Despliega el menú
Internacional

argentina

Cristina Fernández, tranquila pero camuflada en su estreno en el banquillo

La expresidenta de Argentina se ha enfrentado este martes a su primer juicio por corrupción. 

Former Argentine President Cristina Fernandez de Kirchner looks on in a court room before the start of a corruption trial, in Buenos Aires, Argentina May 21, 2019. REUTERS/Agustin Marcarian [[[REUTERS VOCENTO]]] ARGENTINA-FERNANDEZ/
La expresidenta de Argentina, Cristina Fernandez, durante el transcurso del juicio.
Reuters

Las sillas de los jueces todavía estaban vacías y en la primera fila del banquillo ya esperaban los acusados más notables, menos una: la principal. El día que se enfrentó a su primer juicio por supuesta corrupción, la expresidenta de Argentina Cristina Fernández se camufló en la última fila.

"¿Dónde está Cristina?" fue la frase más escuchada en los prolegómenos entre los periodistas agolpados al límite del anfiteatro de la sala, un lugar desde el que era imposible ver a la exmandataria, quien durante la sesión lució sosegada y ante el tedio habitual de la lectura de las acusaciones, se la vio con su teléfono móvil en algunos momentos.

Era un día marcado en rojo para muchos y se notó, ya que la exmandataria del país austral entre 2007 y 2015 estuvo acompañada por algunos de los que la respaldan de manera activa.

Figuras públicas como la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, la referente de Madres de Plaza de Mayo Hebe de Bonafini y diferentes alcaldes kirchneristas le hicieron el 'aguante', como se dice de manera tradicional en Argentina al apoyo incondicional a una persona.

Todos estaban pocos metros detrás de ella, separados por un cristal que dividía a la acusada de la selecta cantidad de público que presenció el inicio del juicio por la Causa Vialidad, que investiga a trece políticos y empresarios por presunto fraude contra la administración pública y asociación ilícita durante los gobiernos kirchneristas.

La actual senadora, investigada por una decena de causas, es sospechosa de ser la "jefa" de ese grupo criminal, pero durante todo este tiempo afirmó ser víctima de una "persecución política" detrás de la cual estaría el Ejecutivo del presidente Mauricio Macri. 

Sí hubo una ausencia destacada, la del precandidato presidencial Alberto Fernández, apenas tres días después de que Cristina y él lanzasen su fórmula conjunta para la Vicepresidencia y la Presidencia argentina respectivamente, anuncio que sorprendió a todo el país y zarandeó el tablero político.

Con la escenografía clara y la exjefa de Estado difuminada entre los demás acusados y sus letrados, que ocupaban entre todos cinco largas filas de la sala, el Tribunal arrancó una sesión que, más allá de lo histórico de una expresidenta sentada en el banquillo, algo no menor, tuvo escaso interés.

El entorno no ayudaba: a la voz monótona del secretario que leía la acusación se le sumaba una sala sacada del pasado, con desconches en el techo, cortinas de terciopelo rosa desteñidas, muebles vetustos y un proyector con una capa de dos dedos de polvo que transmitía el juicio en calidad parecida a la de un VHS.

En total, tres horas de sesión en las que el único amago de disputa ocurrió en el primer minuto, cuando el abogado del empresario detenido Lázaro Báez intentó, sin éxito, plantear una petición de nulidad para aplazar el juicio, algo que llevó a una breve discusión a voz alzada con el juez Jorge Gorini, tajante en su rechazo.

Báez fue uno de los integrantes de la primera línea del banquillo, sentado justo al lado del exministro de Planificación del kirchnerismo Julio de Vido, quien también permanece preso.

El otro de los empresarios presos, el exsecretario de Obras Públicas José López, que cuenta con los beneficios del arrepentido, separado en otro lugar de la sala.

La fotografía de esos tres imputados fueron las más buscadas por los reporteros gráficos aparte de la imagen de Cristina Fernández, discreta y una de las pocas mujeres en la sala.

Mientras escuchaba el argumentario de la Justicia, la expresidenta no podía oír a las decenas de militantes que se apostaron fuera del gris edificio de los tribunales federales argentinos en Buenos Aires, aunque sí los saludó a su salida en un coche modesto.

Durante el primer día de la vista oral se comprobó que las puertas del tribunal se convertirán en un espacio de merchandising similar al que hay en un estadio después de un concierto.

Camisetas con motivos tan variados como un DNI de la exgobernante, encendedores con su efigie y pañuelos de 'Cristina 2019' se ofertaban, económicas, esparcidas en mantas por el suelo.

A vendor places shirts for sale with the image of Former Argentine President Cristina Fernandez de Kirchner, outside a court house before the start of a corruption trial, in Buenos Aires, Argentina May 21, 2019. REUTERS/Agustin Marcarian [[[REUTERS VOCENTO]]] ARGENTINA-FERNANDEZ/
Un hombre vende camisetas con la imagen de Cristina Fernández.
Reuters

"El juicio es una payasada porque esto no es verdadera justicia, en este país siempre se ha tratado de delincuente a todos los que han luchado para que sea una nación justa, libre y soberana", dijo a Efe la militante Soledad Agraza, a pocos metros de un predicador que, megáfono en mano, pedía "una oración por Cristina".

Ellos fueron dos de los que, a pesar de la jornada fría, acudieron al lugar, al igual que los cerca de 200 periodistas acreditados para una cita relevante para el futuro de Argentina.

Etiquetas
Comentarios