Despliega el menú
Aragón

El recordatorio de cita en Sacyl reduce en un 2% el absentismo de los pacientes sorianos

Desde su puesta en marcha el año pasado ha habido medio millar menos de usuarios que 'olvidaron' acudir al especialista.

Zona de admisión para citaciones con especialistas del Hospital Santa Bárbara
Zona de admisión para citaciones con especialistas del Hospital Santa Bárbara
Mariano Castejón

El número de los pacientes que no acuden a una prueba diagnóstica o a una consulta especializada se ha reducido alrededor de un 2% hasta el tercer trimestre del año en comparación con el mismo período del año anterior, hasta contabilizarse un absentismo que apenas superó los 1.100 usuarios en ese período de tiempo, medio millar menos en relación al ejercicio anterior. La situación podría deberse a la puesta en marcha en el último trimestre del año pasado del sistema de recordatorio de cita, con el que se envía un mensaje (SMS) a los usuarios con teléfono móvil para que no olviden una citación inminente.

Esta rebaja, no obstante, se ha obtenido tomando como variable solamente las grandes agendas de especialidades y los pacientes con teléfono móvil, según advirtió ayer a este periódico la jefa de Admisión y Documentación Clínica del Complejo Asistencial de Soria, Sara Vera Asensio. En cualquier caso, entre un mismo período de tiempo y otro se ha pasado del 7,20% de absentismo de usuarios al 5,25%, algo interesante dado que cuando se presentó este sistema de recordatorio el año pasado se habló de un porcentaje cercano al 9% de usuarios que no acuden a citaciones concertadas de antemano en Atención Especializada.

En concreto, se trata de un servicio centralizado de Sacyl que manda un SMS al paciente para recordarle la cita que, previamente, se le ha dado bien por carta, por teléfono o de forma presencial. La jefa de Admisión y Documentación Clínica del Complejo Asistencial de Soria insistió en que "no es la modificación de fecha de una cita ni la comunicación de una cita por primera vez" sino una alerta sobre la ya facilitada en su momento.

Dado que hay ocasiones en que el teléfono aportado no corresponde al paciente, sino a un familiar o un allegado del usuario, la confidencialidad es la máxima en esta prestación. Por eso, aclaró Vera, para saber a qué persona corresponde la citación de consulta o prueba diagnóstica que hay que recordar aparecen en el mensaje las primeras y las últimas cifras del DNI del paciente citado separadas por asteriscos (por ejemplo: 16****15Q).

La responsable de Admisión y Documentación Clínica puso énfasis, asimismo, en que en caso de que el paciente necesite modificar alguno de sus datos personales (bien el teléfono móvil en el que quiere recibir este preaviso, su dirección o cualquier otra referencia) "puede comunicarlo en su centro de salud" sin necesidad de que acuda al Hospital para ello, porque el cambio se actualiza directamente en la base de datos hospitalaria.Resonancias, lo que más

El fin último del sistema, recalcó Vera, es "evitar el absentismo, no desaprovechar los huecos de las consultas y que nos dé tiempo a llenar esos posibles huecos". Por eso no está de más hacer un llamamiento a la responsabilidad de los usuarios, a "ser conscientes". "Que nos avisen", instó para indicar que, generalmente, el sistema de recordatorio vía SMS se realiza con una semana de antelación; un tiempo que permite maniobrar tanto a pacientes como a profesionales si los primeros cancelan la citación por los motivos que sean. No obstante, mantuvo, todos los procedimientos son mejorables.

Las causas que llevan a los usuarios a no acudir a una citación con un especialista son ignotas, pues "no hemos hecho un estudio" en este sentido. Así que se generaliza como "incidencias" que hacen que los usuarios no puedan acudir. Entre estos imprevistos el olvido o que se haya traspapelado la notificación están incluidas, aunque suelen ser los menos.

Radiología es el área en el que mayor concentración de absentismo hay, con las resonancias magnéticas a la cabeza, seguida de ecografías y otras pruebas diagnósticas.

Que una persona no acuda a su citación con un especialista o a hacerse una prueba supone la 'pérdida' de "entre 10 y 20 minutos en una consulta que pueda ser una revisión; en una prueba diagnóstica o una prueba con cierta complejidad se superan los 20 minutos". El tiempo, evidentemente, no se pierde porque los profesionales continúan con sus tareas acumuladas, pero ese espacio bien se podría haber empleado para otro usuario quizá en lista de espera. En rayos, indicó Vera, "hacemos en festivos y por la tarde", pero se ha observado que todavía hay absentismo pese a este esfuerzo en paliar la demora.

Etiquetas
Comentarios