Despliega el menú
Internacional

Joaquim Forn sale de la cárcel de Lledoners para ir a trabajar a Mediapro

El exconsejero del Interior de la Generalitat ha podido salir en aplicación del artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario, que permite flexibilizar el régimen de la cárcel. 

El exconsejero del Interior Joaquim Forn, a su salida de la cárcel de Lledoners.
El exconsejero del Interior Joaquim Forn, a su salida de la cárcel de Lledoners.
Susanna Sáez/EFE

El exconsejero del Interior de la Generalitat Joaquim Forn, en prisión por el 1-O, ha salido a las 7.37 de este jueves del centro penitenciario de Lledoners, en Sant Joan de Vilatorrada (Barcelona) para ir a trabajar a Mediapro. 

El también exconcejal del Ayuntamiento de Barcelona ha salido sonriente andando junto con una de sus hijas y un cuñado, y ha saludado a la prensa, a quien le ha deseado los 'buenos días'.

El político de JxCat ha podido salir en aplicación del artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario, que permite flexibilizar el régimen de la cárcel. Forn podrá salir de la cárcel doce horas y media al día, cinco días a la semana, de lunes a viernes, para trabajar en el departamento legal de la productora Mediapro, donde se encargará de los asuntos de derecho público.

Mientras Forn se dirigía acompañado de sus familiares hacia un coche privado para ir a Barcelona, su hija le ha pedido que parara un momento y lo ha fotografiado de pie delante del centro penitenciario.

La fotografía ha sido publicada minutos después en la cuenta de Twitter de Forn, acompañada de un mensaje que ha escrito: "Saliendo de la prisión de Lledoners, en el primer día de permiso para ir a trabajar después de 841 días sin libertad. Muchas gracias por vuestro apoyo".

Tras la fotografía, los tres han entrado dentro del vehículo para dirigirse a la capital catalana, donde Forn ejercerá su primer día de trabajo como jurista especialista en Derecho Público en Mediapro, donde pasará cada día 12 horas y media durante cinco días entre semana y luego volverá a dormir a Lledoners.

Forn, condenado a 10 años y medio de prisión por sedición, sigue así la estela del líder de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, de la exconsejera Dolors Bassa y de la expresidenta del Parlament, Carme Forcadell, quienes se benefician ya de la aplicación del artículo 100.2, que flexibiliza el régimen penitenciario.

La cárcel de Lledoners también ha aplicado este artículo al exlíder de la ANC Jordi Sànchez, aunque de momento no lo ha activado.

El 100.2 lo proponen las juntas de tratamiento de las cárceles -integradas por juristas, psicólogos, educadores sociales, médicos y maestros- y los eventuales recursos se agotan en la Audiencia de Barcelona, a diferencia de la clasificación penitenciaria, en que la última palabra la tiene el tribunal sentenciador.

Etiquetas
Comentarios