Despliega el menú
Internacional

pakistán

Miles de personas atacan un colegio y un templo hindúes en Pakistán por una supuesta ofensa al islam de un profesor

El tema de la blasfemia es un asunto polémico en Pakistán. En algunos casos, los acusados han llegado a ser quemados vivos o abatidos a disparos o golpes en ataques de grupos de musulmanes.

Los soldados vigilan el lugar del accidente, en una localidad cercana a Islamabad.
Imagen de archivo de unos soldados vigilando la zona tras un ataque en Pakistán.
Reuters/Stringer

Miles de personas han atacado un colegio y un templo hindú en la provincia de Sindh, en el sur de Pakistán, en represalia por una supuesta ofensa al islam que habría cometido en una charla un profesor hindú que ha sido arrestado este lunes por las autoridades paquistaníes.

La Policía del distrito de Ghotki ha arrestado al profesor en aplicación de las leyes antiblasfemia de Pakistán, un país con una mayoría de población musulmana. La polémica en este caso surgió porque un estudiante musulmán le contó a su padre que el profesor había cometido una blasfemia durante una charla el sábado.

"Un acusado en un caso sensible en Ghotki está ahora bajo custodia de la Policía", ha contado en la red social Twitter Jamil Ahmad, un alto mando de la Policía en esta provincia.

Tras las informaciones sobre este supuesto caso de blasfemia, miles de manifestantes atacaron un colegio privado y un templo hindú y bloquearon la autovía nacional durante la jornada del domingo. Jalid Saleem, subcomisionado en el distrito de Ghotki, ha explicado a DPA que habrá consecuencias para los autores de los disturbios. "La Policía ha lanzado una campaña contra los que están tras el ataque contra el templo", ha indicado.

El tema de la blasfemia es un asunto polémico en Pakistán y los que son acusados de blasfemar pueden llegar a convertirse en víctimas de ataques de grupos de musulmanes. En algunos casos, los acusados han llegado a ser quemados vivos o abatidos a disparos o golpes.

Asia Bibi, una mujer cristiana, pasó casi una década en el corredor de la muerte por una acusación de blasfemia que terminó siendo rechazada por el Tribunal Supremo en 2018. Su liberación contrarió a islamistas radicales que organizaron manifestaciones para exigir que no fuera liberada.

Etiquetas
Comentarios