Economía
Suscríbete por 1€

Heraldo del Campo

Más información para actuar mejor ante el volátil mercado

Expertos y responsables de organizaciones se reunían esta semana en Zaragoza para analizar cómo es la información que se intercambian los países para anticiparse a hechos como la guerra de Ucrania, que puedan alterar los mercados de cereales.

La invasión rusa a Ucrania y los altos costes energéticos ha añadido inestabilidad al mercado del cereal. En la imagen, vista de un barco de cereales ucranianos en el puerto de Constanza en Rumanía.
La invasión rusa a Ucrania y los altos costes energéticos ha añadido inestabilidad al mercado del cereal. En la imagen, vista de un barco de cereales ucranianos en el puerto de Constanza en Rumanía.
M.A./EFE

El Instituto de Altos Estudios del Mediterráneo de Zaragoza (IAMZ) acogía esta semana la novena reunión de la Red MED-Amin, un organismo creado en 2014 a petición de los ministros de Agricultura de los trece países miembros del Centro Internacional de Altos Estudios Agronómicos del Mediterráneo (Ciheam) con el objetivo de hacer seguimiento de los mercados de productos agrícolas y de compartir la información "más precisa y certera" para hacer frente a crisis alimentarias causadas por factores como la evolución de precios, entre otros muchos.

El encuentro reunía en la capital aragonesa durante día y medio a decenas de expertos y responsables políticos de los trece estados pertenecientes al Ciheam, así como de miembros de organizaciones multinacionales. Los participantes abordaron asuntos como las perspectivas de los mercados de cereales, su cultivo en la cuenca del Mediterráneo y el cambio climático desde la perspectiva de la seguridad alimentaria o el impacto de la invasión de Ucrania en los países mediterráneos.

La directora adjunta del Ciheam Montpellier, Elen Lemaître-Curri, incidía en la "gran sensibilidad de estos mercados", por lo que es necesario avanzar en el intercambio de información entre los países y por ello desde esta red "se está facilitando la formación específica para poder analizarla de la manera más adecuada para poder hacer estudios comparados de los mercados de cereales en los países miembros".

Pese a que el intercambio de información es cada vez mayor, sigue siendo difícil hacer previsiones sobre la evolución de los precios de los cereales. Sin embargo, "hay factores que parecen estar contribuyendo a una estabilización de precios a la baja, como las rutas de salida del cereal almacenado de Ucrania o el acuerdo sobre el grano del Mar Negro facilitado por Naciones Unidas y Turquía", explicaba el secretario general de Agricultura y Alimentación del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, Fernando Miranda. "Con carácter general no hay motivos de preocupación por que pueda haber escasez o falta de cereales o de materia prima para la alimentación en la Unión Europea, pero quizá sí en países que puedan ser altamente dependientes o en situaciones financieras difíciles", recalcaba Miranda.

El consejero de Agricultura del Gobierno de Aragón, Joaquín Olona, destacaba la "necesidad de información lo más certera y fidedigna posible para que las decisiones del sector sean acertadas".

Para Olona, si bien en términos de suficiencia de productos puede no haber problema, el gran reto es su asequibilidad, sobre todo para grupos más vulnerables, que también están en los países avanzados. "Esto nos dice que la seguridad alimentaria no está tan resuelta como pensábamos antes de la pandemia", puntualizó.

Asistentes a la novena reunión de la Red MED-Amin celebrada esta semana en Zaragoza.
Asistentes a la novena reunión de la Red MED-Amin celebrada esta semana en Zaragoza.
Ciheam

La invasión rusa de Ucrania ha provocado, entre otras muchas cosas, un incremento de los precios de los productos agrícolas, así como severas perturbaciones en los mercados, entre otros en los de cereales como trigo, cebada, maíz y arroz.

Para tratar de paliar los efectos de situaciones como la de este conflicto o de crisis anteriores como las de 2008, que supuso una inusual subida de precios de alimentos básicos, entre ellos los de los cereales, los trece países miembros del Centro Internacional de Altos Estudios Agronómicos del Mediterráneo (Ciheam por sus siglas en francés) creaban la red MED-Amin, para hacer seguimiento de los mercados de estos cuatro cereales.

