Economía
Suscríbete por 1€

Heraldo del Campo

La buena fruta (además de fresca) también se vende 'Entarrico'

Saltamontes Bio, que une a productores ecológicos de varios valles de Calatayud, lanza elaborados de pera y manzana para ampliar su actividad.

AT Saltamontes Bio une a siete fruticultores de producción ecológica.
AT Saltamontes Bio une a siete fruticultores de producción ecológica.
J.Macipe

El mantra de que la elaboración es una asignatura pendiente en el ámbito agroalimentario aragonés sigue en vigor y es algo contra lo que lucha a brazo partido un pequeño grupo de agricultores de la zona de Calatayud. Se trata de la SAT Saltamontes Bio, que une bajo la misma enseña a siete fruticultores de producción ecológica con cerca de 200 hectáreas repartidas entre Moros, Montón, Paracuellos de Jiloca, Maluenda y la propia Calatayud, en los valles del Jalón, el Jiloca y el Manubles. Desde otoño del año pasado comercializan la marca ‘Entarrico’, elaborados de pera y manzana para beber y para untar.

"Es fruta, al 100%. Totalmente natural y ecológica, como todo lo que producimos. Y no lleva azucares añadidos. Por normativa no se puede decir ni que es zumo ni mermelada. Es solo fruta pero dentro de un bote", sentencia Marisa Rubio, de Maluenda. "La idea era complementar la producción que tenemos en fresco con algo elaborado a partir de nuestros productos, para cerrar el círculo", apunta Alberto Estella, de Montón, que incide en que "es lo que siempre ha faltado en Aragón: hemos tenido buenos productos, de gran calidad pero no hemos sabido dar valor añadido ni sacar buenas marcas ni promocionar ni elaborarlos".

Por el momento, la producción, explican, se está "haciendo fuera" y se ha hecho un lanzamiento limitado para "comprobar la respuesta del mercado". "Se está haciendo una elaboración de la máxima calidad, que estamos promocionando y viendo qué tal funciona". De la misma forma, reconocen que el principal reto por delante es subir un escalón más y lanzarse a la producción desde la zona en la que están asentados. "En mente tenemos el obrador. Ya están solicitadas las ayudas y subvenciones, los compromisos de apoyo", enumera Rubio.

Cuentan con cerca de 200 hectáreas en diferentes localidades.
Cuentan con cerca de 200 hectáreas en diferentes localidades.
J. Macipe

"Si todo va bien, lo tendremos listo para afrontar la campaña que viene", concreta Estella, que subraya que "es una forma de cerrar el círculo". "Es importante por la zona donde estamos: que haya desarrollo económico, que se asiente población y que todo no se vaya a las zonas más ricas", sostiene Estella. Junto a Rubio y Estella se encuentran Victorio Catalán y Eduardo Bernal de Calatayud, Víctor Casado y Fina Martínez de Moros y José Luis Herrero, de Maluenda.

Todos ellos llevan años colaborando, pero no fue hasta 2020 cuando unieron fuerzas de forma oficial con la creación de Saltamontes Bio. "Era una forma de darnos visibilidad legal, pero ya llevábamos tiempo colaborando, compartiendo gestor y es una forma de reunir esfuerzos, especialmente, para afrontar la venta en un mercado al que, en solitario, no puedes llegar". Desde cereza, melocotón y otra fruta de hueso a muchas variedades de peras y manzanas: "Buscamos aquellas que mejor se adaptan a un clima tan extremo, de grandes contrastes", puntualizan.

Además del punto fuerte que supone la fruta, también están haciendo incursiones con las hortalizas. "Este tipo de producción –ecológica– es un valor añadido: tienes una calidad diferenciada y certificada por un comité, que te abre mercados más exigentes y te condiciona". "Es más sostenible y lo que conlleva detrás nos interesa a todos", insisten.

Para inculcarlo, el grupo es un habitual de las ferias del sector y ya han puesto una pica en Berlín, en Organic Food, en Alimentaria y también en todas las ferias locales. "Vamos vendiendo también al detalle, dándonos a conocer y difundiendo lo que hacemos", explica Rubio. Incluso se han adentrado en las aulas.

"Hemos hecho charlas en colegios, incluso talleres para hacer compota. Así sensibilizamos desde la base, a los niños y a las familias sobre qué se puede cultivar, la diferencia con lo convencional, el sabor, las propiedades… No es solo quienes van a ir a comprar, sino quienes viven donde se cultiva. Y si se respeta el entorno, durará más para todos", destaca Catalán.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión