Economía
Suscríbete

La aragonesa Industrias Pardo amplía instalaciones para atender la mayor demanda de camas geriátricas y hospitalarias

La empresa del grupo Pikolin, que da trabajo a 150 operarios en tres turnos, facturó 22,5 millones en 2022 y alcanzará este año los 25 en ventas

Instalaciones de Industrias Pardo, de equipamiento hospitalario, en el polígono Centrovía.
Instalaciones de Industrias Pardo, de equipamiento hospitalario, en el polígono Centrovía.
Francisco Jiménez

Los 15.000 metros cuadrados de fábrica que Industrias Pardo, filial del grupo Pikolin, tiene en el polígono Centrovía de La Muela se le han quedado pequeños para atender el volumen creciente de pedidos de camas hospitalarias y geriátricas. La necesidad de duplicar el espacio de taller, que integra a la parte productiva, les ha hecho levantar tres carpas en la parte de de atrás de la nave, aún en proceso de montaje, para trasladar, en los cuatro meses que quedan hasta final de año, el almacén.

La intención es tener operativas al año que viene estas tres carpas de unos 3.000 metros cuadrados para almacenar estructuras de las camas y otras piezas que conforman esas 8.000 referencias que Pardo produce en equipamiento hospitalario y geriátrico. "Todo lo que son residencias es un sector en expansión con un crecimiento muy firme y sólido·", han indicado fuentes de la empresa, que lleva más de 50 años fabricando camas de hospital y 10, desde 2014, sirviéndolas desde el polígono de La Muela, emplazamiento en el que cumplirán su décimo aniversario en 2024 y en el que llevan invertidos más de 10 millones de euros.

Con el impulso que supuso la pandemia, el sector desde finales del año 2021 ha cobrado un gran impulso. "Y está tirando sobre todo el sector geriátrico, que cada vez necesita mayor número de camas para atender enfermedades mentales en mayores", han señalado. La exportación en Industrias Pardo representa el 35% y el resto es mercado nacional.

Ante esta necesidad creciente, Industrias Pardo ha tenido que recrecer espacio en la fábrica para incorporar nuevas línea de producción y hacer más eficientes los procesos. Atender antes de que acabe el año dos grandes proyectos, uno de casi mil camas para el servicio de Seguridad Social de México –un mercado vital para esta filial de Pikolin– y de otras mil camas para distribuir en la red hospitalaria de la Generalitat de Cataluña les ha obligado ya en el segundo trimestre de este año a incorporar un tercer turno que previsiblemente tengan que mantener.

Con una facturación de 22,5 millones el pasado año, la previsión este 2023 es alcanzar los 25, cifra de negocio que ya supera la de antes de la pandemia. Aunque los márgenes se han visto reducidos por el incremento tan fuerte que han sufrido en los últimos años los consumos energéticos (luz y gas), así como las materias primas, cuyo aumento cifran en un 15%, en ventas se mantiene la cifra ascendente, lo que permite seguir invirtiendo, han señalado fuentes de la empresa. "Este negocio es muy exigente. Hay que invertir en desarrollo de producto, en innovación, y también en proceso productivo para mejorarlo e ir ganado en automatización y eficiencia", han destacado.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión