Internacional
Suscríbete

terrorismo

Una cadena de atentados terroristas deja al menos cinco muertos y 15 heridos en el centro de Viena

Uno de los cadáveres se corresponde con uno de los atacantes. La Policía busca a otras personas implicadas.

Muchos vieneses salieron este lunes para disfrutar de su última noche antes del segundo confinamiento por el coronavirus, que empieza esta medianoche, pero lo que iba a ser un momento para disfrutar de una cerveza o un concierto se convirtió en la mayor pesadilla terrorista de la ciudad en cuarenta años.

En torno a las 20.00 hora local varios terroristas empezaron a disparar contra la gente sentada en las terrazas y los interiores de bares y restaurantes en pleno centro de la ciudad, a pocos metros de la Sinagoga Central de Viena. Por el momento se han confirmado 5 muertos, entre ellos uno de los atacantes, y 17 heridos, varios de gravedad. 

El ministro de Interior de Austria, Karl Nehammer, aseguró que de momento se sabe que "al menos un terrorista islamista" participó en los ataques y terminó abatido por la Policía, que ha logrado identificarlo y entrar por la fuerza en su vivienda en Viena.

"El segundo agresor sigue a la fuga", añadió el titular y precisó que el atacante abatido era un "seguidor del Estado Islámico", en referencia al grupo yihadista de Oriente Medio.

"El terror y la violencia no pueden tener lugar. Con ataques de este tipo no nos van a quitar nuestros derechos y libertades", sentenció el ministro.

Poco antes de la 08.00 hora local (07.00 GMT), el propio ministro confirmó a la agencia de noticia APA que una mujer de entre 40 y 50 años de edad, víctimas del ataque, acaba de fallecer en una clínica de Viena.

Con ello, son dos hombres y dos mujeres los muertos en el atentado de anoche, además del agresor.

"No podemos excluir que haya más agresores, por eso siguen las investigaciones en torno al atacante. En este momento creemos que hubo más de un agresor", declaró el presidente de la Policía de Viena Gerhard Pürstl en la misma rueda de prensa.

El atentado, el primero que sufre Viena en 35 años, comenzó con un tiroteo sobre las 20.00 (19.00 GMT) en una céntrica calle de donde se ubica la principal sinagoga de Viena, que estaba cerrada en ese momento, y muy cercana a una frecuentada zona de bares.

Desde ahí, los agresores se desplazaron por el centro de la ciudad, ametrallando indiscriminadamente a quienes ocupaban las terrazas de los locales.

Siete policías usaron anoche sus armas y uno de los agresores "fue neutralizado a las 20.09", precisó Pürstl.

Tres civiles -dos hombres y una mujer- murieron por los disparos de los atacantes, mientras que otras quince personas se encontraban hospitalizadas tras resultar heridas, algunas de ellas graves.

Evitar el centro

En su rueda de prensa, Nehammer pidió a la población local evitar en la mañana del martes el centro de Viena, ya que continúa el operativo policial, que incluyó en la madrugada el registro de la vivienda del agresor abatido.

La puerta de la vivienda -situada según la prensa local en un barrio periférico vienés- fue derribada con explosivos por la policía, explicó en el mismo encuentro con la prensa el responsable de la Policía de Viena, Gerhard Pürstl.

Según informó poco más tarde la agencia de noticia austríaca APA, citando fuentes de Interior, tras el registro de la vivienda fueron detenidas varias personas "del entorno del atacante".

En Viena vive una importante comunidad musulmana, compuesta sobre todo por personas de origen turco, pero también árabe, afgano y checheno.

Aumenta el número de heridos

Mientras, el número oficial de heridos fue aumentado por las autoridades sanitarias a 17, varios en estado grave, entre ellos un agente.

La policía austríaca continúa su investigación y la búsqueda del terrorista fugado, suponiendo que hay dos hombres implicados en el ataque aunque sin descartar que pudieron haber participado más personas en el crimen.

"No podemos excluir que haya más agresores, por eso siguen las investigaciones. En este momento creemos que hubo más de un agresor", dijo Pürstl.

El presidente de la comunidad judía de Viena, Oskar Deutsch, señaló a la televisión pública ORF que la sinagoga estaba cerrada en el momento del ataque, al igual que las oficinas de la comunidad y el colindante restaurante kosher, por lo que excluyó un ataque exclusivo contra esa minoría.

Refugiados en restaurantes y bares

En otro vídeo, grabado desde el interior de un restaurante en la Plaza de Suecia (Schwedenplatz), se ve como un agente de la policía de Viena cae abatido por disparos de un fusil semiautomático. Cientos o miles de personas se refugiaron en los interiores de los locales y restaurantes cercanos a la sinagoga y también en la catedral de Viena ante los disparos de los atacantes.

El atentado, el primero que sufre Viena en 35 años, comenzó con un tiroteo sobre las 20.00 (19.00 GMT) en una céntrica calle de donde se ubica la principal sinagoga de Viena, que estaba cerrada en ese momento, y muy cercana a una frecuentada zona de bares, conocida como "Triángulo de las Bermudas".

Desde ahí, los agresores se desplazaron por el centro de la ciudad, ametrallando de forma indiscriminada a quienes ocupaban las terrazas de los locales.

Un agresor neutralizado

Siete policías usaron anoche sus armas y uno de los agresores "fue neutralizado a las 20.09 horas (19:09 GMT)", explicó Pürstl.

Unos mil agentes, entre ellos de unidades especiales, además de equipos especiales del ejército, participan en una gran operación, que aún continúa, para capturar al atacante huido, mientras prosiguen las investigaciones en el entorno del agresor, añadió Pürstl.

El ejército austríaco ha desplazado 75 soldados especiales para proteger edificios, mientras que Alemania y Hungría han ofrecido el envío de fuerzas especiales en caso de necesidad.

El ataque sucedió pocas horas antes de entrar en vigor en la medianoche un nuevo confinamiento para mitigar el impacto de la pandemia del coronavirus. 

Una de las ciudades más seguras de Europa

El último atentado terrorista vivido en Viena fue el 29 de agosto de 1981, precisamente contra la sinagoga central (Stadttempel), donde un comando de terroristas palestinos mató a dos personas.

La capital austríaca, con cerca de 2 millones de habitantes, es uno de los tres centros de Naciones Unidas y sede de otros organismos internacionales, como la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) o la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE). Desde hace varios años, la ciudad lidera las listas internacionales de calidad de vida, entre otros, también por la seguridad ciudadana y la ausencia de ataques terroristas.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión