Economía
Suscríbete

Cómo calentar la casa sin gastar de más en luz: trucos prácticos

El frío ya ha llegado, y cualquier maniobra que ayude a un calentamiento adecuado de la casa sin hinchar la factura es bienvenida.

Cómo mantener la casa caliente sin gastar de más
Cómo mantener la casa caliente sin gastar de más
Pixabay

Dicen que una temperatura de entre 19 y 21 grados es ideal para estar a gusto en casa y desarrollar en perfectas condiciones cualquier actividad de ocio, estudio o trabajo. También hay quien defiende que algún grado menos espabila un poco más, pero lo que sí está claro es que mantener la temperatura en ese rango estable es beneficioso, y no solo para la salud: también lo nota el bolsillo, en una época de precios disparatados en la factura de la luz, aunque haya una tendencia a la baja en los últimos días.

La primera medida lógica es adaptar el vestuario a la época del año. En el otoño ya fresco que se vive actualmente, lo lógico es no llevar las piernas al aire y contar al menos con una prenda de abrigo ligero. A la hora de dormir, el edredón o manta suple los grados de rebaja aconsejados por los expertos en sueño, que citan la temperatura de entre 15 y 17 grados como la ideal para conciliar el sueño. Hay otras medidas útiles.

Otras medidas útiles para combatir el frío en casa

  • Estufas de pellets (o alimentadas por otros tipos de biomasa): permiten una calentar una casa de hasta 350 metros cuadrados sin radiadores. Incluso algunos algunos modelos, pueden difundir aire caliente para crear una zona de confort muy agradable. La opción de calentar una casa sin radiadores ya es una opción bastante frecuente, sobre todo para pisos del tipo 'lofts'. En estos casos, las estufas de pellets suelen servir para calentar el hogar sin gastar demasiado ya que permite ahorrar desde 100 euros al año (por un sistema de metano) hasta más de 1.000 euros (por un sistema de GLP).
  • Termostato programable. Permite adaptarse a las condiciones cambiantes, así como preparar la vivienda vacía para la llegada de sus moradores al final de la tarde, además de bajarla en el horario de madrugada.
  • Ventilación medida. Hay que renovar el aire en el interior de la casa, pero hacerlo durante demasiado tiempo provoca la pérdida del calor acumulado. Basta con 10 minutos.
  • Buen aislamiento de puertas y ventanas. Sellar las rendijas es tan sencillo como necesario.
  • Aprovechar la luz solar. Dejar las persianas arriba durante el día y bajarlas a la caída del sol.
  • Paneles calefactores de pared: es una opción eficaz sin gastar mucho dinero para calentar una casa llena de habitaciones sin radiadores. Permite emitir una radiación infrarroja que solo calienta a los objetos sólidos que se encuentran dentro de su alcance elevando rápidamente la temperatura de la estancia.
  • Purgar los radiadores de agua una vez al año y realizar revisiones periódicas de la caldera.
  • En el caso de nueva vivienda, considerar la construcción con filosofía ‘passivhaus’, desarrollada en el norte de Europa a finales de los 80. Este tipo de construcción supone un ahorro energético entre el 70% y el 90% respecto a una vivienda convencional gracias al aislamiento. Son construcciones que deben contar con un aislamiento térmico óptimo en sus paredes exteriores, ventilación mecánica con recuperación de calor y ventanas y puertas de altas prestaciones.

Últimas noticias sobre el ahorro energético.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión