Despliega el menú
Internacional

Elecciones Primarias en Argentina

Argentina ensaya las presidenciales

Una victoria rotunda de Cristina Fernández en las primarias de este domingo sería difícil de revertir a sólo dos meses de los comicios definitivos del 27 de octubre.

Mauricio Macri en un acto de campaña en Buenos Aires
Mauricio Macri en un acto de campaña en Buenos Aires
Reuters

En unas primarias que generan la sensación de unas elecciones definitivas, unos 34 millones de argentinos están llamados este domingo a las urnas para definir si el presidente, Mauricio Macri, tendrá oportunidad de ser reelegido en octubre o si el país volverá a ser gobernado por los peronistas. Las encuestas revelan que el deterioro económico y social -provocado por la gestión de Macri- lo llevarán a una derrota, pero no hay certezas sobre la magnitud del descalabro.

Según distintos sondeos, el favorito es el opositor Alberto Fernández, elegido como candidato por la expresidenta Cristina Fernández, que opta a ocupar la vicepresidencia. Su inesperada estrategia de colocarse en segundo plano tras su exjefe de Gabinete estaría dando frutos, al menos en esta instancia. Los sondeos anticipan que la pareja Fernández-Fernández ganará a Macri en los comicios de este domingo por una diferencia de entre dos y nueve puntos. Las elecciones definitivas serán el 27 de octubre. Pero una victoria rotunda de Fernández en estas primarias podría resultar difícil de revertir en sólo dos meses.

Si bien en los últimos días el presidente recuperó parte de apoyos, la encuesta del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (CELAG) reveló que la imagen del mandatario sigue siendo «mala» para el 64,6% de los argentinos. Los encuestados señalan su «ineficacia» como principal característica; y el 85% considera que sus intentos por frenar la inflación -que en 2018 fue de 47,6% y este año rondaría el 40%- resultan «malos» o «muy malos».

Desde 2015, los salarios y las pensiones han perdido entre el 15 y el 18% de poder adquisitivo. Durante el Gobierno de Macri -que había prometido controlar la inflación y liberalizar el mercado cambiario sin mayores traumas- el dólar ha pasado de 9 a 46 pesos y los valores de alimentos y bienes básicos se han disparado. Los combustibles y las tarifas de los servicios básicos están dolarizados y han quedado fuera del alcance de muchos bolsillos.

Crecen la pobreza y el paro

La promesa de «pobreza cero» que hizo en 2015 está lejos de cumplirse. Según la última medición oficial ha pasado del 29% que se registró a comienzos de 2018, al 34% en el primer trimestre de este año. El desempleo, que era de 5,9% en 2015, cuando Cristina terminó su segunda gestión, llegará al 12% en 2019, mientras que la deuda externa casi se ha duplicado en cuatro años.

Los argentinos han perdido en general. No sólo los subsidios al transporte y a los servicios públicos, sino la mayoría de los medicamentos gratuitos para jubilados, la retransmisión gratuita de los torneos de fútbol y el Ministerio de Ciencia. No obstante, Macri conserva el respaldo de aquellos votantes que no aceptan «volver atrás», como lo simplifica el oficialismo. El Gobierno trabaja con la idea de que está a mitad del río y que hay que llegar a la otra orilla. Pero la maratón se hace difícil.

Este año el producto interno bruto habrá bajado un 1,5%. La recesión se nota en el cierre de pequeñas empresas y comercios. Todo ello hace que la mayoría de los argentinos sienta «angustia», «hartazgo», «enojo» e «incertidumbre» y, los menos, «esperanza» o «confianza».

En este contexto Fernández promete desdolarizar las tarifas de los servicios básicos, bajar las tasas de interés del 63% que paga el Banco Central por colocaciones de los bancos para evitar que los pesos se refugien en el dólar, subir un 20% las pensiones, otorgar medicamentos gratuitos a los pensionistas, reabrir el ministerio de Ciencia y renegociar la deuda con el FMI.

Mientras el nuevo candidato opositor batalló por imponer su candidatura, Cristina ha recorrido las provincias para presentar su libro 'Sinceramente', récord de ventas. Su repliegue ha permitido el acercamiento del diputado Sergio Massa, otro exjefe de Gabinete que hoy es candidato a diputado junto a los Fernández por la provincia de Buenos Aires, la más poblada del país.

En esta zona el mayor duelo se librará entre la gobernadora Maria Eugenia Vidal, la figura más popular de la alianza de Macri, y el exministro de Economía de Cristina, Axel Kicillof. Los sondeos indican que Kicillof está cerca de ganarle a Vidal en ese distrito, donde la participación electoral es del 38%.  

Etiquetas
Comentarios