Despliega el menú
Internacional

Un hombre hace llorar de la risa a los asistentes a su propio entierro

La voz de Shay Bradley sorprendió a sus amigos y familiares en un cementerio irlandés.

Imagen del ataúd con los restos mortales de Shay Bradley
Imagen del ataúd con los restos mortales de Shay Bradley
Twitter

"¿Dónde diablos estoy? Dejadme salir. Esto está oscuro", la voz de Shay Bradley desde un ataúd en un cementerio de Irlanda sorprendía a los asistentes a su propio funeral.  "¿Lo que estoy oyendo qué es, la voz de un cura?", continuaba hablando ante la sorpresa de los presentes, mientras se escuchaban ruidos como si estuviera golpeando la caja desde dentro.

No se trata de una historia de fantasmas, ni del más allá, sino de una de generosidad y buen humor. Bradley grabó ese audio meses antes de morir con un claro objetivo: quería provocar una última sonrisa en sus amigos y familiares en el momento de su despedida. Y lo consiguió. En un vídeo compartido por su propia hija en redes sociales puede verse cómo las decenas de personas que asistían al sepelio no pueden evitar las carcajadas ante su última broma. 

Su hija Andrea publicó las imágenes en sus cuentas de Facebook y Twitter. Pronto se hicieron virales. A los mensajes de pésame por su pérdida se unen las alabanzas por este singular gesto hacia sus allegados. "Nos hizo reír cuando más lo necesitábamos", dice su hija compartiendo también una imagen de su padre. "Tenía un carácter maravilloso",  sentencia.

Etiquetas
Comentarios