Economía
Suscríbete por 1€

industria

Stellantis sopla su primera vela

El grupo cumple un año de andadura y prepara un plan estratégico que afectará a la planta de Opel en Figueruelas.

Carlos Tavares (derecha, con gafas), con Manuel Munárriz (centro), en noviembre pasado en Figueruelas.
Carlos Tavares (derecha, con gafas), con Manuel Munárriz (centro), en noviembre pasado en Figueruelas.
Stellantis

El CEO. Carlos Tavares, consejero delegado del gigante automovilístico Stellantis, en el que se integraron los grupos PSA y FCA (Fiat Chrysler), es un ejecutivo cuya gestión avalan los números y que sabe lo que debe decir en cada momento. En una de sus visitas más recordadas en Zaragoza, cuando recibió al rey Felipe VI para el inicio de la fabricación del Opel Corsa el 7 de octubre de 2019 en la planta de Figueruelas, tuvo un encuentro con periodistas que querían saber del futuro de PSA, la firma francesa que se había hecho con Opel dos años antes y que ya había devuelto a la rentabilidad. La última pregunta en ese encuentro con la prensa fue sobre el rumor de contactos con FCA para una posible fusión. «Sin comentarios» fue su lacónica respuesta, pero una media sonrisa se dibujaba en sus labios. Tres semanas después, el ‘Wall Street Journal’ confirmaba que había algo más que contactos. La negociación estaba en marcha. El acuerdo de fusión «entre iguales» entre PSA y FCA se firmó finalmente en diciembre de ese mismo 2019. En julio de 2020 se reveló que el nombre de la nueva compañía sería Stellantis y la integración se materializó en enero de 2021. El 18 de enero de ese año el grupo abrió la sesión de las Bolsas de París y Milán y el día siguiente, la de Nueva York. Hace doce meses.

Las pilas. Esta semana, Stellantis ha celebrado su primer aniversario con el anuncio de la preparación de un plan estratégico a largo plazo que se presentará el 1 de marzo próximo y haciendo un repaso de todo lo ocurrido a lo largo de los últimos 365 días y con una entrevista de Tavares a varios medios de comunicación europeos en los que explicaba su visión sobre la situación actual del sector de la automoción y retaba a los gobiernos del Viejo Continente a algo más que ponerse las pilas, una frase que en este caso trasciende a la metáfora: la electrificación no tiene vuelta atrás. «Stellantis, nacida del espíritu audaz y visionario de dos grandes compañías, se creó para transformar el futuro de la movilidad con soluciones innovadoras y sostenibles». Así se define a sí mismo el grupo, cuyo presidente es el ítalo-estadounidense John Elkann, nieto del gran Gianni Agnelli, pero que tiene en Carlos Tavares a su primer ejecutivo. La relación entre ambos «va muy, muy bien», apuntó el directivo portugués en la citada entrevista publicada. «Cada uno en su papel entendemos la importancia histórica de lo que estamos haciendo. No vamos a dejar que ninguna diferencia contamine la construcción de Stellantis», señaló a continuación. «Hacemos todo lo posible para lograr el resultado», remachó. El consejero delegado del grupo ha querido transmitir en la celebración del primer aniversario de la compañía la visión de un futuro que, aunque abierto, se inclina por una apuesta con más coches eléctricos que está teniendo mejores respuestas en otros países europeos que en España. «No es una coincidencia que Stellantis haya nacido precisamente en un momento en el que nuestro mundo necesita un nuevo tipo de espíritu, uno capaz de responder a esta exigencia proporcionando una libertad de movilidad limpia, conectada, asequible y segura para todos», indicó Tavares en la comunicación oficial de la compañía.

Nuevos modelos. En el balance de 2021 Stellantis destaca la preparación del plan estratégico que se presentará en marzo sin entrar en detalles, y aunque a buen seguro habrá cuestiones que afectarán a todas las factorías, incluida la de Zaragoza, en Aragón se espera con más ansiedad -por las repercusiones que tendrán- las futuras adjudicaciones a la factoría. No se sabe si los anuncios correspondientes se harán en ese o en otro momento, pero en todo caso tendrán que ver con la posibilidad de que en Figueruelas se deje de ensamblar en Opel Crossland y el Citroën C3 Aircross, cuyas generaciones tienen vida útil hasta finales de 2023 y primeros de 2024 respectivamente, y si en cambio se producirán aquí las versiones eléctricas del Peugeot 208 y del Lancia Ypsilon. Estos modelos se sumarían en las cadenas de montaje al Opel Corsa, el más emblemático de los vehículos de la fábrica, que sigue siendo un superventas después de que el primero de ellos saliera de producción en la planta en 1982. Entre los logros conseguidos en su primer año, Stellantis destaca el lanzamiento de más de diez nuevos productos: Citroën C4, Fiat Pulse, DS 4, DS 9, Jeep Comander, Grand Cherokee/Grand Cherokee L, Wagoner/Grand Wagoneer, Maserati MC20, Opel Mokka, Rocks-e y Peugeot 308. La firma resalta también en sus primeros doce meses la aceleración de su transformación de software mediante las colaboraciones firmadas con Amazon, BMW, Foxconn y Waymo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión