La banca tensa la cuerda con el cliente con una subida del 3,5% en las comisiones

Algunas entidades cobran hasta 240 euros al año por administrar las cuentas de los usuarios que no tienen ningún tipo de vinculación.

Tarjeta de crédito
Tarjeta de crédito

Domiciliar recibos o nóminas, firmar una hipoteca o contratar un fondo de inversión o un plan de pensiones. Son algunas de las alternativas para evitar que el banco aplique comisiones elevadas por servicios financieros básicos como la gestión de una cuenta o el mantenimiento de la tarjeta de débito. Según un informe de Asufin con datos remitidos por las entidades al Banco de España a mediados de abril, la comisión media anual por administración se encareció cinco euros el pasado año, pasando de 145,82 euros a 150,9 euros. Casi un 3,5% más mientras el sector se resiste, por otro lado, a trasladar la subida de tipos de interés a la remuneración del ahorro vía depósitos a plazo.

Hay que tener en cuenta que el dato se refiere a una media y que, bajando al análisis de entidad por entidad, la mayoría ha mantenido este tipo de costes en los últimos meses. La media, en realidad, se eleva por las subidas aplicadas por Deutsche Bank y Kutxabank para sus clientes no vinculados. Pero eso no quiere decir que el resto de bancos haya optado por rebajar sus comisiones. De hecho, el Barómetro de Asufin apunta a que solo Unicaja las ha recortado, pasando de 120 a 36 euros.

Para los clientes sin la vinculación necesaria que permita esas rebajas, algunos de los grandes bancos llegan a cobrar hasta 240 euros al año. Una cifra que desde la asociación de usuarios financieros califican de "desorbitada", apuntando a que en muchos casos obliga a buscar alternativas como "asumir productos como cuentas online que, a su vez, obligarán a realizar la operativa exclusivamente a través de los canales de Internet del banco, lo que requiere conocimientos y tener los dispositivos adecuados".

Es decir, critican que esa política de costes conlleva cierto riesgo de exclusión financiera para esos clientes sin vinculación. En su análisis, Asufin también detecta que las comisiones máximas por los servicios más básicos (mantener la cuenta y una tarjeta de débito) también han subido en el último año, aunque de forma más moderada, desde 175,82 euros hasta los 176,82 euros. Todo a pesar de la importante bajada que, esta vez sí, se ha producido en el coste de mantener una tarjeta de débito.

Cuatro años al alza

En todo caso, desde 2020 -año en el que la banca sufrió una fuerte mordida en sus resultados por el impacto de la pandemia- los costes financieros más básicos (cuenta más tarjeta) han mostrado una evolución fuertemente alcista. En concreto, y según el estudio de Asufin, en ese acumulado de cuatro años esos costes básicos han subido más de un 15%, superando la media del total de servicios financieros, cuyo coste acumula un alza del 11,45% en el periodo.

Los expertos también advierten de la proliferación de vinculaciones 'premium'. Es decir, entidades que han elevado, por ejemplo, los importes mínimos de domiciliación de nómina o de la inversión en otro producto financiero para poder acceder a las rebajas de comisiones en sus cuentas. Unos datos que llegan en un momento en el que el Banco de España ha vuelto a reclamar al sector que acelere las denominadas cuentas de pago básicas, un producto con precio regulado por ley y que las entidades españolas y europeas están obligadas a ofrecer a los clientes con menos recursos pero que, sin embargo y en la práctica, siguen siendo grandes desconocidas para este colectivo.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión