informa Bloomberg, que cita fuentes conocedoras del asunto.

A pesar de que el mandatario ha afirmado repetidamente que el voto por correo está plagado de fraudes, su director de campaña, Bill Stepien, ha señalado que el equipo de Trump cree que esos votos le favorecerán hasta en un 70 por ciento y harán que el estado vuelva al lado republicano.

El equipo de Trump también pidió un recuento oficial en Wisconsin el miércoles, donde Biden ha ganado por más de 20.000 votos. Además, presentó sendas demandas para que se detuviera el recuento en Pensilvania y Míchigan, alegando que los trabajadores electorales no dieron a su campaña el acceso adecuado para observar el recuento. 

Biden pide que se recuenten "todos los votos"

Biden, por su parte, ha repetido que "se deben contar todos los votos", un mensaje que también ha reiterado su compañera de fórmula, Kamala Harris, quien ha afirmado que "se deben contar todos y cada uno de los votos".

La campaña de Biden también ha criticado el movimiento del equipo de Trump, que ha definido como "parte de una campaña de desinformación más amplia que incluye algo de teatro político" y "sin mérito alguno", según informa Bloomberg.

A juicio del asesor de Biden Bob Bauer, las demandas son "un intento de crear una gran niebla" sobre los resultados de las elecciones, pero "no es una nube muy espesa", ha matizado.

El vicepresidente de Trump, Mike Pence, en cambio, ha guardado un perfil más bajo en estos últimos dos días. Ya en sus primeras palabras públicas evitó cantar victoria como sí hizo su compañero, que ha promovido recursos judiciales en varios de los estados que siguen en liza.

Así va el recuento

El estado clave de Georgia (EE.UU.) confía en terminar el escrutinio de los votos antes de que acabe este jueves, mientras que en Pensilvania el conteo de los sufragios en un condado clave se aplazó hasta el viernes, lo que borra cualquier perspectiva de tener un resultado claro a lo largo de esta jornada.

Además, en Georgia un juez desestimó este jueves la demanda que había presentado unas horas antes la campaña del presidente estadounidense, Donald Trump, para desafiar el recuento en ese estado clave, tradicionalmente republicano pero donde las cosas están muy ajustadas.

La demanda buscaba localizar e invalidar cualquier posible papeleta emitida después de las 19.00 hora local del pasado martes, la hora límite para votar en ese estado, pero el magistrado James Bass consideró que no había suficientes pruebas de que se hubieran contado sufragios registrados después de esa hora.

A las 10.30 hora local, quedaban unas 60.000 papeletas por escrutar en el estado clave de Georgia, que reparte 16 votos en el colegio electoral y que Trump necesitaba ganar para retener la Casa Blanca.

Mientras, en Pensilvania ya está garantizado que el conteo no acabará este jueves: el condado de Allegheny, donde se encuentra la ciudad de Pittsburgh, aplazó hasta el viernes el cómputo de las más de 35.000 papeletas pendientes de contar, sin explicar por qué.

Con el 92 % escrutado, Trump aventajaba a Biden en Pensilvania por más de 120.000 votos, aunque a primera hora del jueves aún quedaban por contar más de 700.000 sufragios, y se esperaba que la mayoría favorecieran al candidato demócrata. 

La batalla de Arizona

Con casi medio millón de votos aún por contar en el estado de Arizona (EE.UU.), el presidente Donald Trump confía en dar el “sorpasso” y superar al candidato demócrata Joe Biden, al que medios como la agencia Associated Press (AP) y la cadena de televisión Fox News dieron como vencedor la noche electoral.

Pero la película electoral de suspense continúa en las pantallas de Estados Unidos. Arizona, un feudo conservador inexpugnable desde que en 1996 el progresista Bill Clinton (1993-2001) ganase, puede cambiar de signo en las próximas horas.

La tarea es difícil, pero no imposible: Trump debe recibir el apoyo de algo más del 57 % de los votos restantes en todo el estado. Hay esperanza en la Casa Blanca.

Maricopa se ha convertido en tendencia en Twitter en varios países, entre ellos Estados Unidos y España. El motivo de que este condado, cuya capital es Phoenix, esté en boca de todos es porque faltan todavía por contar unos 275.000 votos, según la última actualización de las autoridades locales.

En las últimas horas, Trump ha recortado la ventaja de Biden en Arizona. Con un 85 % escrutado, Trump cuenta con 1.400.951 votos, muy cerca de los 1.469.341 que ha cosechado Biden.

La diferencia es tan corta que muchos medios no se han atrevido a determinar quién ha ganado las elecciones en ese estado clave.

Sus 11 votos electorales pueden ser determinantes, a la espera de lo que ocurra en otros estados como Pensilvania o Georgia. El objetivo es llegar a los 270 votos electorales y, el marcador a estas horas es el siguiente: Trump 214 y Biden 264 con los votos de Arizona o 253 sin ellos.

Pese a estar acercándose en número de votos, Trump debería conseguir cerca del 60 % de los 470.000 votos por contar que quedan, según el diario The Arizona Republic. Una proeza muy difícil, pero no imposible. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión