Despliega el menú
Economía
Suscríbete

elecciones en alemania

Aragoneses en Alemania: "Es increíble pero partidos diferentes del todo se sientan a negociar. Hay dificultades, pero no se insultan"

Alemanes que viven en Aragón y aragoneses en Alemania hablan del inicio de una nueva era en el país sin la canciller Angela Merkel, pendientes de las negociaciones del próximo Gobierno de coalición.

Winni Schindler, Judith Rademaker y Maite Menés.
Winni Schindler, Judith Rademaker y Maite Menés.
Oliver Duch/Heraldo.es

Los alemanes no saben todavía quién gobernará en el país tras los resultados ajustados de las elecciones generales del pasado domingo y lo único claro es que se despiden de su canciller de los últimos 16 años, Angela Merkel, que no se presentó a los comicios, como había anunciado hacía ya tres años. Se abre una nueva era en el país y en la Unión Europea (UE) en la que algunos conciudadanos residentes en Aragón y aragoneses en Alemania esperan estabilidad pese a que será necesario un gobierno de coalición.

En Aragón viven unos 1.000 ciudadanos alemanes, algunos son de segunda o tercera generación, según los datos del consulado alemán en Zaragoza. "Son los herederos de los llamados alemanes del Congo. Luego hubo otro grupo grande por las migraciones de las años 60 que provocaron matrimonios mixtos y al volver a España vinieron ya con hijos hispano alemanes", explican desde el mismo.

Votantes o no del partido de Angela Merkel, la Unión Demócrata Cristiana (CDU), coinciden en reconocer el buen papel de la canciller. Winni Schindler, alemán de la región de Baviera, reside desde 1984 en Zaragoza donde vino a perfeccionar el español durante un año y terminó quedándose por la "hospitalidad". A ello se unió la necesidad de profesores de alemán, recién aterrizada la planta de General Motors en Figueruelas, de su filial germana Opel, hoy integrada en la francesa PSA/Stellantis. Esa etapa fue la siguiente "llegada importante" de alemanes, según el consulado, la que se produjo ligada a la instalación de multinacionales como Opel, BSH Electrodomésticos y DKV

Política a nivel europeo

Winni Schindler, fundador de Schindler Idiomas.
Winni Schindler, fundador de Schindler Idiomas.
Oliver duch

El profesor y traductor ha seguido con interés los comicios, en los que votó por correo. Sintió "una gran pena al ver que Angela Merkel no se presentaba más y se iba de la escena política" dice el también fundador de Schindler Servicio Integral de Idiomas junto a su mujer, Sarah Lothian, inglesa, en 1998, dedicado a impartir cursos de idiomas en empresas.

En su opinión, la líder alemana "ha encarnado la honestidad, integridad y búsqueda de consensos como ningún otro político a nivel europeo y muy pocos a nivel mundial, si acaso la primera ministra neozelandesa", en referencia a Jacinda Arden. Destaca que Merkel es "admirada y respetada por un amplio espectro de la población, no solo por sus propios votantes".

Se muestra convencido de que si se hubiera vuelto a presentar "habría ganado su partido con ella, aunque no con esa amplitud que tenía hace años". Su sucesor, Armin Laschet, ha caído a mínimos históricos tras quedarse con el 24,1% de los votos, siendo adelantado por el del Partido Socialdemócrata (SPD), Olaf Scholz, con un 25,7% de apoyos. 

Schindler reconoce que en la gestión de la todavía canciller también ha habido sombras, como la austeridad que impuso a los países del sur, entre ellos España, en la anterior crisis económica. Considera que fue uno de los "grandes desaciertos de su mandato", que cometió, dice, porque "se dejó influenciar demasiado por su ministro de Finanzas", entonces, Wolfgang Schäuble. Además, el país tiene grandes retos por delante, de los que se ha hablado en la campaña, como la necesidad de avanzar en la digitalización, en infraestructuras y la relación con China.

"Los alemanes somos más pragmáticos, menos emocionales, y los políticos velan más por los intereses del país y no tanto por los del partido"

Sin embargo, el profesor y traductor cree que "lo ha corregido ahora con los fondos que nos llegan de Europa, de los que ha sido una de las grandes impulsoras, estando un poco a la sombra. No se ha colgado las medallas".