Esta red surgió en 2014 con el objetivo de mejorar la calidad de la información sobre los mercados de cereales en el arco mediterráneo, una zona muy integrada en los circuitos comerciales internacionales de cereales y muy vulnerables a la volatilidad de los precios. Está coordinada por el Ciheam de Montpellier (uno de los cuatro Institutos del Centro, junto a los de Bari, Chania y Zaragoza).

La red MED-Amin "fomenta el diálogo y la confianza entre países que suelen posicionarse en los mercados de cereales de forma individual. Junto a exportadores netos como Francia, Turquía o España, se encuentran los principales importadores netos del mundo, que son Egipto y Argelia", explican desde la red. "El trabajo en red y el conocimiento mutuo benefician a la seguridad alimentaria y promueven una respuesta coordinada en situaciones de crisis alimentaria, como la actual del Mar Negro, cuyo impacto directo en las economías del Mediterráneo reflejan la fragilidad de los sistemas alimentarios y la necesidad de reforzar las alianzas regionales", añaden.

Para ello, explican, MED-Amin, a través de su estrecho seguimiento y de las asociaciones establecidas, proporciona una valiosa información a los operadores de los sectores y las administraciones y participa en un enfoque regional de cooperación para la seguridad alimentaria. Y lo hace a través de una serie de recomendaciones que trasladan a los agentes decisores de cada uno de los países miembros. Estas recomendaciones pasan, según refleja el segundo MED-Amin Policy Brief, por garantizar "la existencia de la capacidad suficiente para realizar controles sobre el terreno, que cada país cuenta con las herramientas suficientes y fiables para el análisis centralizado de datos remotos y los indicadores agroclimáticos; que la coordinación entre los diferentes organismos es robusta y de reacción rápida; o que la información obtenida de manera local se centraliza de forma rápida y se pone a disposición de los actores implicados", entre otras directrices establecidas con el objetivo de obtener la mayor y mejor información para el conocimiento de los mercados cerealistas.

Confianza y conocimiento

En el contexto de crisis actual la red desarrolla diversas actividades para reforzar la confianza y el conocimiento de los mercados de cereales. La Secretaría de esta red refuerza la alerta temprana sobre la producción en el área mediterránea y los mercados estratégicos gracias a la implicación de los "puntos focales" de los trece países miembros.

Asimismo, la red mantiene colaboraciones con socios estratégicos como el Consejo Internacional de Cereales (IGC), la Secretaría de AMIS en la FAO o el Centro Conjunto de Investigación (JRC) de la Comisión Europea. Este tipo de colaboraciones permiten, por ejemplo, junto al JRC, la publicación de previsiones de cosecha temprana para la región tres veces al año. Además, MED-Amin organizó junto al IGC diversos seminarios web de intercambio sobre la futura cosecha y la calidad del grano en los países exportadores de cereales. En colaboración con la FAO, la red ha desarrollado recientemente un indicador mediterráneo sobre el precio de los insumos.

Una de sus actividades más relevantes es la elaboración de hojas de balances basadas en normas internacionales. El análisis de los datos les permite hacer previsiones a corto plazo (balances de previsión) y ayuda a orientar las políticas públicas asociadas y a anticipar mejor las crisis alimentarias y las consiguientes inestabilidades sociales. Asimismo, la red elabora análisis y recomendaciones para los responsables de las tomas de decisiones.Desde este mismo año, la red MED-Amin ha iniciado el fortalecimiento del sistema de alerta temprana en y para el Mediterráneo con el objetivo de dotar a la región de mejores herramientas para la anticipar y gestionar mejor las crisis relacionadas con los mercados agrícolas.

La red en cifras

Los trece países miembros de la red MED-Amin representan el 6% de la población mundial (470 millones de habitantes), el 47% de la producción mundial y el 51% del consumo mundial de trigo duro. Este cereal representa entre el 10% y el 30% del consumo de trigo de los países miembros de la red. En lo que respecta al trigo blando, los países de MED-Amin suponen el 11% de la producción mundial de este cereal y el 29% de las importaciones de trigo blando. Asimismo, representan el 17% de las importaciones de maíz, esencial para los sectores de la alimentación y de la carne.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión