Despliega el menú
Internacional

Los prorrusos ofrecen el intercambio de los observadores por prisioneros

Ucrania acusa a Rusia de violar hasta en siete ocasiones su espacio aéreo en las últimas horas.

El alcalde de facto de la localidad ucraniana de Slaviansk, Viacheslav Ponomariov, ha denunciado que el grupo de observadores internacionales apresado por fuerzas prorrusas es en realidad un contingente de soldados que podrían ser puestos en libertad en el marco de un hipotético intercambio de prisioneros.

"Dado que la junta de Kiev (en referencia al Gobierno en funciones de Ucrania) tiene a nuestros camaradas y amigos, estamos listos para un intercambio en el momento en el que se abra la más mínima posibilidad", apuntó.

El alcalde ha asegurado que los miembros de la misión se encuentran "en buen estado de salud", pero apuntó que "uno de los 'soldados' está enfermo de diabetes, aunque su estado no es grave".

Ponomariov apuntó que "todavía están siendo investigados" pero las pesquisas sobre sus identidades podrían "acabar pronto". De momento, y según las identificaciones de las que se han incautado las milicias prorrusas, tres de ellos son John Christensen, de Dinamarca, Axel Schneider (Alemania) y Krzysztof Kobelsky (Polonia).

"Están recibiendo un buen trato. No están sometidos a estrés físico porque todos están cooperando con nuestra gente", ha hecho saber durante una rueda de prensa en declaraciones recogidas por el medio alemán 'Frankfurter Allgemaine Zeitung'. 

"Por supuesto que son prisioneros"

"Eran soldados que estaban en nuestro terrritorio. No llevaban uniformes, no nos contaron nada más que mentiras --nos dijeron que estaban de visita turística-- y por supuesto que son nuestros prisioneros".

El alcalde aseguró que los detenidos no son integrantes de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE). "Estoy siempre en contacto con la OSCE y me habrían advertido en el caso de una visita", aseguró en comentarios recogidos por Reuters.

Por su parte, el gobernador de la autoproclamada República de Donetsk, Denis Pushilin, declaró que los manifestantes tienen intención de intercambiar a los prisioneros por el alcalde de la ciudad, Pavel Gubarev, detenido por los servicios de seguridad de Kiev hace unas semanas. 

Un equipo de negociación 

Por su parte, la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) ha enviado un equipo de negociación para intentar acordar la liberación de los observadores internacionales secuestrados desde el viernes por separatistas prorrusos armados en la localidad de Slaviansk, en el este de Ucrania, ha informado una fuente gubernamental alemana.

"Un equipo de negociación de la OSCE está de camino a la región", ha indicado la fuente, que no ha querido aportar más detalles. Los observadores internacionales fueron secuestrados el viernes en Slaviansk por separatistas prorrusos cuando viajaban a bordo de un autobús.

Además, las autoridades ucranianas han denunciado que los observadores están sufriendo unas "condiciones inhumanas", al tiempo que han alertado de que uno de ellos necesita atención médica urgente.

El Gobierno ruso también ha asegurado que los observadores deben ser liberados cuanto antes.

"Creemos que estas personas tienen que ser liberadas tan pronto como sea posible", ha afirmado el representante de Rusia ante la OSCE, Andrei Kelin, según informa la agencia de noticias rusa Itar-Tass. "Rusia, como miembro de la OSCE, dará todo los pasos posibles en esta cuestión", ha asegurado.

El representante de Rusia ante la OSCE ha reaccionado así horas después de que milicianos armados separatistas prorrusos secuestraran en Slaviansk este viernes el autobús que trasladaba a varios observadores de la OSCE acompañados por militares ucranianos. Los separatistas prorrusos han justificado el secuestro por la supuesta presencia de un "espía" al servicio de Kiev en el vehículo.

Por otra parte, el primer ministro en funciones de Ucrania, Arseniy Yatseniuk, ha declarado este sábado que aviones militares rusos invadieron en repetidas ocasiones el espacio aéreo del país a lo largo de la pasada noche de viernes como gesto de "provocación".

"Aviones militares rusos han cruzado y violado nuestro espacio aéreo hasta en en siete ocasiones a lo largo de la pasada noche, por el único motivo de provocar a Ucrania y acusarnos de librar una guerra con Rusia", declaró el jefe de Gobierno en funciones, que se encuentra en Roma, donde ha mantenido un encuentro con el Papa Francisco.

Yatseniuk y el Pontífice han compartido impresiones durante los 18 minutos que se ha prolongado el encuentro, antes de que el primer ministro anunciara su regreso inmediato a Ucrania, por el agravamiento de la situación en el este del país, donde separatistas prorrusos ha secuestrado a un grupo de observadores internacionales, uno de los cuales necesita atención médica.

Por contra, el Ministerio de Defensa de Rusia ha desmentido estas informaciones, según datos del Pentágono y del Gobierno ucraniano.

Moscú asegura que "los medios disponibles que existen para controlar la situación objetiva del espacio aéreo no reflejan violación alguna de los territorios adyacentes a Rusia, entre ellos Ucrania", según un comunicado del Ministerio de Defensa recogido por la cadena Russia Today.

"Las declaraciones del Pentágono carecen de fundamento alguno. Esta supuesta 'invasión del espacio aéreo' (de Ucrania) está basada en rumores y especulación", según informó un portavoz del Ministerio. "Son alegaciones populistas, sin información sobre el momento y lugar concretos del incidente ni datos sobre la altitud, velocidad y dirección de los supuestos aparatos invasores", añadió.

El Ministerio de Defensa recomendó al Pentágono que deje de "divulgar información no verificada porque no ayuda a aliviar la tensión en Ucrania" y que "haga uso de los muchos años de cooperación e intercambio de información con el lado ruso".

Etiquetas