Economía
Suscríbete por 1€

entrevista

Yolanda Gella: "En Aragón la competencia por los clientes en la banca es muy intensa, pero es sana"

La directora de Bankinter en la organización territorial de Aragón, Navarra, La Rioja y Soria habla en esta entrevista de la situación de la entidad y del sector financiero.

Yolanda Gella, directora de Bankinter en Aragón, Navarra, La Rioja y Soria.
Yolanda Gella, directora de Bankinter en Aragón, Navarra, La Rioja y Soria.
Oliver Duch

¿Qué hueco tiene Bankinter como banco de referencia en Aragón, con la competencia que hay?

Somos un banco con 57 años de trayectoria, muy ligado a los territorios en los que hemos estado históricamente presentes y, desde luego, Aragón es uno de nuestros mercados prioritarios dentro del ámbito nacional. En esta comunidad autónoma somos uno de los actores clave dentro de la banca, tras 48 años prestando nuestro apoyo financiero a las familias y a las empresas. Nuestro papel es ser canalizador financiero de proyectos con el fin de que estos puedan ejecutarse, es decir, para que una familia pueda adquirir una vivienda, para que una empresa de Zaragoza, de Huesca o de Teruel pueda acometer una inversión o dé su primer paso para comenzar su actividad en el exterior. De hecho, como muestra de ello están las cifras de inversión crediticia en esta organización territorial de cuatro comunidades autónomas que, a cierre de 2021, se situaron en 2.700 millones de euros millones de euros. En Aragón la competencia por los clientes es muy intensa, pero se trata de una competencia sana.

Al asumir el nuevo puesto, dijo que apostaría por dos pilares: banca comercial y de empresas. ¿A qué se debe esa apuesta?

En esta nueva etapa que he comenzado dentro de la organización territorial que dirijo, y que comprende Aragón, pero también Navarra, La Rioja y Soria, por razones de cercanía geográfica, hemos definido una estrategia muy clara para impulsar banca comercial y banca de empresas. Este objetivo aparentemente tan teórico está fuertemente enraizado con la economía real: los bancos tenemos que ayudar a hacer realidad iniciativas sólidas que necesitan inversión y que permiten avanzar a los ciudadanos, al tejido empresarial, a la economía. Por supuesto que nos marcamos objetivos comerciales, pero detrás de los números siempre hay proyectos de personas que han podido llevarse a cabo. Con esa base, vamos a reforzar nuestra propuesta de valor tanto en banca comercial, que es la dirigida a clientes personas físicas, como en banca de empresas, donde tenemos una gran especialización que viene del propio origen de Bankinter, ya que nació como un banco industrial.

Bankinter ha registrado cifras récord en banca de consumo. ¿Hay un interés especial de la entidad por seguir registrando récords en ese campo?

Es cierto que en este semestre hemos visto una cierta reactivación del consumo, que ya venía de meses anteriores, a pesar de un entorno que se ha visto marcado por la subida de la inflación y por una dosis de incertidumbre en el escenario macroeconómico europeo, en general, a causa de la guerra en Ucrania. Pese a ello, nuestra filial del consumo, Bankinter Consumer Finance, como usted comentaba, ha marcado un récord al superar en mayo la cifra de los 4.000 millones de euros de inversión crediticia, lo que supone un crecimiento del 39%, en comparación con las cifras de hace un año. En Bankinter, apostamos por un crecimiento del negocio de consumo, siempre de la mano de la coyuntura económica, pero en ella se da un factor que hay que tener muy en cuenta: los fondos europeos. En el banco queremos anticipar esas ayudas, complementarlas y ayudar a que se capilaricen y lleguen al máximo de empresas y pymes

En breve entramos ya en un nueva era en tipos de interés. Este tema puede preocupar mucho a familias con hipotecas, pero no a los bancos. ¿Cuánto valoran en la entidad las decisiones anunciadas por el BCE?

Hemos afrontando en los últimos seis años una situación absolutamente inédita en la que los tipos de interés oficiales han estado en negativo durante todo este periodo. Ahora, el BCE ha anunciado una próxima subida que, de momento, no ha llegado, aunque el euríbor, el principal indicador para las hipotecas a tipo variable, ya dejó el terreno negativo el pasado 12 de abril y cerró mayo en el 0,287%. Ello supone un cambio para los préstamos a tipo variable cuyo diferencial se revise a partir de mayo. No obstante, en el banco ponemos a disposición de los clientes una gama de opciones y servicios para adaptarnos a sus necesidades y poderles dar mayor tranquilidad en su economía diaria.

¿Cuánto ha cambiado la operativa del banco como consecuencia de la pandemia?

Qué duda cabe que la pandemia ha acelerado procesos tecnológicos y digitales, incluso en Bankinter, que es un banco muy digital porque sus clientes lo son. El modelo no ha cambiado, en el sentido de que seguimos siendo una entidad omnicanal, que quiere decir que atendemos al cliente por el canal físico, a distancia o digital que elija en cada momento a su conveniencia. Pero sí es cierto que muchos procesos han intensificado su automatización y que muchos clientes han reforzado su perfil digital. Aunque en nuestro caso seguimos dando mucha importancia a la relación directa presencial con el cliente, porque así nos lo demanda, sobre todo en los clientes empresas y de altos patrimonios.

Usted es ingeniera, pero trabaja en el sector financiero. ¿No quiso dirigir su carrera hacia una actividad más STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas), con la falta de profesionales que hay en este ámbito?

Como he contado en alguna ocasión, aterricé como ingeniera en Bankinter como un destino temporal y al final se ha convertido en mi prioridad profesional. Echando la vista atrás, tras una trayectoria de casi 27 años en el banco, no me vería en otra ocupación que no sea mi cometido en Bankinter. Pero, al margen de mi experiencia personal, creo que hay que potenciar más el perfil STEM en la educación en general, con el fin de impulsarlo.

Nació en Huesca, ejerce en Aragón. Hace un tiempo se decía que la cultura financiera en esta Comunidad era superior a la media española. ¿Sigue siéndolo?

Como aragonesa, tengo que contestar que, en efecto, el aragonés medio es una persona informada, con conocimientos financieros por encima del promedio español. Y lo afirmo porque es cierto. Pero también lo es que las entidades financieras estamos haciendo esfuerzos por reforzar la educación financiera en colectivos como los mayores, sin olvidar, por supueso a los jóvenes, que son nuestro futuro.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión