Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

Una sangría artesana del Somontano

Una sangría, un blanco del Somontano y un tinto de la D. O. Cariñena muy recomendables para el verano. Para todos los gustos.

Desde el territorio del Somontano, aunque no es una bebida amparada por la denominación de origen, llega este nuevo y atractivo producto: una sangría de mucha calidad, o prémium, como se ha dado en denominar ahora este tipo de productos de alta gama. Se llama Cabecita Loca y viene con una atractiva presentación, gracias a su colorista y estilizada etiqueta. La botella también es de alta gama y el cierre, con tapón de vidrio Vivolok, un sistema inocuo y limpio, además de reciclable. Su impulsor es Víctor Clavería, un enólogo inquieto e innovador en el mercado vitivinícola, que hace unos meses puso en marcha también una iniciativa inédita, la venta de vinos por copas por internet, y que es el creador de la empresa Binomio Vinos.

Cabecita Loca es una sangría muy bien conseguida, elaborada de forma artesanal a partir de vino tinto madurado en barricas de roble. No se añaden azúcares, por lo que su dulzor proviene de los que contiene naturalmente el mosto de uva que se añade al vino. La sangría se macera con canela en rama de Sri Lanka Cinco Ceros Especial y con vainas de vainilla de Papúa Nueva Guinea. Contiene, además, zumos naturales de cítricos mediterráneos.

Su creador advierte de que no ha sido clarificada ni filtrada, así que en la botella pueden aparecer trozos de fruta sólida procedentes de la pulpa de zumos naturales de los cítricos utilizados y del mosto de la uva.

Es la única sangría que presume de poseer un sello de Artesanía Alimentaria otorgado por una institución pública (el Gobierno de Aragón), que avala el proceso artesanal con el que ha sido elaborada.

Una sangría equilibrada

Cabecita Loca responde a las expectativas que trae con su presentación. Es una sangría con un perfecto equilibrio, sin que predomine en ningún momento el dulzor, y con unas sensaciones de lo más agradables gracias a la calidad de las especias con las que se elabora. Además, su moderado grado alcohólico permite disfrutarla sin ningún temor, repitiendo una o más veces, eso sí, en una copa bien surtida de cubitos de hielo. De todas formas, quienes deseen más presencia alcohólica, siempre pueden añadirle alguna parte de ginebra o del destilado preferido.

- Ver otras noticias de vinos recomendados

- Ir al suplemento de gastronomía

Etiquetas
Comentarios