Despliega el menú
Economía
Suscríbete

IMPAGOS DE CACAOLAT

Los productores de leche buscan otros compradores

Según ha explicado Orduna, en una reunión con el consejero de Agricultura y la APLA, desde cacaolat poseen la voluntad de realizar los pagos atrasados.

Got, en la explotación ganadera de Palencia donde ha pasado sus primeros meses de vida.
Got, el primer toro de lidia clonado, se utilizará como reproductor en Andalucía
BRáGIMO/EFE

Los productores de leche de Aragón tendrán que buscar otras vías para comercializar su producción ante los reiterados incumplimientos en los pagos de Cacaolat, una de las empresas de Nueva Rumasa que les debe más de dos millones de euros.

Así lo ha indicado el gerente de la Asociación de Productores de Leche de Aragón (APLA), Javier Aparicio, tras una reunión con el consejero de Agricultura aragonés, Gonzalo Arguilé, y el director general de Fomento Agroalimentario, Pedro Orduna, quien previamente ha hablado por teléfono con el director general de Cacaolat, quien le ha asegurado que la situación es meramente coyuntural por el «pánico mediático» que se ha producido hacia Nueva Rumasa.

Según Orduna, el director general de Cacaolat le ha transmitido que la voluntad es seguir cumpliendo con los compromisos en los pagos a los productores de leche aragoneses y que esta empresa, que el año pasado tuvo beneficios, es independiente, aunque su accionista mayoritario es Clesa, una de las diez compañías acogidas al procedimiento especial de la Ley Concursal que permite refinanciar la deuda para evitar la suspensión de pagos.

El director general de Fomento Agroalimentario ha apuntado, además, que el director general de Cacaolat se ha ofrecido a trasladarse a Zaragoza para reunirse con los ganaderos «en cuanto se lo pidamos».

Ha hecho hincapié en que los ganaderos aragoneses están «cargados de razón», por los incumplimientos, y el Gobierno de Aragón intentará buscar otros canales de comercialización, en otras centrales lecheras, además de garantizar que Cacaolat cumpla con los pagos pactados.

Además, ayudará a los productores a que tengan garantizado el suministro de piensos, mediante créditos, para evitar que se resienta la cabaña.

Aparicio ha explicado, por su parte, que los ganaderos aragoneses intentarán buscar otras alternativas para comercializar la leche «en un plazo más o menos corto» y decidir si dejan de suministrar su producción a Cacaolat, cuyos responsables mantienen que cumplirán sus compromisos de pago, según Aparicio.

«Esta historia -ha lamentado- la venimos oyendo hace muchos meses atrás» y sería dar «por enésima vez» un margen de confianza a la empresa, pero ahora, ha remarcado, «sí es necesario buscar alternativas para poder colocar el producto en otros mercados».

Alto índice de afectados

Ha recordado que unos 60 productores de leche de los 85 que hay en la Comunidad están afectados por los impagos de la planta de Cacaolat de Utebo (Zaragoza), pero en torno a la mitad, de dos de las tres cooperativas que suministran a la empresa, Altoaragón de Binéfar y Los Amantes de Teruel, ya han dejado de entregar su producción y han buscado otros clientes, sobre todo de la Comunidad Valenciana y Cataluña.

Ha explicado que a finales del año pasado los ganaderos, que entonces suministraban unos 90.000 litros de leche diarios a la empresa, que ahora recibe unos 50.000, pactaron con la dirección de Cacaolat un calendario para cobrar las cantidades que tenían pendientes hasta el 31 de diciembre y una nueva fórmula de pago para la leche que se entregara a partir del 1 de enero de este año, que ya se ha incumplido, porque el primer pago debía haberse efectuado el 12 de febrero.

Si se siguen confirmando estos incumplimientos, ha reiterado, la alternativa para los productores es buscar otros caminos para la comercialización de la leche, una decisión que tendrán que tomar en el plazo más breve posible porque el perjuicio es cada día mayor para los ganaderos, que tienen un importante problema de liquidez y su vez tienen que afrontar pagos a sus proveedores.

En ese sentido, ha avanzado que se va a intentar buscar una solución para aliviar la situación financiera de los productores.

«Si se confirma este incumplimiento de pago, lógicamente la solución tiene que ser buscar vías alternativas», ha apuntado Aparicio, quien ha recordado además que los ganaderos aragoneses ya tomaron acciones legales para cobrar unos pagarés devueltos, que siguen su curso.

Rubén Muñoz, un ganadero de Remolinos (Zaragoza) afectado por los impagos, que suman 540.000 euros desde octubre de 2010, y que entrega a Cacaolat 13.000 litros de leche diarios, ha denunciado tras la reunión que le han comunicado que no podrá suministrar más leche a la empresa por haber denunciado su situación en televisión.

«Él (en alusión al presidente del grupo Nueva Rumasa, José María Ruiz-Mateos), tiene el poder de no pagar y de hacer lo que le dé la gana« y alguien «tendrá que ponerle a éste las pilas, pararlo de una vez», ha recalcado este ganadero, quien ha denunciado que el Gobierno no les ayuda y ha advertido de que si tiene que vender su leche a un bajo precio la llevará a la plaza de España de Zaragoza o la tirará en la carretera.

Etiquetas