Despliega el menú
Internacional

Macron somete a Berlín a su proyecto europeísta de una UE "protectora"

El presidente francés viaja a la capital germana para presentar su proyecto europeísta, que implica reformas delicadas que no cuentan aún con el beneplácito alemán.

Macron y Merkel se reúnen este lunes en Berlín.
Macron y Merkel se reúnen este lunes en Berlín.
Efe

Emmanuel Macron cumple este lunes con lo que ya es un clásico para un presidente francés que asume el mando, un primer viaje a Berlín, para presentar allí su proyecto europeísta pero que implica reformas delicadas que no cuentan aún con el beneplácito alemán.

Macron, que ha sido recibido por la canciller alemana, Angela Merkel, a las 17.30 hora local (15.30 GMT), dedicó una parte importante de su discurso inaugural este domingo a poner de relieve la importancia de relanzar el proyecto europeo como base para que Francia pueda mantenerse como potencia mundial y proyectarse en el mundo.

En esa alocución, insistió en que será necesaria "una Europa más eficaz, más democrática, más política" que "proteja", y dijo que trabajará para conseguirlo.

Durante la campaña para su elección, a diferencia de la casi totalidad de los otros candidatos -y sobre todo de la ultraderechista Marine Le Pen-, había evitado culpar a Bruselas y a la Unión Europea (UE) de los problemas franceses.

Y aunque se fijó una serie de cambios en el funcionamiento de la UE y de la zona euro, avanzó que para convencer a las instituciones comunitarias y a sus socios -en particular a Alemania-, Francia debe dar ejemplo poniendo en orden sus cuentas públicas -el déficit debería estar por debajo del 3 % del PIB este año- y con reformas como la del mercado laboral.

Entre esos objetivos, uno de los que más chocan con Berlín es el de un presupuesto de la zona euro para financiar inversiones, ayudar a los países que sufran un choque económico o reducir los desequilibrios entre los miembros de la moneda única.

Al frente de ese presupuesto estaría un "ministro de Finanzas de la zona euro", controlado por una estructura parlamentaria específica.

El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, advirtió, en una entrevista publicada este lunes en el diario francés 'Le Figaro', que ese presupuesto "no es realista", porque requeriría modificar los tratados, algo que necesita la unanimidad de los 27 Estados de la UE, y en muchos casos -como Francia- la organización de referendos.

Otra propuesta polémica de Macron es la de reservar una cuota en las licitaciones públicas en la UE a las empresas que tengan al menos el 50% de su actividad en territorio europeo, a imagen de lo que ocurre en Estados Unidos.

En lo que sí coincide con Alemania es en la voluntad de corregir la directiva europea sobre los trabajadores desplazados porque considera que ha dado pie a abusos generalizados y a una competencia desleal.

Su idea es que "tiene que haber reglas más estrictas", un refuerzo de los controles, una limitación del tiempo de las misiones de los trabajadores desplazados y, sobre todo, una equiparación de la remuneración de un trabajador cuando esté en un país determinado, al margen del país de donde provenga.

Macron felicitó durante la campaña a Merkel por haber "asumido sus responsabilidades" ante la oleada de refugiados que ha llegado a Europa y dijo que Europa debía respetar ahí sus "valores", aunque puntualizó que la situación de Francia es diferente.

El joven político socioliberal (39 años) ha prometido lanzar un plan de inversiones de 50.000 millones de euros de cuatro años en Francia pero quiere que sus socios europeos participen y amplifiquen este mecanismo, sobre todo Alemania con su superávit fiscal.

Etiquetas
Comentarios