Gastronomía

Gastronomía

RESTAURANTES

Nola Gras: el sabor de Nueva Orleans se disfruta en Zaragoza

En la carta de este restaurante aparecen productos sencillos trabajados con originalidad.

Nola Gras
David Lorente, Mayte Correa, Alejandro Viñal, Jessica Vaquero y Antonio Sánchez.
Toni Galán

Casi todo en el restaurante Nola Gras evoca a la ciudad de Nueva Orleans. Sus festivales, su música y su cocina se reflejan en la decoración, en el ambiente y, por supuesto, en el plato. Y es que su carácter multicultural es la principal fuente de inspiración de la cocina que dirige Alejandro Viñal. Para este cocinero, la sencillez no está reñida con la originalidad, y eso intenta plasmar en la carta de este establecimiento, que apenas lleva cuatro meses abierto al público. Por cierto, con notable éxito. Para acercarse un viernes o un sábado hay que reservar con tiempo. Ya a la mesa, uno se puede relajar. No se doblan turnos, así que no hay prisas.

Casi todo el recetario se puede compartir, incluso algunos bocados en forma de tapas de autor como la ensaladilla de cuento, ganadora del concurso a la mejor ensaladilla rusa de Zaragoza 2018. No es el único premio que ostenta este cocinero. En la carta también aparecen 'Amazonas', mejor tapa original el año pasado, y cuando llegue la temporada regresará el bonito estacional, mejor tapa del concurso de Zaragoza 2017.

Dorada, solomillo, panceta, huevos a baja temperatura, arenque, secreto, ceviche o ‘steak tartar’ son algunos de los productos y elaboraciones que aparecen en la carta. Nada original, podría pensarse, pero es el toque de autor que se pone en la cocina el que marca la diferencia.

El ‘arenque qué’ es una de las nuevas incorporaciones. Este producto jasco y salado se ha transformado en esta tapa hasta convertirse en un bocado suave, ahumado y con delicados toques ácidos y florales. La cocina es el motor de Nola Gras. Por cierto, una cocina a la vista, donde más que intuirse se ve perfectamente todo lo que sucede en su interior. La vajilla acompaña y el servicio en sala también, con interesantes detalles como el que protagoniza la dorada frita con mojo canario. El pescado se limpia y emplata delante del cliente.

La carta ofrece un apartado de comida callejera con el clásico ‘pulled pork’ (carne de cerdo a baja temperatura, salsa BBQ, espinaca, tomate y col lombarda) y dos hamburguesas. En este caso, el punto diferencial lo marca la carne madurada con muy poca compañía. No hay distracciones. Si acaso, el cremoso de grelos gallegos de una de las hamburguesas.

En conjunto, la oferta no es muy amplia. El mayor muestrario es el de raciones para compartir con propuestas como Perú-Andalucía, o lo que es lo mismo, ceviche y pescadito frito en curioso maridaje.

El solomillo italiano se come como una tarta pero es un tomate. El que se ofrece en estos momentos, de Híjar. Se coge la parte noble, se rellena con yema de huevo, burrata fresca, tartufo y pesto, y a comer. La panceta a baja temperatura y el secreto a la brasa marinado con especias no son trampantojos. Son las propuestas cárnicas más contundentes de la carta.

De los postres merece una mención especial la tarta de queso. Casi lo más original que se puede decir de ella es que sabe a queso. Tiene el punto amargo que le aporta el gorgonzola y lo mejor de todo es que no empalaga.

La estancia relajada en Nola Gras invita a tomar una primera copa. Para ello cuentan con su propia ginebra macerada y en breve irán llegando otros destilados.

Nola Gras

  • Calle de Francisco de Vitoria, 28-30. Zaragoza.
  • Teléfono: 682 830 550.
  • Horario: de 13.00 a 16.30 y de 20.00 a 23.00. Descanso: domingo noche, cerrado.
Etiquetas
Comentarios