Despliega el menú
Internacional

Un científico ruso asegura que Novichock que fue creado como "arma destrucción masiva"

Vil Mirzayánov, exiliado en Estados Unidos, participó en el desarrollo de el agente tóxico con el que presuntamente envenenaron a Skripal.

El científico ruso Vil Mirzayánov.
Un científico ruso asegura que Novichock que fue creado como "arma destrucción masiva"
Efe

Un científico de la antigua Unión Soviética que participó en el desarrollo del agente tóxico Novichok y divulgó la fórmula en 2007 considera que la comunidad internacional debería haberlo prohibido hace muchos años, ya que fue concebido como un "arma de destrucción masiva".

"Revelé en 2007 la fórmula de Novichok para que lo prohibieran de una vez por todas (...). Pero a ellos -la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ)- les dio absolutamente igual. Y ahora miren las consecuencias", dijo Vil Mirzayánov, químico residente en EE. UU., al periódico 'Nóvaya Gazeta'.

La primer ministra británica, Theresa May, denunció que precisamente el agente binario militar Novichok, de fabricación rusa, fue empleado para envenenar el pasado día 4 en la localidad de Salisbury al exespía ruso Serguéi Skripal y su hija Yulia, que siguen en estado crítico, y responsabilizó a Rusia de ese atentado.

Mirzayánov, que al igual que Skripal es considerado un traidor en este país y ha recibido en los últimos días amenazas de muerte, cree que en su momento la OPAQ "debería haber privado para siempre a Rusia de ese secreto".

"Mi familia sufre, ya que cree que se vengarán, pero yo, honestamente, no tengo miedo. Si los chekistas no me mataron en 1992 o en 2007, ¿por qué hacerlo ahora?", comentó.

El científico de 83 años admite que creía "ingenuamente" que al revelar la fórmula en un libro publicado hace diez años "daría carpetazo a su empleo".

"El empleo de Novichok en el Reino Unido fue un shock para mí. Pensaba que los camaradas rusos no se atreverían a utilizar ese veneno, porque ya no era un secreto. Posiblemente, pensarían que podían usarlo con impunidad y nadie sospecharía nada. Seguramente, ni siquiera leyeron mi libro", añadió.

'Nóvaya Gazeta' cuenta que Mirzayánov formó parte del equipo que recibió en la década de 1980 el encargo de desarrollar un agente mucho más tóxico que los existentes en tres centros: de Moscú, Sarátov y la república centroasiática de Uzbekistán.

Mirzayánov, que recuerda que el inventor de Novichok, Piotr Kirpichev, murió hace dos años en Moscú, considera que es acertado llamarle "arma de destrucción masiva", ya que ese era su objetivo cuando fue creado en plena 'perestroika' (1988), motivo por lo que todo era "absolutamente secreto".

"Entonces, todo se hacía por la Patria, pero esta nunca reconoció que desarrollaba armas químicas. Desde el punto de vista de la legislación soviética, no existíamos, estábamos por encima de la ley. Aunque después decían que los norteamericanos, los franceses y los ingleses las tenían. 'Hay que responder al fuego con fuego', nos decían", señaló.

Recordó que el Novichok lo fabricaron "para el Ejército", aunque sabían que "el KGB tenía también interés" y, de hecho, enviaba expertos a esos laboratorios para "cooperar".

También recuerda que se hicieron numerosas pruebas con animales e incluso se efectuaron ensayos en los que ese agente era lanzado sobre una zona concreta y después los especialistas calculaban sus efectos mortales sobre perros y conejos.

"Los jóvenes científicos soviéticos crearon una nueva clase de sustancia tóxica, cuya diferencia radica en que el átomo de fósforo se une directamente con el nitrógeno. Otro gases paralizadores no son así. Resumiendo, en esa conexión reside toda la fuerza destructora de esa sustancia", indicó.

A diferencia del gas sarín, que necesita una concentración de 0,2 miligramos por kilo para ser letal, al Novichok le es suficiente con 0,01 miligramos para colapsar el sistema respiratorio, ralentizar el ritmo cardíaco y provocar la muerte en cuestión de minutos.

"Todo depende de dónde vaya a parar la sustancia, si en un espacio abierto, en el sistema respiratorio o directamente en la boca. Si la dosis es menor de 0,01, entonces usted sufrirá, pero no morirá en el acto", explicó.

En el caso de Skripal, "está claro que la dosis no es muy alta" y rechazó que el exespía hubiera entrado en contacto con Novichok en el coche.

"Lo más probable es que el envenenamiento tuviera lugar en el bar. Posiblemente, allí se utilizó un pulverizador. Con Novichok no hay que rociarlo obligatoriamente en el rostro. Es suficiente con pulverizarlo en un espacio abierto", dijo.

En su opinión, el Reino Unido "pudo sintetizar la fórmula", pero descarta que eso pueda hacerlo un país pequeño o una organización terrorista, ya que para ello se necesitan especialistas, laboratorios y equipos modernos.

Mirzayánov fue detenido en Rusia en 1992 por denunciar en un artículo titulado 'Política Tóxica' en el diario 'Moskovskiy Komsomolets' que las autoridades rusas seguían desarrollando el Novichok.

"En ese artículo informé sobre la existencia de Novichok. Un mes después vinieron a buscarme agentes de seguridad del Estado y me llevaron a (la prisión preventiva de) Lefórtovo", recuerda.

Gracias a la mediación del multimillonario George Soros, que amenazó con retirar la asistencia financiera a Rusia si no le liberaban, fue puesto en libertad en 1994 y un año después pudo emigrar a EE. UU.

"Siempre tuve claro lo monstruoso que era lo que habíamos creado", asegura.

Sea como sea, Rusia nunca ha reconocido la existencia de ese agente letal, tampoco figura en ningún registro internacional de armas químicas y la OPAQ no tiene en su poder el método de identificación del Novichok.

Etiquetas
Comentarios