Despliega el menú
Internacional

Un coche se salva en China de ser aplastado por un desprendimiento de tierra

El conductor frenó a tiempo porque vió rocas en el suelo.

Un coche circula por un puerto de montaña al sur de China. La carretera es estrecha y está llena de curvas. A un lado montaña y al otro acantilado. Su prudencia y sus reflejos le salvan de ser aplastado.

Cuando llega a un tramo de la carretera frena, ya que se ha fijado en las rocas que hay en el asfalto, y da marcha atrás, como anticipándose al desprendimiento.

También aparece una camioneta, que reacciona más tarde, pero también a tiempo. Se libra por los pelos de ser enterrado, pues a los pocos segundos la pared de la montaña se viene abajo y deja completamente bloqueada la carretera.

Estos son unos desprendimientos tan comunes en China como peligrosos, debido a las abundantes lluvias de esta temporada en el país asiático.

Etiquetas
Comentarios