Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

Terraza Macanaz: el Pilar y el Ebro son sus reclamos

Desde sus dos terrazas se puede cenar viendo una de las vistas más espectaculares de Zaragoza.

Vista general de la terraza Macanaz
Terraza Macanaz: el Pilar y el Ebro son sus reclamos
Agencia Almozara

Entre las terrazas que surgieron al calor de la Expo de 2008, una especialmente recomendable es la de Macanaz. Nació con una oferta gastronómica más amplia que la actual, con una extensa carta y varios menús, que se han ido adaptando a una propuesta más informal en la que tostadas, raciones, ensaladas y bocadillos son los grandes protagonistas. En cualquier caso, siempre por encargo, se pueden cerrar menús para grupos y celebración de todo tipo de eventos, incluso bodas, si no son muy grandes. 

Lo que no ha cambiado en este tiempo es la postal de lujo de la que se puede disfrutar desde sus dos terrazas. La de la planta superior –especialmente indicada para las noches del mes de agosto– es la que ofrece unas vistas más espectaculares del río Ebro y la basílica del Pilar. Tan solicitada está la panorámica que son muchas las sesiones fotográficas –sobre todo de novios– que eligen esta localización para realizar sus reportajes. 

Entre las terrazas que nacieron tras la remodelación de las riberas del Ebro, Macanaz no es de las que se puedan considerar de paso; algo que sí sucede con las que se encuentran en la margen derecha. A esta hay que hacer intención de ir. Frente a otras alternativas, por lo tanto, estamos ante una ubicación tranquila, nada bulliciosa, en cuyo entorno, además, se puede aparcar con relativa facilidad, algo que resulta más complicado en las terrazas de la otra orilla del río. 

La carta de picoteo ha quedado restringida a productos con tirón, de esos que casi siempre funcionan. No hay grandes pretensiones gastronómicas, pero las hamburguesas, por ejemplo, son de elaboración casera y suficientemente grandes (150 gramos) como para no necesitar mucha compañía. Tres tostadas –jamón ibérico con tomate, longaniza con huevo y tomate y anchoas, bonito y tomate– y otras tantas ensaladas completan la carta. Entre esta última propuesta, sin duda, la más especial es la de ventresca con cebolla y ruedas de tomate. En el apartado de raciones también se va sobre seguro apostando por clásicos como puntillas, calamares, papas bravas, jamón ibérico o un surtido de matacía a la brasa.

Precisamente, la brasa da bastante juego pudiendo optar por una alternativa más contundente y propia de este tiempo de comidas y cenas al aire libre como son las costillas de ternasco de Aragón (29 euros el kilo). Y para contundencia a la mesa la que aportan los huevos rotos con jamón o foie. 

En definitiva, una propuesta de picoteo de corte muy tradicional, a precios bastante ajustados, que si la climatología acompaña se puede disfrutar en uno de los mejores escenarios posibles: con el Pilar iluminando la noche y el rumor del río Ebro de música de fondo.

Terraza Macanaz

Arboleda Macanaz s/n (frente al Pilar). Zaragoza

Teléfono: 976 950 702

Horario: en agosto, de 17.00 a cierre. 

Abierto hasta octubre. 

Lunes y martes, cerrado.

Ver otros restaurantes recomendados.

Etiquetas