Gastronomía

Gastronomía

restaurantes

Pizza Negra, para marcar diferencias

En los locales de este establecimiento, que no es un restaurante, se encargan los pedidos.

Hernán Romero, Javier Harguindeguy y Pablo Lozano cogiendo una pizza negra.
Hernán Romero, Javier Harguindeguy y Pablo Lozano cogiendo una pizza negra.
Francisco Jiménez

No entró con buen pie la pizza en España hace ya unos cuantos años, ni su evolución ha sido demasiado positiva. Hasta el punto de que, hoy en día, es una preparación habitualmente asociada a la idea de comida rápida y no muy saludable. Sin embargo, si se repasan sus ingredientes –harina, aceite de oliva, queso, tomate, embutidos...–, inmediatamente uno los asocia a la dieta mediterránea.

La clave, por supuesto, está en la calidad de esas materias primas y en cómo se trabajan: si la apuesta es por aquilatar costes e industrializar los procesos de elaboración, o se recurre a productos de cercanía y a preparaciones artesanales. En Pizza Negra juegan en esta última liga.

Sus propietarios no elaboran la clásica masa argentina, de base alta y esponjosa. La suya se parece más a la romana, fina y crujiente. En cualquier caso, es una ‘oblea’ muy particular, porque a los ingredientes básicos –harina, agua y levadura– se une el punto diferencial de prepararla negra empleando tinta de calamar, además de otros detalles como un suave y aromático toque de ajo.

La presencia de esta tinta está muy testada y se ofrece en todas las pizzas de la carta. Eso sí, no es obligatoria, ya que todo el catálogo está disponible en la masa blanca tradicional. De hecho, es la que más se vende.

Pizza Negra no es un restaurante. Las pizzas se encargan y se recogen en los dos locales que hay en Zaragoza. En ellos, el trato es muy cercano y la espera se puede acompañar de un vasito de vino. Tan solo se vende un tamaño, el mediano, y en el catálogo de propuestas las hay españolas, argentinas, italianas, veganas y del maestro pizzero.

La salsa de tomate y la mozzarella están presentes en prácticamente todas, salvo en las fugazzas, en las que el mayor protagonismo lo tiene la cebolla. Entre las españolas, las hay de chorizo, morcilla, bacon, jamón, además de diferentes combinaciones con champiñones, queso de oveja y la aragonesa, que lleva longaniza, chorizo, morcilla ahumada y bacón.

En cualquier caso, una de las más demandadas es la margarita completa, incluida dentro de las argentinas, donde también aparece la de cuatro quesos. Las clásicas italianas de cuatro estaciones, pepperoni y napolitana, y las inclasificables del maestro pizzero, con curiosos ingredientes como pimientos agridulces o azúcar moreno, completan el muestrario.

El calzone no deja de ser una pizza tradicional que se pliega sobre sí misma. Eso sí, sus tres versiones –española, argentina e italiana– solo están disponibles los martes, miércoles y jueves. Lo más reciente y novedoso ha sido la incorporación de empanadillas argentinas y, de postre, panacota casera.

Pizza Negra

  • Calle de Félix Burriel, 7. Zaragoza. Teléfono: 647 435 264.
  • Calle de Baltasar Gracián, 19. Zaragoza. Teléfono: 976 247 838.
  • Horario: de martes a domingo, de 20.00 a 23.00.
Etiquetas
Comentarios