Merkel continuará como canciller hasta que se consiga un acuerdo de gobierno. Las coaliciones políticas tienen una larga historia en ese país, a diferencia de en España donde se acaban de estrenar con la del Gobierno actual PSOE-Podemos. Esta mayor facilidad para el entendimiento entre partidos cree que se debe a que "los alemanes somos más pragmáticos, menos emocionales, y los políticos velan más por los intereses del país y no tanto por los del partido"En Alemania, los socialistas han empezado a tantear a Los Verdes (14,8%) y al Partido Liberal Demócrata (FDP, 11,5%) para formar coalición. La ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) ha caído al quinto lugar (10,5%).  

Schindler considera que también se echará de menos a Merkel en la escena internacional porque "ha sido un faro en el G-7, la única que se enfrentó a Donald Trump y a Putin", mandatarios con los que recuerda el profesor que hablaba "de tú a tú" en inglés y ruso, respectivamente.

Menos diferencias culturales

Judith Rademaker, profesora del Colegio Alemán de Zaragoza.
Judith Rademaker, profesora del Colegio Alemán de Zaragoza.
Heraldo.es

Judith Rademaker, profesora del Colegio Alemán de Zaragoza, afirma que "nadie hubiera pensado cuando llegó al poder que Merkel estaría tantos años". Si todavía no hay acuerdo de coalición el 17 de diciembre habrá batido el récord de su mentor Helmut Kohl. 

Estos días ha hablado con sus alumnos de bachillerato de las elecciones alemanas. Para muchos jóvenes ha sido la única canciller que han conocido. La profesora vive desde hace 20 años en Zaragoza. Su amor por España le viene de la etapa en la que estuvo viviendo con sus padres en Bilbao en los años 80. "Casi llevo más años viviendo fuera que en Alemania", reconoce. Mantiene sus raíces porque además de la inmersión en alemán que se vive en el centro educativo, suele viajar dos o tres veces al año a Alemania, aunque desde el inicio de la pandemia no ha sido posible hacerlo con tanta frecuencia. 

Reconoce que el choque cultural de otras épocas o los estereotipos están superados. "Cuando vienen alumnos alemanes no hay tanta diferencia cultural como hace 40 años, cuando empezaron los intercambios en el colegio", asegura.

"Ahora hay más incertidumbre. Angela Merkel era como una roca que siempre ha podido unir y ha creado una sensación de seguridad"

Coincide en el papel aglutinador de la figura de la canciller. "Ahora hay más incertidumbre. Angela Merkel era como una roca que siempre ha podido unir y ha creado una sensación de seguridad. Muchos la valoraban no por el partido sino por su figura", explica. En cuanto a los resultados, cree que "la gente está un poco decepcionada con la CDU porque la CDU era Angela Merkel". Destaca que la participación ha sido elevada. Ahora "todos están a la expectativa".

Sin poder votar

Maite Menés, zaragozana en Alemania.
Maite Menés, zaragozana en Alemania.
Heraldo.es

Los extranjeros no pueden votar en las elecciones generales, como ocurre en España. "Voto en las locales, pero no en las generales porque tengo la nacionalidad española", explica Maite Menés, zaragozana de Used que lleva viviendo casi tres décadas en Alemania. Reside en Mannheim, a unos 100 kilómetros al sur Fráncfort. El escenario político sigue abierto. "Lo único que se sabía era que Merkel se va, pero no qué va a pasar ahora", reconoce. Entre los vaivenes inesperados de la campaña ha estado la recuperación de los socialistas. "Lo que ha sido una sorpresa es que hace seis meses el SPD estaba fatal en las encuestas y ahora ha subido al 25%". 

Achaca parte de la caída del partido de Merkel a las imágenes que se difundieron durante la campaña del candidato de la CDU "riéndose en un acto después de las inundaciones en julio" que causaron 120 muertos. "Eso le bajó muchos votos", asegura. Según los resultados, "el partido de Merkel ha perdido votantes que se han ido a los liberales, incluso socialistas, verdes o extrema derecha", comenta.

"El tono es diferente. Se nota que aquí se pueden sentar a negociar"

La pandemia de covid-19 está dejando huella en la economía alemana, como en el resto de las mundiales. La vacunación avanza, pero con más rechazo por parte de un grupo de la población, que hace que la tasa sea más baja, alrededor del 60%, frente al 70% de España. En su caso sigue teletrabajando, aunque se ha empezado a volver a la presencialidad.

No le preocupa que sea necesaria una coalición para gobernar. Incluso hubo una "gran coalición", no exenta de problemas, pero que sentó en el Gobierno a los dos principales partidos. "El tono es diferente. Se nota que aquí se pueden sentar. Es increíble pero partidos diferentes del todo se sientan a negociar. Hay dificultades, pero no se insultan", apunta, a diferencia de la crispación que se vive en España durante y fuera de las campañas electorales.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión