Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

El EI borra los restos cristianos en el territorio iraquí del califato

Los yihadistas han destruído ?el monasterio de San Elías, a las afueras de Mosul.

El califato es un enorme agujero negro informativo en el que sólo las imágenes vía satélite obtenidas por la agencia AP han permitido constatar la destrucción total del monasterio de San Elías, a las afueras de Mosul. El edificio fue levantado entre los años 582 y 590 y había resistido a los persas, otomanos o a los estadounidenses, que lo usaron como base durante la invasión de 2003, pero no ha podido con el grupo yihadista Estado Islámico (EI). A diferencia de otros templos y museos arrasados, en el caso de San Elías los yihadistas no han aprovechado hasta el momento para hacer publicidad de una voladura que, según expertos consultados por la agencia estadounidense, se produjo entre agosto y septiembre de 2014, apenas dos meses después de la conquista de Mosul por el EI.

"No puedo describir mi tristeza. La historia de los cristianos en Mosul está siendo bárbaramente arrasada. Creemos que es un intento de expulsarnos de Iraq, eliminando y liquidando nuestra existencia en esta tierra", declaró a AP el padre Paul Thabit Habib desde Erbil, capital de la Región Autónoma del Kurdistán, último lugar seguro del país para las minorías religiosas. El éxodo de la comunidad cristiana de Iraq comenzó en 2003 tras la caída de Sadam Husein y han pasado del millón doscientas mil personas a no más de 300.000. La región autónoma del Kurdistán es la salida temporal que elige la mayoría, pero Europa y Estados Unidos son los destinos soñados. Bagdad, Basora y Mosul son las plazas históricas con presencia cristiana -originalmente asirios y caldeos, que siguen rezando en arameo, la lengua de Jesús- desde la época preislámica, pero el califato les ha expulsado de esta última ciudad y están perseguidos en toda el área que controlan los yihadistas.Limpieza cultural

El EI acelera la limpieza cultural en el califato, una de las políticas más firmes de los hombres del califa Ibrahim junto a la limpieza sectaria. El monasterio de San Elías se suma junto a Hatra, capital del reino de los Partos con 2.000 años de historia, y Nimrud, joya del imperio asirio fundada en el siglo XIII antes de nuestra era a orillas del Tigris y que formaba parte del catálogo que maneja la Unesco como candidata a pasar a formar parte de la lista de lugares protegidos, a la lista de lugares históricos arrasados en la provincia de Nínive, donde durante siglos han convivido distintas confesiones.

Los yihadistas también difundieron vídeos a comienzos del año pasado en los que mostraban cómo rompían con martillos, taladros y mazas las estatuas del museo de Mosul y quemaban miles de libros y manuscritos de las principales bibliotecas de la capital de Nínive, convertida hoy en el bastión iraquí del EI.

Los hombres del califa Ibrahim justifican todas sus acciones con su interpretación ultraortodoxa del islam, en la misma línea de la de los talibanes en Afganistán antes de la invasión estadounidense de 2001. Los yihadistas arrasan el patrimonio cultural iraquí y sirio, como los talibanes arrasaron el afgano, por considerar que estos lugares son símbolos de la apostasía. La Unesco ha calificado en numerosas ocasiones estos actos de "crimen de guerra", pero los llamamientos del organismo internacional no afectan a la agenda de unos yihadistas que en la parte siria del califato controlan la histórica ciudad de Palmira, incluida dentro de la lista de patrimonio mundial de la Unesco desde 1980.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión