Despliega el menú
Economía

vivienda

Un 65% de viviendas de segunda mano en Aragón se venden a través de inmobiliaria

La tranquilidad, el conseguir asesoramiento y la falta de tiempo están detrás de que vendedores y compradores elijan al profesional inmobiliario.

Viviendas en venta.
Viviendas en venta.
Heraldo

Las agencias inmobiliarias aragonesas ya intermedian en el 65% de las operaciones inmobiliarias de viviendas de segunda mano. Esa es la principal conclusión que se desprende del V Barómetro Inmobiliario, ‘El sentimiento de mercado de los profesionales inmobiliarios’, realizado por la Unión de Créditos Inmobiliarios (UCI) y Spanish International Realty Alliance (SIRA) para analizar la percepción y evolución del sector de la compraventa de inmuebles en Aragón y en el conjunto de España.

Así, Aragón ha pasado a situarse entre las comunidades donde más participación hay de los agentes inmobiliarios en las operaciones de compraventa de viviendas de segunda mano. Solo superado por la Región de Murcia (73,1%), la Comunidad Valenciana (67,1%), Canarias (67%), Galicia (66,1%) y Baleares (66%).

Este detrimento de las operaciones entre particulares, que en el IV Barómetro Inmobiliario copaban la mitad de las transacciones de vivienda de segunda mano, es fruto de la “tranquilidad que da contar con un profesional”, asegura Fernando Baena, presidente del Colegio Oficial de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria (Coapi) de Aragón. “Es una decisión de cada uno. Hay personas que tienen tiempo y conocimiento para poder realizar la compraventa perfectamente y otras que carecen de ello”, indica el mismo. “También de cómo cada uno valore su tiempo y tranquilidad”.

Y es que en este tipo de transacciones, ambas partes, comprador y vendedor, suelen pagar una comisión a la inmobiliaria. “Lo habitual es que paguen los dos, generalmente algo más el vendedor. Al fin y al cabo, los dos consiguen tranquilidad y asesoramiento”, anota el mismo. “Por eso, si merece o no la pena es una decisión personal, pero lo que queda claro es que contar con un profesional da tranquilidad, pues ambas partes saben que todo se está haciendo de una forma correcta”.

Una valoración adecuada, “imprescindible”

“El agente inmobiliario no solo cuenta con disponibilidad horaria para enseñar el inmueble o con habilidades comerciales, que se adquieren con la experiencia, como, por ejemplo, a la hora de colgarlo en un portal inmobiliario eligiendo las fotos y el texto adecuado, sino que al dedicarse a ello conoce el mercado. Lo que resulta imprescindible”, explica Baena.

Y es que un precio de venta adecuado, conforme al mercado, resulta en la mayoría de ocasiones primordial para poder vender una vivienda. “Muchas veces actuamos conforme a nuestras creencias, pero no a la realidad del mercado y esta cuestión es muy importante porque si estamos en un precio real y objetivo, saldremos al mercado con amplias posibilidades de realizar la compraventa. En cambio, si salimos a un precio que no es el adecuado, podemos ‘quemar’ ese inmueble, es decir, hacer un trabajo infructuoso, de muchas visitas y de mucho tiempo para nada porque está fuera del precio del mercado. Y no solo nos podemos sobrevalorar el inmueble, sino también al revés, podemos valorarlo a la baja”.

Asimismo, el presidente de Coapi Aragón anota que el profesional también hace una labor de asesorar en temas relacionados con documentación: “Para vender un inmueble hay que conocer su situación jurídica, la relacionada con la comunidad o si se encuentra al corriente de pagos, entre otras cuestiones. Una información que resulta tranquilizadora para ambas partes, comprador y vendedor. E, incluso asesora al comprador de posibles opciones sobre financiación o sobre los posibles costes de futuras reformas o sobre un hipotético alquiler”.

Etiquetas
Comentarios