Despliega el menú
Economía

empresas

El fabricante de equipos militares John Cockerill ultima su instalación en Pedrola

La firma belga invertirá 15 millones y generará 75 empleos en su apuesta aragonesa.

[[[HA REDACCION]]]FIRMA1_AFERNANDEZ.jpg
En mayo de 2019, el entonces director gerente de Itainnova, Ángel Fernández, firmó un acuerdo de colaboración con representantes de John Cockerill.
Itainnova

John Cockerill, compañía belga especializada en el diseño, desarrollo y fabricación de sistemas modulares de armas blindadas, se ha decantado por Aragón para iniciar su actividad productiva en España, donde ha recibido el visto bueno del Gobierno de Pedro Sánchez para destinar su inversión en el país a actividades relacionadas con la defensa nacional. Según confirmaron ayer fuentes de la filial española del grupo belga, este ha decidido ubicar en Pedrola (Zaragoza) un centro productivo en el que invertirá 15 millones de euros y que generará 75 empleos directos y unos 160 indirectos.

John Cockerill España SL, constituida en enero de 2019 para buscar oportunidades de negocio en el mercado de defensa español a través de asociaciones y capacidades industriales, sopesó emplazamientos en seis comunidades autónomas antes de elegir a Aragón como destino de la inversión, según confirmaron fuentes del Ejecutivo que encabeza Javier Lambán. En Zaragoza, que reunía las cualidades logísticas, de recursos humanos cualificados y posibilidades de innovación que requería, la firma belga optó por Pedrola, donde encontró la planta adecuada con las dimensiones que necesitaba. El Ayuntamiento de esta localidad, que ve con buenos ojos la llegada de esta compañía, tendrá constancia de ello cuando se le solicite la correspondiente licencia de actividad.

Desde el Gobierno aragonés se precisó que la inversión de John Cockerill en Zaragoza «está vinculada a que la empresa cierre un acuerdo de suministro de piezas con uno de los grupos encargados de llevar a cabo el programa anunciado por el Ministerio de Defensa», en referencia al plan anunciado por Margarita Robles, al amparo del artículo 346 del Tratado de Funcionamiento de la UE, que «permite el desarrollo de un programa industrial llevado a cabo por empresas españolas como Indra Sistemas o Escribano Mechanical & Engineering».

El portavoz de John Cockerill España corroboró a este diario el anuncio sobre su aventura aragonesa realizado por el consejero delegado del grupo belga, Jean-Luc Maurange, a la revista ‘Actualidad Económica’, de ‘El Mundo’, publicada el domingo. En ella califica a Pedrola como «una zona altamente industrial y comercial donde están importantes empresas, con todas las posibilidades de transporte que solicitamos y próxima a nuestros socios en la cadena de suministro». Además, apunta el directivo, «está cerca de San Gregorio, donde el Ejército español tiene uno de sus campos de tiro, y en el proceso de desarrollo de nuestras instalaciones a menudo necesitamos probar nuestros productos».

El pasado día 13 de enero, John Cockerill Defense España anunció la configuración de la Junta Directiva de la empresa, que está presidida por Carlos Suárez, que ha ocupado cargos de responsabilidad en Indra, EADS CASA, Airbus Military y Aernnova, entre otras firmas. En el consejo están también el exministro de Defensa Julián García Vargas y el teniente general retirado José Manuel García Sieiro.

Conjunción entre Arex e Itainnona para atraer el proyecto

 

Aragón Exterior (Arex) tiene entre sus atribuciones la de intentar captar inversiones de grupos extranjeros en la comunidad autónoma. Así lo ha hecho en el caso de John Cockerill, en cuyo proyecto de inversión empezó a trabajar en abril de 2018, «cuando el Icex informó que la compañía estaba evaluando implantar una planta de ensamblaje en España», indicaron ayer desde la DGA. En mayo de 2018, Arex entró en contacto con representantes de la firma belga y desde entonces coordinó sus visitas a la Comunidad y les puso en contacto con el Instituto Tecnológico de Aragón (Itainnova).

El 31 de mayo de 2019, esta entidad y John Cockerill firmaron un ‘memorando de entendimiento’ que preveía la colaboración conjunta en proyectos innovadores relacionados con iniciativas del grupo belga. El entonces director de Itainnova, Ángel Fernández, rubricó el acuerdo y dijo que «una vez más, nuestra gran experiencia en investigación y desarrollo está siendo solicitada por una importante empresa multinacional, lo que nos permite expandir aún más las capacidades de I+D en España a nivel internacional». 

Etiquetas
Comentarios