Despliega el menú
Internacional

India

Al menos 85 muertos en una estampida en un templo hindú

El suceso tuvo lugar en las inmediaciones del templo de Ratangarh, situado en el distrito de Datia, en el estado de Madhya Pradesh.

En el epílogo de un popular festival hindú, al menos 85 devotos murieron este domingo y un centenar resultaron heridos en una estampida en el Estado central indio de Madhya Pradesh, una tragedia que se repite cada año en el gigante asiático.

El suceso tuvo lugar en las inmediaciones del templo de Ratangarh, situado en el distrito de Datia, donde una multitud se había congregado con motivo de una festividad en honor a la diosa Durga.

El vicedirector general de Policía DK Arya confirmó el número de víctimas en declaraciones al rotativo The Times of India y precisó que 40 personas fallecieron en la estampida y que otras diez perecieron ahogadas al saltar desde un puente a un río cercano.

"El recuento continúa. Muchas personas han muerto de camino al hospital con lo que el número (de fallecidos) podría tener tres dígitos", dijo al mismo medio y bajo anonimato un funcionario de los servicios de inteligencia.

Las televisiones locales difundieron imágenes que mostraban decenas de cadáveres amontonados unos encima de otros a la espera de ser identificados por las autoridades o familiares.

Los medios locales se han hecho eco por el momento de dos versiones sobre el posible origen de la avalancha.

Una de las hipótesis, recogida por la cadena privada NDTV, apunta a que la estampida ocurrió después de que la Policía cargara con bastones contra varios devotos para intentar controlar el flujo de gente que se dirigía hacia el templo.

La otra versión considera que la causa de la tragedia está en un rumor difundido entre la multitud, según el cual el puente por el que los peregrinos transitaban estaba a punto de derrumbarse.

Las avalanchas son un fenómeno frecuente en las celebraciones religiosas indias, debidas en gran parte a deficiencias en la gestión de las multitudinarias concentraciones o a la precariedad de las infraestructuras que rodean los lugares de culto.

El pasado febrero, al menos 36 peregrinos murieron en una estampida en la estación de trenes de la ciudad norteña de Allahabad, donde se celebraba el festival hindú del Kumbh Mela, considerado la mayor aglomeración religiosa humana del planeta.

La peor tragedia de los últimos años sucedió en enero de 2011 en el Estado meridional de Kerala, donde 102 fieles fallecieron en una zona boscosa y montañosa que conducía a un templo de difícil acceso. 

Etiquetas