Economía
Suscríbete por 1€

economía

Subida récord del combustible: "Hay flotas de camiones de gas natural que han tenido que parar"

Los transportistas calculan que les cuesta un 200% más llenar el depósito de los vehículos de gas y es un 36% más caro circular con los de gasoil. Urgen la aprobación de la "cláusula de revisión" pactada a finales de año.

José Antonio Moliner, presidente de Tradime Aragón, con su camión.
El combustible supone el 30% de los costes de un vehículo.
Toni Galán

La escalada de precios del carburante ha puesto en dificultades a los transportistas ahora que se empezaba a recuperar la actividad previa a la pandemia de covid-19. El sector está acostumbrado a sufrir el impacto de los incrementos de precio del combustible, pero tanto grandes empresas como autónomos aragoneses coinciden en que esta vez el alza está siendo de "récord". Los precios del gasoil se encuentran un 36% más altos que hace un año y los del gas natural se han triplicado hasta crecer un 200%, calculan desde Fetraz, la patronal del transporte de mercancías de Zaragoza.

"No recuerdo otro momento con la incertidumbre que tenemos ahora", reconoce Carmelo González, presidente de la asociación empresarial zaragozana y vicepresidente de la nacional CETM. El principal factor que está contribuyendo a la escalada de precios lo constituye el conflicto diplomático entre Rusia y Ucrania y el temor a que termine convirtiéndose en un conflicto bélico, pero habría más elementos de desajuste. "La Guerra del Golfo fue un tema más llevadero", asegura sobre otro de los momentos en los que la geopolítica afectó al precio de los combustibles, al inicio de los años 90. 

"El problema no es solo la subida del gasoil sino de otros gastos que han subido como los neumáticos o los aditivos para el gasoil, que casi han duplicado el precio"

En las diferencias con ese otro momento de precios altos coincide José Antonio Moliner, presidente de Tradime Aragón, la asociación que agrupa a los transportistas autónomos. "En otras subidas han sido momentos puntuales como la Guerra del Golfo, pero esta, aunque está el conflicto de Ucrania, no es tan significativo, y nunca había sido tan rápida la subida", explica. Ahora confiesa que los precios "se han ido de madre".

El 30% de los costes de un camión

En la lista de gastos de un transportista los costes del combustible suponen un 30%. Y no ha sido el único incremento de estos meses. "El problema  no es solo la subida del gasoil sino de otros gastos que han subido como los neumáticos o los aditivos para el gasoil, que casi han duplicado el precio", destaca. "Es muy complicado repercutirlo y la rentabilidad del transporte está bajo mínimos", confiesa Moliner. Además, recuerda que el sector, sobre todo, los pequeños venían "de una situación complicada con la competencia desleal que tenemos en el sector".

"Está subiendo todo, las reparaciones porque cuestan más las piezas, los seguros y los neumáticos cerca de un 12%", añade a la lista González. 

Desde la patronal de las grandes empresas, González alerta de que el impacto resulta todavía mayor para las compañías que invirtieron en su día en flotas de vehículos de gas natural. "Hay flotas de gas natural que han tenido que parar", confiesa. Se trata de camiones que se compraron en su día en busca de vehículos menos contaminantes en los que aunque la inversión era mayor, el ahorro en combustible podía compensarla, ya que el gas natural ha venido siendo siempre más barato que el gasoil.

Sin embargo, ahora "han cambiado las tornas" y es precisamente el gas el combustible que está tirando de todas las demás fuentes de energía. Ello ha hecho que algunas empresas hayan parado estos vehículos por no poder asumir los incrementos en combustible. Una situación que no se puede prolongar. "No podemos sostener tener camiones parados porque se compran para circular", afirma. González reconoce que en Aragón no hay tantos vehículos de este tipo como en otras comunidades, en la que algunas empresas tienen la mitad de sus flotas funcionando con gas natural. Algunas advierten que de alargarse los precios en máximos podrían verse en la tesitura de plantearse el cierre.

"Cuando las cosas suben, difícilmente bajan luego cuando el combustible lo haga"

Subida de precios para el consumidor

Como en otras situaciones de aumento de costes, los transportistas tratarán de trasladar el incremento a sus clientes, que puede terminar repercutiendo en los precios finales para el consumidor. Desde la Unión de Consumidores y Usuarios (UCA) dan por hecho que habrá subida de precios, que de hecho, ya habría habido, porque la inflación se encuentra en máximos, en torno al 6%. "La mayor afección indirecta para las familias es el incremento de precios de bienes y servicios porque todo aquello que se tenga que transportar va a subir", augura José Ángel Oliván, presidente de UCA. Algunas previsiones hablan de que el precio pueda descender el segundo semestre del año. Para Oliván, el daño a los precios ya estará hecho porque  "cuando las cosas suben, difícilmente bajan luego cuando el combustible lo haga", lamenta.

Pese a ello, los transportistas autónomos creen que será difícil no tener que asumir ellos el incremento. "Subirá tarifas el que pueda", confiesa Moliner. "Hay algunas que han subido un poco y otras que no suben nada. Es muy complicado".

Desde Fetraz, González confía en ir "hablando con los clientes y tratando de explicarles cuál es la situación con las cifras que ellos mismo tienen. Somos todos los usuarios conocedores de estos incrementos". Su esperanza para evitar el desfase está en la entrada en vigor de los cambios que negociaron con el Ministerio de Transportes a final del año pasado, que sirvieron para parar el paro convocado por la patronal de las grandes compañías. Espera que "a finales de febrero o principios de marzo" se apruebe el decreto que incluya la "cláusula de revisión de combustibles", que supone la revisión trimestral de tarifas en función del incremento o descenso del combustible, inicialmente pactado para descensos del 5%. "Eso nos permitiría soportar el brutal incremento", afirma.

Moliner apuesta por una bajada fiscal porque recuerda que "más del 60% de lo que cuesta un litro de combustible son impuestos". Por ello, pide la rebaja temporal del impuesto de hidrocarburos que sirva de "balón de oxígeno" al sector.

Apúntate a la newsletter de economía y tendrás cada semana las últimas noticias del sector, claves y recomendaciones de expertos.

 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión