Gastronomía
Suscríbete por 1€

Gastronomía

La experta Cristina Alcalá visitó Zaragoza para hablar de vino

Esta catadora profesional y gran difusora de la cultura vinícola asistió a una cata en la ciudad.

Cristina Alcalá, José María Andrés y Antonio Serrano
La experta Cristina Alcalá visitó Zaragoza para hablar de vino
Agencia Almozara

Hacer buen vino es importante, pero también lo es saberlo comunicar para poderlo vender. Por eso en estos tiempos está muy valorada la labor de profesionales como Cristina Alcalá, difusora de la cultura del vino y experta catadora, que esta semana visitó Zaragoza invitada por Bodegas Paniza.

Cristina Alcalá es licenciada en Sociología por la Universidad Complutense de Madrid, postgraduada en Investigación de Mercados, máster en Enología y Viticultura por la ETSI Agrónomos de Madrid y diplomada como sumiller por la Cámara de Comercio de Madrid. Colabora en distintos medios de comunicación de ámbito nacional e internacional y desde 2005 realiza una sección semanal sobre cultura del vino en Radio Nacional España. Ha publicado los libros ‘El mundo del vino contado con sencillez’ y ‘Eligen Ellas’, y su portal web es una de las referencias en el sector.

Durante una cata que tuvo lugar en el flamante espacio de degustaciones de Tomevinos, en pleno centro de la capital, la experta compartió con unos cuantos aficionados y profesionales del mundo del vino sus impresiones sobre varios vinos de Bodegas Paniza, como el Artigazo 2008 y el Viñas Viejas de Paniza Garnacha 2012, la última creación de esta bodega.

El ejemplo de la garnacha

Cristina Alcalá alabó la personalidad de los vinos de garnacha aragoneses y la buena labor realizada para proyectar una imagen positiva de estos productos hacia el exterior, presentándolos como vinos con características muy particulares dentro de un mercado muy globalizado.

Antes de la cata, la experta expuso en una reunión de trabajo con miembros de la Asociación de Directivos de Comunicación –Dircom Aragón– sus impresiones sobre los retos a los que se enfrentan las bodegas para afrontar su estrategia de comunicación con las nuevas tecnologías.

Consideró que hay muchos ejemplos de bodegas que se encuentran desorientadas ante el nuevo panorama creado con las redes sociales, a pesar de que estas permiten una conexión directa con los consumidores, que se sienten más protagonistas de las estrategias de márquetin y de mercado. Este panorama ha cambiado también el papel del prescriptor, por lo que muchos consumidores han perdido sus referentes a la hora de comprar vino.

En cualquier caso, se mostró optimista porque el vino permite ser promovido desde múltiples perspectivas, la mayoría muy intelectuales: histórica, artística, antropológica y sociológica porque beberlo es un acto muy social.

Volver al suplemento de gastronomía.

Etiquetas