Economía
Suscríbete

Una base militar móvil que se alimenta con hidrógeno

El equipo de campaña construido por Arpa en el marco del proyecto europeo Zeroenergymod llega a la Base San Jorge del Ejército de Tierra en Zaragoza.

Clara Arpa y Javier Navarro, director general de Industria de la DGA, en el centro, con representantes de empresas, de la Fundación del Hidrógeno y del Ejército, en la Base.
Clara Arpa y Javier Navarro, director general de Industria de la DGA, en el centro, con representantes de empresas, de la Fundación del Hidrógeno y del Ejército, en la Base.
DGA

La Base San Jorge del Ejército de Tierra en Zaragoza cuenta ya con un módulo habitable, transportable y fácil de instalar, con autonomía eléctrica y cero emisiones, que será puesto a prueba después del verano. Construida por Arpa Equipos Móviles de Campaña (EMC), la instalación, basada en el estándar Passivhaus y vinculada a recursos energéticos renovables (fotovoltaicos y eólicos) y a un sistema de almacenamiento híbrido que combina el uso de baterías con una solución estacional basada en la tecnología de hidrógeno, estará en estas tierras antes de su envío definitivo, en 2023, a la base española Gabriel de Castilla en la Antártida.

Zeroenergymod es el nombre de este proyecto demostrativo de innovación que pretende conseguir módulos móviles habitables con una demanda energética casi nula que además se pueda satisfacer con recursos renovables. Coordinada por la Fundación del Hidrógeno en Aragón, la iniciativa cuenta con fondos europeos del programa Life+ y en la misma participan también, además de Arpa, el Centro Universitario de la Defensa y la empresa B-Haus. Representantes de todas entidades participaron ayer en la presentación de una instalación de casi 60 metros cuadrados que, según explicó a este diario Clara Arpa, directora general de Arpa EMC, puede ser utilizada como oficina o como módulo habitacional.

El proyecto Zeroenergymod se puso en marcha a finales de 2020 y el primer año se centró en crear una evaluación de referencia sobre materiales y técnicas de construcción para desarrollar un módulo que cumpliera los requisitos técnicos y de movilidad requeridos. En el segundo año se construyó el prototipo en la sede de Arpa en La Muela, que posteriormente se ha desmontado, trasladado y montado de nuevo en la Base San Jorge.

La segunda mitad de la iniciativa, según informaron desde la consejería de Industria del Gobierno de Aragón, se centrará en la demostración y monitorización del prototipo construido. La idea inicial era que estuviese en Zaragoza primero y luego en una base militar en Riga (Letonia), pero la invasión rusa de Ucrania ha hecho cambiar estos planes. Por ello se ampliará el tiempo de demostración en España antes del traslado definitivo a la Antártida, donde se validará la idoneidad del prototipo en uno de los entornos más extremos conocidos.

«La situación geopolítica ha dado más valor a un proyecto que vale la pena, ya que ha demostrado la importancia de que seamos más independientes desde el punto de vista energético», apuntó ayer Clara Arpa, que insistió en la importancia de no depender en logística del combustible de países como Rusia.

La iniciativa Zeroenergymod cuenta con un presupuesto de más de un millón de euros, financiados al 55% por el paquete europeo Life+.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión