Economía
Suscríbete por 1€

IQE supera la cifra de negocio de antes de la covid con ventas por valor de 103 millones en 2021

La empresa, que exporta un 60% de su producción, eleva su facturación un 17% gracias al incremento de la demanda

Eduardo Villarroya, director general de Industrias Químicas del Ebro (IQE) en la fábrica de Malpica.
Eduardo Villarroya, director general de Industrias Químicas del Ebro (IQE) en la fábrica de Malpica.
Guillermo Mestre

La apuesta por la I+D+i y tener siempre en cartera el desarrollo de algún nuevo producto le ha permitido a Industrias Químicas del Ebro (IQE) no solo recuperar la facturación de antes de la pandemia sino incrementarla hasta alcanzar los 103 millones de euros.

Centrados principalmente en el sector de los detergentes, los neumáticos, el caucho, la pintura, el papel, el tratamiento de aguas, los electrodos o la alimentación animal, exportan el 60% de lo que producen –a sesenta países de todo el mundo incluida Asia, Oriente Medio, África, Sudamérica y Australia– mientras que un 40% se queda en el mercado nacional.

La previsión este año es «crecer en facturación un 30% ayudados por el fuerte incremento de precios de venta» que, explica Eduardo Villarroya, director general de IQE, «se han visto obligados a realizar por la subida del coste de la electricidad, el gas y las materias primas». 

Su principal competencia está en China y la India. «Nos hacen mucho daño porque ellos juegan con distinta baraja. Les han subido también los costes de las materias primas, pero la energía la tienen mucho más barata», señala, a lo que hay que «añadir el precio de los contenedores que se ha multiplicado por cuatro o por cinco, agravado por la situación del coronavirus en China, lo que hace enormemente difícil aún pagando mucho, que estos contenedores lleguen a Europa», afirma.

Aunque hasta ahora han podido arreglarse, la escasez de algunas materias primas como el carbonato sódico que importan de Turquía y también de proveedores nacionales, les ha hecho hacer cambios en la logística y acudir a aquellos puertos (Asturias, Bilbao, Tarragona o Portugal) donde les llegaba suministro. Pese a todo, explica Villarroya, han «mantenido todas las plantas en marcha e incluso algunas con mas actividad debido a la fuerte demanda, que nos ha obligado a poner el quinto turno».

Mayor capacidad productiva

Al frente de este grupo familiar, fundado en 1958 –empezó en el Arrabal pero se trasladó a Malpica en 1977– con tres plantas productivas en Barcelona, Bilbao y Zaragoza, el director general de IQE asegura que ha sido la innovación y la diversificación de producto lo que les ha hecho tener un buen posicionamiento «fuera de nuestras fronteras». Además, destaca, de la fuerte inversión realizada en los últimos años, de 27 millones en la nueva planta de sílice precipitada en Zaragoza, y la acometida también en Bilbao para aumentar la capacidad productiva. «El capítulo de las inversiones siempre lo tenemos abierto. Solo el mantenimiento de la actividad fabril nos obliga todos los años a invertir fuertemente, pero además de eso están las inversiones mas excepcionales, las que hemos hecho y otras que vendrán», asegura.

En cuanto al empleo, el directivo de IQE reconoce que van incrementándolo de año en año y al compara 2020 con 2021, especifica que han subido más del 10% estando ahora cerca de 200 empleados en el equipo. 

Nuevas inversiones en renovables y depuración de aguas

De acuerdo a las cada vez mayores exigencias medioambiental desde Europa, Industrias Químicas del Ebro sigue invirtiendo en sostenibilidad. Aunque cuenta ya con paneles solares, tiene ultimados proyectos para implantar más placas fotovoltaicas tanto en las fábricas de Zaragoza y en la de Bilbao

El alto coste de la energía que soportan, al ser como industria química consumidores masivos de electricidad y gas, hace que no puedan aflojar el ritmo inversor, indica el director general de IQE. Asimismo, en lo que es depuración de aguas con «plantas de tratamiento que mejoren lo existente, la inversión es continua», añade, así como «en filtros para la reducción de dióxido de carbono y de emisiones». La economía circular para generar cada vez menos residuo y reaprovechar al máximo el material es otra de las asignaturas, reconoce, en la que están trabajando desde varios departamentos. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión