Economía

CONFLICTO LABORAL

Lear sortea la huelga de su fábrica en Épila con una operación logística muy cara

La empresa manda camiones con piezas hechas en Proma a su planta alemana, de donde reenvía los asientos acabados.El comité reclama que emplee ese dinero en el acuerdo de indemnizaciones.

Lear sortea la huelga de su fábrica en Épila con una operación logística muy cara
BEATRIZ GóMEZ

Dirección y comité de empresa de Lear Épila volverán a reunirse hoy por la mañana en el SAMA con la intención de desbloquear un conflicto bastante enquistado tras los "acontecimientos desgraciados" del pasado jueves, cuando la Guardia Civil cargó varias veces contra los trabajadores que a las puertas de una nave de Pedrola trataban de evitar que la empresa les reventara la huelga con camiones cargados de asientos para abastecer la línea del Corsa en Figueruelas. "La dirección se está gastando mucho dinero en t raer asientos desde Lear Alemania cuando lo podía emplear en el acuerdo de indemnizaciones", criticó ayer Isidro Agustín, de UGT y presidente del comité de empresa de Lear.

De hecho, Bernardo Periona, responsable del comité de Proma Hispania -empresa que provee a Lear Épila de toda la estructura metálica de los asientos, es decir bastidor y respaldo- confirmó ayer que la semana pasada, cuando se inició la huelga, salieron ya cuatro camiones cargados de estructuras de asientos para el Corsa cinco puertas hacia la planta de Lear en Eisenach y este lunes salieron dos más. "De todas formas, yo a este sistema de mandar camiones desde aquí a Alemania -que les cuesta llegar tres días y otros dos acabar de montarlos ahí- para traerlos aquí de nuevo, no le veo viabilidad. Creo que la empresa está tratando de echarle un pulso al comité, pero este sistema no es eficaz porque la planta de Lear en Eisenach no puede llegar a todo, ya que tienen que abastecer también de asientos al Corsa tres puertas, que es el que se hace ahí". Además, explicó Periona, "ya no nos quedan contenedores: los tenemos todos llenos de bastidores y respaldos que no sabemos dónde dejar, de ahí que el suministro para los asientos del tres puertas habrá que mandarlos en cajas de cartón y eso supone más coste".

El alcalde de Épila, Martín Llanas, pidió ayer a la dirección de Lear que "tenga sentido común y se siente a negociar", ya que a nadie beneficia que "GM produzca Corsas en malas condiciones, que Lear pierda dinero trayendo los asientos desde Alemania y que se gaste más de lo que le costaría el acuerdo de los trabajadores".

"La plantilla está muy dolida"

El comité espera también que la dirección mueva ficha para mejorar las condiciones del ERE extintivo presentado para 78 trabajadores. "La plantilla está muy dolida y por eso su posición es ahora muy dura. A ver la empresa con qué talante viene hoy. Algo más tendrán que poner, aunque ya nos ha dicho que pagar 85 días de indemnización es imposible", manifestó el presidente del comité, Isidro Agustín. No obstante, en otros despidos en plantas españolas de Lear se han llegado a dar 60 días y admitido prejubilaciones de las que la empresa no ha querido ni oír hablar en Zaragoza hasta ahora.

"La plantilla ya está en la calle y ahora volver a meterla a fábrica requiere una solución por parte de la empresa", señaló Raúl Pascual, de UGT en el comité de Lear. "Lear tendrá que presentar alguna oferta. Las condiciones de la negociación son otras. Han cambiado después de que la empresa intentase eliminar el derecho a la huelga trayendo asientos desde Alemania y la brutal carga que sufrieron los trabajadores", añadió Lorenzo Roy, secretario de la sección sindical de CC. OO. en el comité de Lear. A juicio de Víctor García, de CGT, "la carga solo sirvió para reforzar las posiciones de la plantilla y que quedara claro que estamos todos juntos en la lucha". De hecho, la plantilla, que ayer protagonizó su quinta convocatoria de huelga, volvió a expresar su malestar por las calles de Épila en una protesta que desembocó a las puertas del Ayuntamiento de la localidad. El alcalde se sumó a esta concentración, que los trabajadores piensan repetir todos los días de huelga a las 13 horas. Además, han solicitado poder concentrarse este sábado a las 12 en la plaza de España de Zaragoza.

Mientras tanto, en Figueruelas se siguen produciendo Corsas como se puede. No obstante, fuentes de la factoría advirtieron de que si esta semana no se llega a un acuerdo habría que parar la línea 2.

Etiquetas