Economía
Suscríbete por 1€

automoción

Stellantis presenta el Perte de Figueruelas basado en un plan industrial de 230 millones

La compañía lleva al Ministerio una propuesta con amplia participación de pymes aragonesas con inversiones previstas hasta 2025.

Cadena de montaje de la planta de Opel España en Figueruelas, del grupo Stellantis.
Cadena de montaje de la planta de Opel España en Figueruelas, del grupo Stellantis.
Guillermo Mestre

El grupo Stellantis ha presentado ya al Ministerio de Industria su proyecto para el Perte del Vehículo Eléctrico y Conectado que lidera su planta de Figueruelas, una iniciativa basada en el plan industrial de la factoría zaragozana para tres años que incluye inversiones de unos 230 millones de euros. Fuentes del fabricante de automóviles confirmaron ayer que la documentación de este proyecto –diferenciado del que se impulsa para las plantas de Stellantis en Vigo y Villaverde (Madrid)– se entregó la semana pasada y que cumple todos los requisitos para acceder a las ayudas, entre ellos la destacada participación de pymes y que beneficie a varias comunidades autónomas.

El Perte (Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica) de Opel España, la planta aragonesa del grupo Stellantis, persigue el objetivo de avanzar más en la electrificación de la factoría, que empezó a ensamblar el e-Corsa en febrero de 2020 y que tiene en marcha desde los primeros meses de 2021 el taller de las baterías que se incorporan a los vehículos eléctricos que se fabrican en Figueruelas y en Villaverde. En el documento presentado para acceder a fondos europeos se incluye la participación de un buen número de empresas aragonesas, según confirmaron fuentes del sector, si bien todas esperan el anuncio oficial de Stellantis antes de hablar públicamente de los detalles sobre el papel que prevén desempeñar en el proyecto.

En todo caso, el fin que Stellantis prevé conseguir con el plan inversor de Figueruelas, del que informó por primera vez el presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, en noviembre de 2020 en el marco de la IIMesa de la Automoción de ámbito nacional, presidida por la ministra de Industria, Reyes Maroto, es preparar la línea 1 de la planta zaragozana –por la que hoy discurren el Opel Crossland y el Citroën C3 Aircross– para una mayor electrificación.

En esa línea 1 (en la 2 se ensambla el Corsa) «es donde tenemos los vehículos más maduros, un fin de vida más próximo en el tiempo, por lo que es ahí donde hemos incorporado el proyecto al que se refirió el presidente Lambán en la Mesa de Automoción», declararía meses después, en marzo de 2021, Juan Antonio Muñoz Codina, entonces director general de la planta de Figueruelas (unos días después se anunció que le relevaría en el puesto Manuel Munárriz) y que hoy sigue siendo el referente industrial de Stellantis en España.

Los actuales SUV o ‘todocaminos’ que se producen en la línea 1 de Zaragoza tienen de vida útil hasta finales de 2023, en el caso del modelo de Opel, y hasta primeros de 2024, en el del C3 Aircross. De ahí que se espera que una vez presentado el actual Perte, se anuncie si en Figueruelas se ensamblarán o no después las versiones eléctricas del Peugeot 208 y del Lancia Ypsilon.

El vicepresidente y consejero de Industria del Gobierno de Aragón, Arturo Aliaga, confirmó de nuevo ayer en un acto en Huesca de la Fundación del Hidrógeno su convencimiento de las «importantes inversiones» que recibirá la Comunidad aragonesa con el Perte liderado por Stellantis en Zaragoza. El responsable político, que ha estado en contacto fluido con responsables de la factoría de Opel España, precisó que las ayudas europeas irían destinadas a «plataformas de vehículos eléctricos» y que la empresa presentaría la documentación antes de que termine el plazo. Este, que inicialmente finalizaba el 3 de mayo tras su apertura el pasado 1 de abril, ha sido aplazado en dos ocasiones, la última el pasado sábado según una orden ministerial publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE). La nueva fecha tope es el 3 de junio.

El Clúster de Automoción de Aragón (CAAR )ayudó a un buen número de sus asociados a presentar propuestas para participar en el Perte que lidera Stellantis Zaragoza, tal y como actuó ante Seat el grupo Volkswagen para su proyecto, que incluyó a siete de sus socios, si bien al final fueron nueve las entidades aragonesas que fueron incluidas en ese Perte.

En Stellantis Zaragoza se confía en recibir un potente apoyo financiero a través de este programa, pero son conscientes de que la electrificación de la factoría requerirá nuevos respaldos económicos después de 2025.

Seat, el proyecto de Mont-roig y nueve aragoneses

Seat y el grupo al que pertenece, Volkswagen, presentaron el pasado 4 de mayo su proyecto para el Perte del vehículo eléctrico y conectado, formado por 62 empresas, el 61% de ellas pymes. La agrupación empresarial, denominada ‘Future: Fast Forward’, aspira a recibir dinero proveniente de los fondos europeos para «convertir a España en un ‘hub’ del vehículo eléctrico en Europa», según proclamó la compañía.

Una de esas 62 empresas es IMS Technology, filial en España del grupo surcoreano Iljin Materials, que instalará en la localidad tarraconense de Mont-roig del Camp una fábrica de componentes para baterías de coches eléctricos, según publicó ayer el diario ‘La Vanguardia’. Esta publicación precisó que Iljin invertirá 600 millones de euros y creará más de 500 empleos en Mont-roig, cuya situación estratégica le deja a medio camino entre la planta de Seat en Martorell y la fábrica de baterías que se instalará en Sagunto (Valencia) y a la que aspiraba Aragón, que ofreció terreno en Zuera.

En el Perte de Seat y Volkswagen participan compañías y otras entidades de once comunidades autónomas, entre ellas nueve con sede en Aragón. De ellas siete forman parte del Clúster de Automoción de Aragón: los centros de investigación y desarrollo del Circe (Universidad de Zaragoza), Itainnova y Motorland, dos grandes empresas –Electrónica Cerler y Valeo Térmico– y dos pequeñas, Pomceg y Asai Industrial. Completan el listado de nombres propios aragoneses el grupo Sesé, veterano proveedor de Seat, y Libelium, firma especializada en acciones vinculadas al internet de las cosas (IOT).

Pomceg, que tiene su sede en Cuarte de Huerva (Zaragoza), es una empresa creada en 2012 como marca especializada en el diseño y fabricación de transformadores de alta y baja frecuencia, inductancias, filtros y ‘chokes’ para fuentes de alimentación conmutadas (SMPS). Asai, con planta en Pinseque, lleva más de 20 años realizando proyectos de automatización industrial para importantes fabricantes de varios sectores industriales, entre ellos la automoción, los electrodomésticos, la aeronáutica y las energías renovables.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión