Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

"La troika es un asunto del pasado"

El líder izquierdista asegura que Grecia le da "un mandato para reorganizar el país".

Tsipras celebra la victoria ante sus simpatizantes
"La troika es un asunto del pasado"

El líder de la formación izquierdista Syriza, Alexis Tsipras, afirmó este domingo en Atenas, tras ganar las elecciones generales, que el nuevo gobierno griego negociará un nuevo plan de reformas con sus socios europeos y que la troika "es un asunto del pasado".

Desde un estrado montado en la Universidad de Atenas, ante una multitud de enfervorizados seguidores, Tsipras dijo que va a presentar su propio plan de reformas "sin nuevos déficits pero sin superávits irrealizables", una solución justa, duradera y viable que "beneficie a todos".

En un discurso que incluyó alguna clave europea, afirmó que su victoria es también "la de todos los pueblos de Europa que luchan contra la austeridad que destroza nuestro futuro común".

El líder de Syriza interpretó los resultados electorales como un mandato claro recibido del pueblo, que supone que Grecia cambia de rumbo y que "deja la austeridad tras cinco años de humillación".

En cualquier caso, afirmó, el nuevo gobierno de Syriza desmentirá "a todos los que ven destrucción". "No habrá desastre, ni tampoco sumisión. Nuestro objetivo desde el primer día es restablecernos de las consecuencias de la crisis", afirmó Tsipras. La Unión Europea (UE) estaba muy pendiente de los resultados de las elecciones griegas, tras las advertencias realizada por Tsipras durante la campaña electoral contra la troika (formada por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional) y los planes de rescate.

Poco después de que se conocieran los primeros resultados en las elecciones en Grecia, el responsable del programa económico de Syriza, Yannis Miliós, afirmó que el programa acordado entre el primer ministro griego en funciones, Andonis Samarás, y el eurogrupo "está muerto". "Supongo que Gikas Jardúvelis -ministro de Finanzas en funciones- se limitará mañana en el Eurogrupo a discusiones de carácter técnico, pues el programa que había acordado Jardúvelis como representante de Samarás ya está muerto", señaló.

Durante toda la campaña electoral, el líder de Syriza se esforzó en diferenciar los objetivos fiscales que emanaban de los tratados europeos de las normas dictadas por la troika de acreedores. "Reconocemos nuestras obligaciones frente a las instituciones europeas y los tratados europeos. Estos tratados prevén unos objetivos fiscales que deben respetarse, pero no las medidas para conseguirlos", dijo Tsipras en una entrevista conjunta con los canales griegos de televisión.

Queda ahora por saber cómo será la posición negociadora de Tsipras si, como parece, no consigue finalmente la mayoría absoluta. Durante la campaña electoral, el líder izquierdista reclamó la mayoría absoluta para tener una "fuerte" posición negociadora, y aseguró que en todo caso su partido nunca colaboraría con las fuerzas que validaron el trabajo de la "troika".

Aparte de las cuestiones económicas, en muchos países europeos se han visto las elecciones griegas como un reflejo y algunos, como el caso de España, han apoyado claramente a uno u otro candidato. El secretario general del nuevo partido Podemos, Pablo Iglesias, participó el jueves en el mitin de Syriza, que también ha recibido la visita, entre otros, de Cayo Lara y Alberto Garzón, ambos de Izquierda Unida.

El pasado 14 de enero estuvo en Atenas el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, para manifestar su respaldo a las reformas emprendidas por el dirigente de la conservadora Nueva Democracia y primer ministro griego, Andonis Samaras.

Durante la campaña electoral, desde las instituciones europeas y desde la mayoría de los socios europeos se lanzaron mensajes advirtiendo a Syriza de que debía continuar con el plan de reformas acordado con la UE. Este domingo, el presidente del Banco Central alemán (Bundesbank), Jens Weidmann, dijo que la economía de Grecia sigue necesitando apoyo externo y recordó al futuro Gobierno de Atenas que ese respaldo sólo tiene cabida "si se respetan los acuerdos" adoptados.

Pero como dijo Tsipras al final de la campaña electoral, la austeridad no es una política europea y "no forma parte de los tratados" de la UE. El responsable de finanzas de Syriza, Yannis Millios, aseguró que su gobierno llevaría adelante una moratoria de deuda, que en la actualidad llega al 175 por ciento del PIB, consistente en intereses nulos y un plazo de devolución durante cuatro décadas, hasta que el ratio haya bajado al 20 por ciento del PIB.

Etiquetas