Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

Una ginebra sin alcohol y ecológica

La semana pasada se presentó en Aragón la ginebra Gin Loe, que elaboran en Formentera con agua de mar y aloe vera.

David Cárdenas, director comercial de Gin Loe.
David Cárdenas, director comercial de Gin Loe.
Eduardo Bueso

En la D. O. Cariñena, y más concretamente en Bodegas Dominio de Longaz, se presentó la semana pasada un nuevo producto que está teniendo un éxito arrollador en España y en el extranjero. Es la ginebra ‘premium’ Gin Loe, elaborada en la isla de Formentera, y una de cuyas características fundamentales es que goza del marchamo de ecológica porque está elaborada con ingredientes que cumplen todas las condiciones necesarias para obtener este sello. Otra de sus principales señas de identidad es que está elaborada con agua de mar, que se recoge en el Mediterráneo, en lugares privilegiados por su alta estabilidad en la composición de minerales, "sitios en donde las corrientes marinas mantienen el agua de mar limpia y con una salinidad constante, donde se forman torbellinos marinos llamados vórtex", aseguran sus fabricantes.

A presentarla a Aragón vino David Cárdenas, director comercial de Gin Loe, quien cantó las excelencias de este producto, una de cuyas últimas novedades es la aparición de la misma ginebra sin alcohol. Según contó, el proceso de investigación para fabricarla se inició a raíz de la petición que les hizo un jeque árabe que suele fondear con su yate en Formentera y que quería disfrutar del combinado de moda, el gin tonic, sin quebrantar la prohibición que impone su religión. Así que esta ginebra cero grados alcohólicos la elaboran con la mera infusión de los botánicos que componen la fórmula, sin destilación alcohólica. Y entre esos componentes, uno fundamental y muy particular, que es el que da nombre a la marca: el aloe vera, una planta muy utilizada en medicina tradicional y a la que se atribuyen numerosas propiedades beneficiosas para el organismo. El que utilizan es de producción ecológica y recolectado a los tres años, cuando la hoja tiene todas sus propiedades.

El resto de botánicos que componen la fórmula son la flor de jazmín, la flor de azahar, cáscara de naranja, cáscara de limón, cilantro, cardamomo, angélica y, por descontado, bayas de enebro, principal aromatizante de la ginebra y que da el nombre a esta bebida.

En base a esta cuidada selección de componentes ecológicos, la ginebra tiene unas notas aromáticas de corte netamente floral adornadas con los toques cítricos, que se potencian con el alcohol en el caso de la Gin Loe tradicional. En la boca es suave, vuelven a destacar las notas florales, que van dejando paso, progresivamente, a los botánicos: enebro, cardamomo, angélica y cilantro.

Muy balsámica

El corte es el de una ginebra muy especial, original y balsámica por sus botánicos y por tratar los ingredientes para su destilación de forma separada. En la cata del producto en solitario, la Gin Loe Cero tiene las mismas características aromáticas que su homóloga alcohólica, aunque al llevarla a la boca se echa en falta el cuerpo y la fuerza que acompañan siempre al alcohol. Sin embargo, si se combina con tónica, consigue potenciar su presencia botánica y su elegancia gracias al carbónico y al frescor del hielo. Hasta el punto de que el gin tonic con esta ginebra es un sucedáneo perfecto para que disfruten del combinado quienes optan por disminuir el consumo de alcohol o quienes lo tienen prohibido por distintas causas: religiosas, de salud, etcétera.

- Ver otras noticias de vinos recomendados

- Ir al suplemento de gastronomía

Etiquetas
Comentarios