Despliega el menú
Internacional

Tercer Milenio

Mueren dos japoneses infectados por el coronavirus que viajaban en el 'Diamond Princess'

Los fallecidos son un hombre y una mujer de más de 80 años. Las muertes se registraron mientras los pasajeros del crucero siguen abandonando el navío, que se estaba en cuarentena en el puerto japonés de Yokohama.

Dos japoneses que viajaban en el crucero 'Diamond Princess' y que habían contraído el nuevo coronavirus han muerto, según ha confirmado este jueves el Gobierno de Japón.

Los fallecidos eran un hombre y una mujer que sobrepasan los 80 años, ha informado la agencia de noticias nipona Kiodo. Las muertes se han registrado mientras los pasajeros del crucero continúan abandonando el navío, que se encontraba en cuarentena en el puerto japonés de Yokohama.

El fallecimiento se produce cuando algunos de los que estaban a bordo conseguían, por fin, llegar a su país. Cerca de 500 personas, que han superado la cuarentena.

En concreto, este jueves desembarcará un segundo grupo de pasajeros, después de los 443 que dejaron la embarcación este miércoles. Los que han podido abandonar el barco han dado negativo en los test para comprobar si habían contraído el coronavirus.

Un tercer grupo de unas 2.000 personas dejará el 'Diamond Princess' el viernes, mientras que todos los que han tenido contactos cercanos con personas afectadas tendrán que quedarse algún tiempo más, hasta que se confirme que no están afectados.

El crucero, el mayor foco puntual de la epidemia fuera de China, llevaba a bordo inicialmente a 3.700 personas, 2.666 pasajeros y 1.045 tripulantes. Se han tomado muestras para comprobar si estaban afectados por el brote a todos los pasajeros, según ha confirmado el ministro de Sanidad japonés, Katsunobu Kato.

Una nueva cuarentena

Sin embargo, un doctor japonés crítico con la gestión de la cuarentena en el crucero 'Diamond Princess' dijo este jueves que sería adecuado que las personas que están abandonando el navío se sometan a una nueva cuarentena para evitar la propagación del virus.

"Creo que la gente en Japón debería hacer lo mismo que están haciendo en Estados Unidos, Hong Kong, Canadá o Corea del Sur, aislamiento o monitorización durante los próximos 14 días al menos", declaró Kentaro Iwata, especialista en enfermedades infecciosas en el Hospital Universitario de Kobe.

Iwata, con experiencia de campo en los brotes del SARS o el ébola, compareció ante los periodistas por videoconferencia desde el lugar no especificado en el que ha decidido aislarse voluntariamente durante dos semanas tras visitar este martes el interior del crucero, cuya gestión ha calificado de "caótica" e "inadecuada".

"Estoy asustado de propagar esta enfermedad a otros. No quiero que mi familia la contraiga, por no mencionar a mis pacientes", dijo el doctor, que afirmó haber adoptado la medida por su propia salud y seguridad y que nunca ha recomendado a los pasajeros que hagan lo mismo, aunque cree que sería conveniente que permanezcan vigilados.

El doctor Kentaro Iwata describe las condiciones a bordo del 'Diamond Princess' desde su cuarentena autoimpuesta.
El doctor Kentaro Iwata describe las condiciones a bordo del 'Diamond Princess' desde su cuarentena autoimpuesta.
Reuters

Vídeos críticos con la gestión de la cuarentena

Iwata publicó tras su visita al navío unos vídeos críticos con la gestión de la cuarentena que se hicieron virales y ante los que las autoridades respondieron publicando un informe con los datos de las infecciones y las medidas adoptadas en el que defienden su gestión y su coordinación con la Sociedad Japonesa de Prevención y Control de Enfermedades Infecciosas.

La mañana de este jueves Iwata había retirado los vídeos, con más de 1,5 millones de reproducciones en su versión en japonés y más de 300.000 en inglés, porque tras ellos "las medidas cambiaron" y considera que "el rol de YouTube ha terminado".

El doctor dijo, no obstante, que su opinión sobre la gestión vista entonces no ha cambiado.

"Creo que el procedimiento no fue completamente adecuado", reiteró Iwata, que destacó la inexistente separación entre zonas infectadas y zonas libres del virus, y la gestión inadecuada de la situación de la tripulación, que podrían ser la fuente de algunos contagios.

El especialista señaló que no está en contra de que se pusiera en cuarentena a las personas a bordo del crucero, sino con la forma en la que se llevó a cabo.

"Tienes que tener una idea muy clara de dónde puede estar el virus y dónde no está, porque los virus son invisibles (...). Modificar tus técnicas partiendo de esa separación", solo así puede prevenirse "efectivamente" la propagación, señaló el japonés. En el momento en el que se dan contagios secundarios "hay que empezar de nuevo", añadió.

Esa distinción entre lo que está limpio y lo que no "estaba muy clara cuando estábamos luchando en África contra el ébola, pero no en el 'Diamond Princess'", donde, en su opinión, la gestión se estaba llevando a cabo desde un punto de visto burocrático y no científico.

Mientras Iwata hablaba a los periodistas, se anunció la muerte por coronavirus de dos pasajeros, un varón y una mujer octogenarios. "En los cruceros viajan muchas personas mayores y muchos padecen enfermedades crónicas, no me sorprende", dijo con pesar.

"Mi intención era cambiar lo que estaba pasando dentro del crucero, no criticar a nadie personal o institucionalmente", aclaró Iwata, a quien le parece que, al margen del navío (donde se han detectado hasta el momento 621 infectados de las algo más de 3.700 personas inicialmente a bordo), el Gobierno "está haciendo un gran trabajo" y los contagios siguen localizados.

Un grupo de enfermeros y enfermeras chinos, de la región de Wuhan, se rapan el pelo para ayudar a que el virus no se propague por el aire. Esto permitirá a los enfermeros ponerse las mascarillas más rápido.
Etiquetas
Comentarios