Despliega el menú
Internacional

Noche de terror en una comisaría de Chile

Un joven gay de 23 años, estudiante de medicina, denunció haber sido apalizado hasta la inconsciencia, vejado por su orientación sexual, violado con una porra y amenazado de muerte en dependencias policiales

Josué Maureira habla con la prensa el lunes tras declarar en Santiago.
Josué Maureira habla con la prensa el lunes tras declarar en Santiago.
Ferrnando Gimeno/EFE

Entre todas las denuncias de violaciones de los derechos humanos durante la ola protestas en Chile, el caso de Josué Maureira lo ha vuelto la cara más visible de las víctimas por lo cruel, escalofriante, brutal, sádico y perverso del relato de su detención a cargo de los Carabineros.

Este chico gay de 23 años, estudiante de medicina de la Universidad Católica, denunció haber sido apalizado hasta quedarse inconsciente, vejado por su orientación sexual, nuevamente golpeado hasta romperle el tabique nasal, violado con una porra, amenazado de muerte y encarcelado por supuestas agresiones a los agentes.

A pesar del enorme trauma, Josué ha tenido la valentía de no solo denunciar a sus agresores, sino de además salir públicamente y dar la cara a pesar de las amenazas de los agentes. Así empieza ahora otro vía crucis, el del proceso legal para sancionar a sus agresores.

"Es para que nunca más en Chile ninguna persona vea violados sus derechos humanos", espetó calmado Maureira durante una pausa de su declaración en la Fiscalía, ante cientos de personas que se habían concentrado este lunes frente al edificio y lo aclamaban para mostrarle su apoyo y exigir justicia. "Es una declaración bastante larga y dolorosa", reconoció el denunciante, quien primero lanzó públicamente sus acusaciones en un par de medios locales, pero ahora prefirió solo dar los detalles ante el fiscal.

En el lugar más inoportuno

La noche de horror de Josué ocurrió en la madrugada del lunes 21 y, como suele ocurrir en la mayoría de estas fatídicas ocasiones, se encontraba en el lugar y momento más inoportuno, de curioso en pleno toque de queda frente a un supermercado saqueado, al igual que otros 300 establecimientos de este tipo robados en esta ola de protestas.

Unos gritos de auxilio le empujaron a entrar, según su relato, pero enseguida llegaron los Carabineros, que le quitaron su teléfono móvil y lo golpearon hasta perder la consciencia.

De acuerdo con Mauriera, despertó en el coche policial y ahí continuaron los golpes hasta llegar a la comisaría de la comuna (municipio) de Pedro Aguirre Cerda, una de las que más denuncias por violencia sexual ha acumulado en estas protestas, según Beatriz Contreras, jefa para la región de Santiago del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH).

Más golpes por sus uñas pintadas

En la comisaría se exacerbó aparentemente la violencia cuando los agentes repararon en que llevaba las uñas pintadas de rojo y se percataron de que era homosexual. "Soy maricón", le obligaron a gritar en repetidas ocasiones, para luego golpearlo "con bastante saña", según narró la víctima.

Ese ensañamiento fue obra de cuatro agentes, entre ellos al menos una mujer, mientras que otros seis observaron toda la agresión sin reprochar nada a sus compañeros, según lo reseñado por Josué.

Las fotografías de su cuerpo lleno de hematomas certifican la dureza de los golpes, pero en la evaluación médica durante la detención estas lesiones fueron calificadas de leves.

A la cárcel

De vuelta a la comisaría llegó la peor parte, con más golpes que le lesionaron la nariz y luego la violación: "Dos de ellos me tomaron por la cintura y me bajaron los pantalones y la ropa interior. Luego otro utilizó su luma (porra) para introducirla en mi ano", relató con frialdad.

Al pasar a disposición judicial, Josué se enteró que los carabineros lo acusaban de robo en el supermercado y agresión a agentes, por lo que pasó varios días más en una cárcel.

"Aquí la gravedad máxima es que son agentes del Estado. Es la Policía Nacional de Chile la que está haciendo eso, y eso genera mucho temor. ¿A quién denunciar si es la propia Policía la que tortura al enterarse que uno es homosexual?", dijo Gonzalo Cid, dirigente del Movimiento por la Diversidad Sexual de Chile.

Abuso policial sin precedentes

Hasta ahora no había precedentes en Chile de un ensañamiento tan cruel con una persona homosexual por parte de policías. El único episodio que se asemeja es el asesinato de Daniel Zamudio a manos de neonazis, lo que inspiró la Ley Zamudio, vigente desde 2012, que contempla la discriminación como un agravante.

La denuncia de Maureira ha conmocionado al país e incluso el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos ha manifestado su "máxima preocupación". De momento los carabineros han sido apartados de la investigación de esta denuncia.

Como el caso de Josué pueden haber más similares que sigan callados por temor o por vergüenza, reconoció el director del INDH, Sergio Micco, quien animó a las víctimas que aún no lo han hecho a acudir a su institución para asesorarles en las querellas.

Por ahora las denuncias de violaciones de derechos humanos durante las protestas de Chile, donde han muerto 20 personas, incluyen cinco homicidios presuntamente a manos de agentes del Estado, así como 17 denuncias de violencia sexual.

Todas ellas llegarán también en principio a manos de la misión de Naciones Unidas para los derechos humanos, que esta semana evaluará las denuncias realizadas desde que el pasado viernes 18 estallaron las protestas que piden mejores salarios y pensiones y precios más justos para la luz, el gas, la educación y la salud.

Etiquetas
Comentarios