Despliega el menú
Economía
Suscríbete

POSICIÓN INTERNACIONAL

La desconfianza hacia España sigue y el interés del bono supera el 5%

La presión por la crisis de la deuda se extiende por la zona del euro aunque las principales bolsas europeas cerraron al alza.

El Ibex, que llegó a caer un 1,28% en la sesión, cerró con una modesta subida del 0,52%.
La desconfianza hacia España sigue y el interés del bono supera el 5%
JAVIER LIZóN/EFE

La prima de riesgo o desconfianza de los mercados a invertir en España se mantuvo ayer en máximos desde la creación del euro y el interés del bono español a 10 años superó el 5%, nivel que no alcanzaba desde julio de 2002 y que obliga al Tesoro a asumir un mayor coste en emisiones futuras.

El temor al contagio de la crisis de Irlanda a otros países hizo que un día más los inversores optaran por desprenderse de deuda europea, aunque tras la apertura de Wall Street se decantaron por comprar acciones en el Viejo Continente, lo que permitió el cierre al alza en los principales parqués. Gracias a ese tirón, al final la Bolsa española consiguió anotarse una subida del 0,52% y recuperar los 9.700 puntos, a pesar de que en las primeras horas de sesión llegó a retroceder el 1,28%. El alza apenas compensa el 3,05% que perdió el martes, ni el 2,7% que retrocedió el lunes.

Presión sobre Alemania

Los principales parqués europeos se recuperaron tras dos días de desplome y cerraron al alza: en Londres, el índice Footsie 100 registró un alza de 1,36%, el Dax de los 30 principales valores de la bolsa de Fráncfort subió 1,77% y el mercado de París ganó un 0,62% hasta tocar los 3.747,61 puntos. Al margen de la renta variable, en el mercado secundario de deuda los bonos españoles siguieron perdiendo atractivo y el interés que exigían los inversores se disparó hasta el 5,06%, frente al 4,894% del martes.

La presión llegó también sobre el bono alemán a 10 años, considerado el de mayor solvencia en Europa, lo que empujó su rentabilidad desde el 2,600% al 2,707%. Por eso, si se compara el interés del bono alemán con el español a 10 años, la diferencia entre ambos, que sirve para medir la mayor percepción del riesgo de invertir en España, se mantuvo en 235 puntos básicos.

Ante tantas dudas sobre la solvencia de España, la vicepresidenta segunda y ministra de Economía, Elena Salgado, insistía en una entrevista en Punto Radio en que España "no tiene el más mínimo riesgo" de necesitar ser rescatada por la UE.

En cualquier caso, la tormenta de la deuda se propaga por la zona del euro y el castigo que supone para la confianza en la moneda única enciende la polémica entre la canciller alemana Angela Merkel y el todopoderoso Banco Central Europeo, en una jornada en la que coincidieron el anuncio de un severo plan de ahorro en Irlanda con el seguimiento masivo de la huelga general convocada en Portugal contra el programa de ajuste. Merkel ha advertido que la zona euro se encuentra en una situación "extremadamente seria". Y en un debate en el Parlamento alemán, en su defensa de los presupuestos del Estado para 2011, echó en cara a su antecesor, el socialdemócrata Gerhard Schroder, haber facilitado a países como Grecia el acceso a la moneda única pese a los dudosos datos económicos. Sus declaraciones profundizaron el malestar que ya han manifestado los responsables de varios bancos centrales europeos tras las palabras del ministro germano de Finanzas, Wolfgang Schauble, quien advirtió de que el futuro de la zona euro estaba en juego por el rescate de Irlanda.

Llueve sobre mojado. Diversos miembros del BCE, el gobernador del Banco de España entre ellos, han criticado a Alemania por plantear a destiempo, y en plena tormenta de los mercados, que un futuro rescate de un país socio del euro se lleve a cabo con participación de fondos privados.

Etiquetas