Economía
Suscríbete por 1€

Más de 1,5 millones de autónomos ahorrarán hasta 1.000 euros con el nuevo sistema de Escrivá

Por el contrario, más de 1,1 millones que ingresan hoy día por encima del salario mínimo pagarán una cuota mayor que ahora

Más de 3,3 millones de trabajadores por cuenta propia están dados de alta en la Seguridad Social.
Más de 3,3 millones de trabajadores por cuenta propia están dados de alta en la Seguridad Social.
Óscar Chamorro

El ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, por fin ha presentado los datos que avalan la tesis que ha defendido desde un principio: que una mayoría de autónomos (seis de cada diez) van a pagar menos o lo mismo que ahora cuando entre en vigor el nuevo sistema de cotización en función de sus ingresos reales.

Si hasta ahora se había negado, al menos públicamente, a cifrar el número de autónomos que ganan menos que el Salario Mínimo Interprofesional (SMI), el ministro envió hace un par de días a los interlocutores sociales los cruces de datos entre la Seguridad Social y la Agencia Tributaria que le dan la razón. 

En concreto, más de dos millones de autónomos, un 63% del total, declaran unos rendimientos netos por debajo de los 1.125 euros al mes (13.500 euros anuales) y se beneficiarán del nuevo sistema al tener que pagar una cuota menor si sale adelante la última propuesta del Gobierno, según se refleja en el documento al que ha tenido acceso este periódico y cuyas cifras se refieren a 2019, es decir, el año anterior a la pandemia.

Sin embargo, si se quiere hilar más fino serán en torno a un millón y medio los que verán reducida su cotización a la Seguridad Social cuando esté plenamente implantado el nuevo modelo en 2031, puesto que hay que sacar de ahí a ese cerca de medio millón de emprendedores que están bonificados con la tarifa plana. Este es un incentivo que Escrivá pretende limitar a los que ingresan menos que el salario mínimo y elevar la cuota de 60 a 70 euros. También habría que extraer a los autónomos colaboradores y los que tengan rendimientos cero, que aún está por ver específicamente cómo deben cotizar.

El ahorro para estos 1,5 millones puede llegar a rozar los 1.000 euros anuales. Así será para aquellos que perciban unos rendimientos de trabajo de hasta 700 euros al mes (8.400 euros al año), un colectivo que se cifra en torno a un millón de trabajadores por cuenta propia y que están en el tramo más bajo de la tabla. Con el cambio pagarían 80 euros menos cada mes (960 euros al año) al pasar de la actual cuota mínima de 294 euros a los 214 euros que propone Escrivá, según una estimación realizada por el sindicato UPTA.

Habrá otro medio millón que cuando esté desplegado el nuevo sistema su ahorro anual será de 360 euros para los que se sitúen en el segundo tramo de la tabla y de 600 euros para quienes estén en el tercero. En concreto, quienes ingresen entre 700 y 900 euros al mes (entre 8.400 y 10.800 euros al año) verán recortada su cotización en 50 euros al situarse la cuota en 244 euros en 2031, mientras que la rebaja será de 30 euros al mes para quienes ganen entre los 900 y los 1.125 euros al mes y tengan que abonar a la Seguridad Social 264 euros.

Cuotas de hasta 991 euros

Por el contrario, los más de 1.175.000 autónomos (el 36,5%) cuyos rendimientos netos están en los tramos por encima del salario mínimo -es decir, por encima de los 13.500 euros anuales- pagarán una cuota mayor. Así, la cotización que abonarán superará los 294 euros en que se sitúa ahora la mínima, entre los 316 y los 991 euros al mes. 

Y es que son muy pocos los trabajadores por cuenta propia que escogen cotizar por una base mayor a la mínima: algo más de 550.000, pese a que hay más de 600.000 que tienen unos rendimientos de trabajo por encima de los 20.000 euros. Incluso hay 350.000 por encima de 30.000 euros pero, sin embargo, el 87% cotiza en la base mínima correspondiente: 960 euros para las personas físicas, 1.234 euros para los societarios.

"Eso es lo que tenemos que erradicar", denuncia Eduardo Abad, presidente de UPTA, quien defiende el nuevo modelo por ingresos reales. De hecho, quiere implantarlo cuanto antes y sostiene que los que más tienen son los que deben hacer una mayor aportación, mientras que a los mileuristas hay que rebajarles su esfuerzo contributivo.

Por el contrario, la asociación ATA continúa rechazando también la última propuesta de Escrivá. En su crítica sostiene que con los datos actuales es imposible determinar la capacidad económica real del colectivo, por lo que invita a reordenar primero el RETA para que no se arrastre a todos a las fases de abajo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión