Economía
Suscríbete por 1€

patronal

El nuevo presidente de CEOE Aragón reivindica la figura del empresario

Miguel Marzo, directivo de Pikolin, releva en el puesto a Ricardo Mur y anuncia un plan de actuación con mucho peso en el campo laboral.

Miguel Marzo pronuncia su discurso de toma de posesión como presidente de la patronal.
Miguel Marzo pronuncia su discurso de toma de posesión como presidente de la patronal.
José Miguel Marco

Miguel Marzo asumió ayer la presidencia de CEOE Aragón, puesto en el que releva a Ricardo Mur, con un plan concreto con propuestas concretas. Con una hoja de ruta muy definida que tiene como ejes principales la competitividad de las empresas, la estabilidad financiera de la patronal y la unidad de acción con el resto de organizaciones empresariales.

En su discurso inicial tras ser proclamado presidente –no hubo votación, ya que era el único candidato–, el nuevo líder oficial de los empresarios aragoneses lanzó una propuesta muy específica en un ámbito que él conoce muy bien como responsable de Recursos Humanos del fabricante de colchones Pikolin. Marzo reclamó un plan de choque que entre otras cosas "consiga que parte de los puestos de trabajo que hoy no podemos cubrir vuelvan a ser atractivos" para quienes han abandonado sectores de actividad muy concretos en los últimos años.

Tras reseñar que hay más de 61.000 personas desempleadas en Aragón, muchas de ellas jóvenes, Marzo recordó que "hay muchos puestos" que demandan las empresas y no tienen candidatos suficientes, un buen número de ellos relacionados con las nuevas tecnologías. "Pero no todo es digital", precisó a continuación antes de destacar que este problema también existe en la mayoría de los sectores tradicionales. "Faltan chóferes, torneros, soldadores, también perfiles cualificados en el sector agroalimentario, en la construcción, la hostelería, el sector servicios...", apuntó. "Algo no estamos haciendo bien y somos responsables todos, sociedad, instituciones y empresas; CEOE, como organización, tiene que dar visibilidad a este problema", añadió.

Miguel Marzo reconoció nada más subir al escenario que él no improvisaría como había hecho Ricardo Mur momentos antes en su emocionado discurso de despedida. El único "pero" a la gestión de su antecesor, dijo al comenzar, era que su trabajo era difícil de emular e incluso de superar. Entonces advirtió que él es "muy competitivo", dejando entrever que lo suyo como presidente de la patronal no será solo continuidad, asistencia a actos protocolarios y poco más. Él actuará. Y lo hará buscando siempre obtener resultados, porque para él "lo más importante en una empresa son los resultados y esto no es negociable, porque sin resultados no hay nada, ni trabajadores, ni productos, ni procesos, nada de nada". Lo que sí es negociable, agregó, es cómo se reparten esos resultados: entre los trabajadores, la sociedad y los accionistas.

La figura del empresario

"Para mi, el principal propósito es poner en valor la figura de la empresa y el empresario en la sociedad como la mejor palanca para el desarrollo económico de Aragón", declaró Marzo también en los primeros compases de su discurso ante más de un centenar de representantes de empresas, sindicatos y medios de comunicación, así como de las administraciones –con el presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, y el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, a la cabeza–.

Todos ellos fueron testigos de un relevo que abre una nueva etapa en el seno de la patronal de la Comunidad. Un relevo que dice adiós a Ricardo Mur como presidente de CEOE Aragón en los últimos tres años (ocho si se incluye la presidencia de la patronal provincial de Zaragoza) y que da la bienvenida al jefe de Recursos Humanos de Pikolin, que para esta encomienda tiene todo el apoyo del presidente de la firma de productos del descanso, Alfonso Soláns, presente en el evento.

Desde CEOE Aragón, avanzó también Miguel Marzo, los esfuerzos en los próximos cuatro años se dirigirán a ganar en agilidad administrativa, garantizar la seguridad jurídica, mejorar la flexibilidad interna en las empresas, seguir impulsando todo tipo de acuerdos, promocionar el talento de las personas y dar un respaldo innegable a la sostenibilidad, cuestión que para él también es innegociable, aunque sin defender "alternativas utópicas".

"No puede haber proyectos empresariales que se queden parados o retrasados por trámites administrativos; me consta que tanto el Gobierno de Aragón, como los ayuntamientos y las entidades locales están haciendo esfuerzos en ese sentido, por ello os pedimos, necesitamos, que sigáis en esa línea", dijo el nuevo presidente de la CEOE en la Comunidad al desgranar uno de esos puntos incluidos en su paquete de impulso a la competitividad.

En cuanto al segundo eje incluido en su hoja de ruta, el de la estabilidad financiera de la patronal aragonesa, Miguel Marzo admitió que no exigirá que haya beneficios todos los años, pero sí "un equilibrio entre los ingresos y los gastos, como cualquier familia y cualquier empresa, no podemos gastar más de lo que ingresamos".

Finalmente, el tercer eje, el de la unidad de acción de las diferentes asociaciones empresariales, el nuevo líder de CEOE destacó como especialmente relevante el compromiso con sus organizaciones territoriales, CEOS Cepyme Huesca, CEOE Teruel y CEOE Zaragoza, "con cuya colaboración haremos posible que nuestras actuaciones lleguen a todo el territorio de Aragón". Nada dijo de Cepyme.

Miguel Marzo se permitió incluir al final de su alocución unas palabras de reconocimiento a sus dos "familias". Una, la de Pikolin, donde trabaja desde hace más de 36 años y a cuya presidencia y dirección agradeció que le permitan afrontar el reto en CEOE, y la otra, su mujer (María José) y su hijo (Diego), a quienes avisó de que "es posible que ahora las jornadas se alarguen un poquito".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión